Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Christine Picasso define el Museo Picasso de Málaga como "una historia de amor"

Actos circenses y placas conmemorativas recuerdan el 122 aniversario del nacimiento del pintor malagueño

Christine Ruiz-Picasso, nuera del pintor y principal artífice del museo malagueño dedicado al artista que inaugurarán los Reyes el lunes, ha señalado esta mañana que este proyecto "es una historia de amor", que dedica "a la memoria" de su marido, Paul. Ruiz-Picasso ha donado o prestado el grueso de las 204 obras de la colección permanente del nuevo museo, que hoy ha abierto por primera vez sus puertas para un selecto grupo formado por autoridades locales y regionales y periodistas.

Christine, que ha comparecido en una multitudinaria rueda de prensa junto a su hijo Bernard, nieto del pintor; el presidente andaluz, Manuel Chaves, y la directora del Museo, Carmen Giménez, ha señalado que éste es "un momento muy emotivo" después "de un largo proceso que ha llegado a su fin gracias al encuentro de lo privado con lo público". Ha recordado su primer viaje a Málaga, en 1954, junto al primogénito de Picasso -Paul, que poco después se convertiría en su marido-, con el objetivo de cumplir el deseo del artista de tener obras en su ciudad natal, algo que "no fue posible por razones políticas".

El proyecto que ahora culmina tuvo su origen en 1992, cuando al exponerse en el Palacio Episcopal algunas de las obras en la muestra Picasso Clásico, Christine se "entusiasmó" con "el fervor de los malagueños por Picasso", lo que le hizo recordar "aquel primer viaje" y la

necesidad de cumplir el deseo de su suegro. "El sabía lo que ocurría aquí, sufría mucho por el hecho de que la dictadura impidiera que sus obras volvieran y vivió muy marcado por ello", ha subrayado la nuera del artista, que no ha podido destacar ninguna de las obras de las demás, porque "cuando uno se separa de cosas queridas, todas tienen un significado".

Bernard: "Se ha cumplido el sueño"

Por su parte, Bernard, que ha hablado en español, ha coincidido con su madre al destacar las "muchas emociones" que supone este acto tras el proceso de creación del museo, que ha sido "una experiencia muy importante" en su vida, con la que "se ha cumplido el sueño" de su abuelo. Manuel Chaves ha calificado las obras de la colección permanente como "204 cantos a la libertad, la democracia y la convivencia", al tiempo que ha agradecido a Christine y Bernard "la decisión de que Picasso volviera a Málaga y parte de su legado estuviera en su patria chica".

Para el presidente andaluz, París o Barcelona, donde ya existen museos dedicados al artista, "han reivindicado la figura de Picasso, seguramente con legitimidad", pero hasta ahora "nadie pensaba en Málaga, salvo "el propio pintor". El Museo Picasso de Málaga, que ha supuesto una inversión superior a los 66 millones de euros para la Junta de Andalucía y contará con un presupuesto anual en torno a los ocho millones anuales, tiene unas previsiones de afluencia de 600.000 visitantes al año para preservar la seguridad y la conservación de las obras, según la consejera andaluza de Cultura, Carmen Calvo.

Las instalaciones suman una superficie de 8.300 metros cuadrados, entre el antiguo Palacio de Buenavista, del siglo XVI, y las edificaciones anexas que se han erigido en la zona de la judería de Málaga para albergar las salas de exposiciones temporales e instalaciones como un auditorio o una biblioteca, entre otras. Mientras tanto, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, junto con el sobrino-nieto de Pablo Ruiz Picasso, Javier Vilató, ha descubierto hoy en la antigua casa del pintor en la plaza de la Merced la primera placa de una serie que permitirá al visitante hacer un recorrido por los lugares más significativos de su infancia. Además, la plaza de la Merced ha celebrado el 122 aniversario del nacimiento del pintor, convirtiéndose en un circo en referencia a la etapa rosa de Picasso.