Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Gigantes del Jazz Latino cierran el Festival de San Sebastián homenajeando a Tito Puente

Los músicos que acompañaron al gran artista neoyorquino improvisaron una banda en su honor

Los Gigantes del Jazz Latino pusieron anoche el broche de oro a la 38 edición de Jazzaldia, el festival de Jazz de San Sebastián, con un homenaje al que fuera patriarca de la música hispana, Tito Puente, mediante una actuación conducida por el carismático pianista Eddie Palmieri. Los músicos que formaron parte de los últimos combos de Tito Puente improvisaron una banda para cerrar el festival, que en seis días ha ofrecido las actuaciones de los más prestigiosos músicos del panorama jazzístico actual.

MÁS INFORMACIÓN

La SoulBop Band de Randy Brecker y Bill Evans precedió en la plaza de la Trinidad de San Sebastián la actuación del combinado de músicos de Ernesto Antonio Tito Puente, fallecido en junio de 2000 en Nueva York.

Eddie Palmieri guió con maestría una velada de jazz latino titulada Viva Tito Puente en homenaje al inolvidable percusionista, cantante y compositor nacido en el barrio neoyorquino de Harlem en 1923. Palmieri, nacido también en el Harlem hispano en 1936, imprimió a su música el inconfundible sello del son cubano que también compartió con Tito Puente hasta en el último disco grabado por éste, Masterpiece.

Entre la veintena de Gigantes que se rindieron a Tito Puente figuraban músicos como José Madera, que compartió 30 años de carrera con el patriarca; Johnny Rodríguez, que lo hizo durante 27; o Mario Rivera, que tocó durante dos décadas con el artista al que dedicaron una auténtica fiesta.

Tenderly o Día bonito fueron algunas de las piezas con las que la banda hizo vibrar al público del Jazzaldia, que hubo de buscar para bailar el poco espacio que quedaba libre.

La SoulBop Band, dirigida por el saxofonista Bill Evans y el trompetista Randy Brecker, calentaron los minutos previos a la eclosión del jazz latino. Su ritmo trepidante sirvió como entrante para el plato fuerte, una sesión de ritmos latinos en memoria del gran Tito Puente, con el que se cerró el festival.