La sede de la agencia espacial estará en Sevilla, y la de la inteligencia artificial, en A Coruña

La decisión se ha anunciado este lunes tras el Consejo de Ministros

De izquierda a derecha, Isabel Rodríguez, Pilar Alegría y Reyes Maroto llegan a la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, este lunes en La Moncloa.
De izquierda a derecha, Isabel Rodríguez, Pilar Alegría y Reyes Maroto llegan a la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, este lunes en La Moncloa.JUAN CARLOS HIDALGO (EFE)

El Consejo de Ministros ha escogido a la ciudad de Sevilla como sede de la futura Agencia Espacial Española, y a A Coruña para albergar la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial.

Así lo ha confirmado la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros de este lunes. El Gobierno central cumple así su objetivo de ubicar fuera de Madrid las sedes de los organismos públicos de nueva creación. Ambas decisiones se han tomado por unanimidad, según ha explicado la ministra portavoz. Algunas de las ciudades que optaban a estos dos emplazamientos y se han quedado fuera son León o Elche, para la agencia espacial, y Granada o Alicante, en el caso de la inteligencia artificial.

Sevilla ha sido seleccionada entre 21 localidades que se disputaban albergar el nuevo organismo. La candidatura de la capital hispalense, respaldada por la Junta de Andalucía, ofreció una “excelente sede” valorada en 6,7 millones de euros y cedida al nuevo organismo sin coste alguno por el Ayuntamiento, equipada y acorde a los requisitos con un edificio singular y de uso exclusivo ya disponible y adecuado a la actividad, según ha explicado en una nota de prensa el Ministerio de Política Territorial, que se ha encargado de dirigir el proceso de selección. El inmueble que albergará la nueva entidad es el Centro de Recursos Empresariales Avanzados (CREA). Además, Sevilla ofreció otras cuatro posibles localizaciones alternativas.

En la decisión también ha pesado la importante presencia de empresas del sector aeroespacial en Andalucía, con 152 entidades en toda la comunidad, 64 de ellas en la propia capital. A esto se suma la existencia de 4 universidades y 22 grupos de investigación y 5 organismos públicos vinculados al espacio, según Política Territorial.

La idea de situar la agencia espacial en Sevilla tuvo un importante impulso hace ya tres años, cuando la ciudad albergó una reunión clave de los ministros de los 22 países miembros de la Agencia Espacial Europea. En esa cumbre se cerró una contribución histórica de 14.400 millones de euros al presupuesto de esta organización, un logro en el que el entonces ministro de Ciencia, Pedro Duque, tuvo un papel destacado.

La constitución de la agencia espacial, adscrita a los ministerios de Ciencia, que ostenta Diana Morant, y de Defensa, que dirige Margarita Robles, está prevista para el primer trimestre de 2023. El Gobierno espera crear también en ese plazo el Consejo Rector y completar el proceso para nombrar a su director, según fuentes del Ministerio de Ciencia.

Sevilla era la gran candidata para albergar el cuartel general de la que sería la NASA española. La capital andaluza fue, de hecho, la primera en postularse. “En cuanto tuvimos conocimiento del proceso abierto, no tuvimos ninguna duda. Costó muy poco reactivar el ecosistema que ya existía en la ciudad a favor del proyecto”, admitió hace unos días a Cinco Días el alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz Martínez. El primer edil relató cómo la capital andaluza tenía gran parte del trabajo ya hecho, puesto que desde hace años existe una gran concienciación ciudadana y del mundo económico sobre la importancia de impulsar el sector aeroespacial. Prueba de ello es la presencia del gigante aeronáutico y de la defensa Airbus, con dos plantas con más de 3.000 trabajadores en Sevilla. Por su parte, el Clúster Andalucía Aerospace factura 2.400 millones de euros y cuenta con 14.500 empleados.

