ORNITOLOGÍA

Un respiro para los gorriones

El fuerte declive de la especie se ha frenado en los últimos dos años, pero puede ser una situación puntual, indica SEO/BirdLife. Desde los años ochenta Europa ha perdido más del 60% de la población

Un gorrión en una terraza en la ciudad.
Un gorrión en una terraza en la ciudad.SEO/BirdLife

Los gorriones siguen sin tenerlo bien ni en España ni en Europa, pero la popular especie ha conseguido sortear los dos últimos años con cierta estabilidad. Es una gran noticia para un ave común que ha perdido en Europa desde 1980 más del 60% de su población, apunta la ONG de ornitología SEO/BirdLife. De hecho, la tendencia para el gorrión, considerando solo la región del sur de Europa (España, Italia, Francia y Portugal) de la que se tienen datos desde 1989, se considera estable, según el European BirdCensus Council (EBCC), que recoge los seguimientos de las aves comunes de todos los países europeos.

En la península Ibérica los mayores declives de la especie, próximos al 10%, se producen en la mitad sur, levante y franja eurosiberiana. Sin embargo, en la meseta norte y parte de Extremadura sus poblaciones sí parecen experimentar un ligero aumento. Los datos son recogidos por cientos de voluntarios que participan en los programas de seguimiento de la ONG ornitológica “de forma sistemática y siguiendo una metodología científica”.

Un grupo de gorriones se lavan y beben agua de un charco.
Un grupo de gorriones se lavan y beben agua de un charco.VASILY FEDOSENKO / REUTERS

Juan Carlos del Moral, coordinador del programa de seguimiento de especies de SEO/BirdLife, explica que esa mejoría “puede ser puntual” por lo que es necesario mantener la cautela. “Hay continuos altibajos que impiden que el gorrión se recupere de las fuertes pérdidas que arrastra. El declive continúa siendo mayor de lo que se gana”, aclara. Les afectan mucho los inviernos fríos y las primaveras muy lluviosas. “Este año la primavera ha sido buena para la reproducción, pero no sabemos todavía qué consecuencias tuvo la tormenta Filomena, es fácil que muriera parte de la población”, advierte. Según sus últimos cálculos, en España quedan 31 millones de gorriones.

Estas aves de pequeño tamaño son muy fluctuantes y solo se puede determinar su desarrollo con un seguimiento a largo plazo, aclaran los conservacionistas en un comunicado emitido con motivo del Día Mundial del Gorrión, que se celebra hoy. El tiempo dirá, por lo tanto, si estos dos años son un espejismo, como ha ocurrido en otras ocasiones, o si realmente se está produciendo un cambio de tendencia.

Todavía no se conoce con exactidud por qué disminuye una especie tan adaptable y poco exigente con el hábitat y la alimentación. Se ha comprobado que la población desciende de forma más acusada en los núcleos urbanos que en el medio rural, mantiene SEO/BirdLife. En las ciudades los gorriones se topan con “problemas graves” como son la falta de zonas verdes y de lugares adecuados para nidificar, porque los edificios de nueva construcción son cada vez “menos amigables para las aves”, al tener menos huecos donde refugiarse.

A estos factores se suma “la dificultad cada vez mayor para encontrar alimento en las urbes modernas, el electromagnetismo, la predación o eliminación de arboleda y la competencia con especies invasoras”. En el mundo rural, se encuentran con la barrera de la intensificación agrícola, el empleo abusivo de plaguicidas o el abandono de los pueblos, debido a que su evolución está muy ligada a la convivencia con el ser humano. En febrero del año pasado un estudio publicado en la revista Science puso el énfasis en la malaria aviar, que afecta, en especial a los pájaros de menor tamaño como gorriones, herrerillos o carboneros.


Puedes seguir a CLIMA Y MEDIO AMBIENTE en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50