La apuesta del Gobierno por ese reparto equilibrado de las instituciones del Estado para acabar con la concentración de los organismos públicos en Madrid capital le abrió un frente inesperado políticamente hace unos meses. Aragón, presidida por Javier Lambán, uno de los principales barones del PSOE, y Teruel Existe, que se encuentra entre los socios más fiables de Pedro Sánchez, anunciaron en octubre que recurrirán en los tribunales los requisitos para ubicar la Agencia Espacial Española al entender que discrimina a las zonas despobladas y que, por tanto, iría en contra del espíritu de una presencia equitativa por todo el territorio de las sedes de las entidades nacionales de nueva creación.

La decisión del Ejecutivo también supone un varapalo para Castilla y León, donde tres localidades —las ciudades de León y Palencia y el pueblo de Cebreros (Ávila)— competían para albergar el nuevo organismo. La candidatura de León sintió un importante espaldarazo la semana pasada, cuando la Agencia Espacial Europea anunció a los dos primeros astronautas españoles en 30 años, ambos nacidos, criados y formados en esta ciudad.

La idea de crear una agencia espacial española es parte de la nueva Estrategia de Seguridad Nacional que se presentó en mayo de 2021. La creación de esta agencia es una antigua reivindicación del sector que insiste en que España necesita una visión única en torno al sector espacial, con un organismo, que coordine y dé estabilidad. En 2015 los ministerios de Economía y Competitividad, así como Fomento, Defensa e Industria empezaron a trabajar en esa futura agencia espacial como un organismo que aunara todas las competencias en materia de espacio.

La ciudad de Sevilla se ha impuesto a las candidaturas de Castilla-La Mancha (Cabanillas del Campo, Ciudad Real, Puertollano y Yebes); Castilla y León (Cebreros, León y Palencia); Andalucía (Huelva y Jerez), Canarias (Puerto del Rosario, isla de Tenerife y la candidatura conjunta de Las Palmas de Gran Canaria, Agüimes y San Bartolomé de Tirajana); Comunidad Valenciana (Elche); Navarra (Estella y Lizarra); Cataluña (L’Hospitalet de Llobregat); Galicia (Ourense); Murcia (San Javier); Aragón (Teruel); Madrid (Tres Cantos) y Euskadi (Zamudio).

Como “la Expo de 1992″

El alcalde de Sevilla ha comparado este lunes la elección de la ciudad como sede con la Expo de 1992: “Una noticia importantísima, quizás la podemos comparar a cuando celebramos la Exposición Universal del 92. Una noticia que compromete el futuro y de enorme responsabilidad (…). Es una prueba evidente de que cuando nos unimos todos, Sevilla logra el objetivo”. Muñoz ha agradecido el apoyo del sector empresarial, las cuatro universidades, la Diputación sevillana y la Junta andaluza.

El Gobierno andaluz se ha alegrado por la nominación, al tiempo que ha lamentado que Granada no fuera elegida como sede de la Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial. “La felicidad no puede ser plena porque Granada tenía todos los requisitos. Quizás alguien tenía algún miedo a darle las dos sedes a Andalucía”, ha dicho el portavoz de la Junta, Ramón Fernández-Pacheco, sobre la decisión del Gobierno, repartida entre Andalucía y Galicia.

El impacto estimado que provocará la designación como sede prevé que en una década la facturación de la industria del espacio en la capital andaluza se eleve hasta los 300 millones (ahora es de 50 millones) y que el empleo se cuadruplique, de los 400 a los 1.600 puestos de alta cualificación, según un informe de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA), Andalucía Aerospace y Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA).

El Ayuntamiento de Sevilla prevé la creación de una oficina que gestione y apoye la integración de los trabajadores de la agencia en la ciudad, para así atender sus necesidades de viviendas, colegios, centros de salud y acompañamiento en la búsqueda de empleo de familiares. En definitiva, se trata de poner alfombra roja a los empleados de la agencia para allanarles los trámites administrativos que a menudo la burocracia dificulta, además de ofrecer condiciones ventajosas con los bancos para la plantilla que aterrice en la capital andaluza.

“Hoy es un día para la historia, muy importante para toda Andalucía. La Agencia Espacial Española será un revulsivo excepcional para nuestra economía, ligando Andalucía a la innovación, la industria y la mejora continua para contribuir a la atracción de inversiones y generación de oportunidades. Es un paso muy importante para seguir construyendo ese hub aeroespacial que desde Sevilla se irradie a otras provincias andaluzas”, ha ensalzado Javier González de Lara, presidente de la Confederación Andaluza de Empresarios (CEA).

Inteligencia artificial

El Consejo de Ministros acordó en septiembre el inicio del procedimiento para establecer la sede física de la futura Agencia Española de Supervisión de la Inteligencia Artificial (AESIA), que este lunes se ha decidido que tenga sede en A Coruña. Con ello, destacaba el Gobierno, España se convertirá en el primer país de la Unión Europea con una agencia estatal de supervisión de la Inteligencia Artificial (IA), anteponiéndose a la entrada en vigor del futuro reglamento europeo de IA, que establece la necesidad de que los Estados miembros cuenten con una autoridad supervisora en esta materia. La creación de la agencia estatal se contempla en la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial y cuenta con una partida de cinco millones de euros para su puesta en marcha en los Presupuestos Generales de 2022.

Según el Gobierno, la Agencia Española de Supervisión de la IA gozará de autonomía, independencia, patrimonio propio y de potestades administrativas. Será clave para asegurar el cumplimiento de la regulación europea en la materia y para supervisar la correcta interpretación de la misma. Además, pretende concienciar sobre el impacto de la Inteligencia Artificial en la sociedad, con el objetivo de generar confianza en un ecosistema respetuoso y garantista en el uso de esta tecnología. En este sentido, la agencia tiene como principal misión minimizar los riesgos que puede traer la IA en campos como la seguridad, la intimidad y la salud de las personas, así como sobre los demás derechos fundamentales. A Coruña se ha impuesto a las candidaturas de Ourense, Granada, Jerez de la Frontera, Salamanca, Segovia, Alicante, Barcelona, Guadalajara, Leganés, Palma, isla de Tenerife y Zaragoza.

La designación como ha sido recibida con euforia en las instituciones académicas y políticas de A Coruña. La ciudad se ha volcado en defender esta candidatura encabezada por la Universidad coruñesa, que fue elegida primero por la Xunta frente a las de Santiago y Ourense en un reñido proceso donde se valoraron 200 indicadores.

Entre los puntos fuertes del proyecto coruñés está el hecho de que su área metropolitana concentre buena parte del sector TIC de Galicia. A Coruña es el municipio con más empresas de este sector (700) y acoge el 60% del volumen de negocio y más del 45% de los puestos de trabajo que genera la comunidad en el ámbito de las nuevas tecnologías (7.200 empleos). En marcha tiene además la denominada Ciudad de las TIC, un polo de innovación digital que se levantará en las antiguas instalaciones de su histórica fábrica de armas. Albergará un parque industrial, un campus tecnológico y una incubadora de empresas de Inteligencia Artificial. Detrás de la candidatura “hay un trabajo de 30 años”, resalta Amparo Alonso, catedrática de Computación e Inteligencia Artificial en la Universidad coruñesa y coordinadora de la Ciudad de las TIC.

Hace tres décadas se fundó en A Coruña la Facultad de Informática, la incubadora del “talento” sobre el que “poco a poco” se ha construido un “ecosistema” de empresas tecnológicas muy potentes, destaca Alonso, que hasta hace poco ha sido presidenta de la Asociación Española de Inteligencia Artificial. Esta investigadora explica que el área coruñesa no es solo sede de empresas productoras de tecnología de diverso tamaño, sino también de importantes compañías que son “consumidoras” de esos avances, como el gigante textil Inditex.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS