Perros

Los cachorros de perro nacen con la capacidad genética de entender a los humanos

Un estudio revela que, a los dos meses, los labradores y los golden retriever ya tienen la tendencia a mirar hacia los rostros de las personas y pueden seguir sus señales

Una camada de cachorros Golden retriever de dos meses.
Una camada de cachorros Golden retriever de dos meses.Nancy Lane / MediaNews Group via Getty Images

La doctora Emily Bray, investigadora del Centro de Cognición Canina de Arizona, cuenta emocionada que lo más lindo de su último trabajo fue ver cómo los cachorros de golden retriever y de labrador a los que estaba estudiando luchaban suavemente entre sí para ver a cuál se llevaba primero a participar en las pruebas de comunicación. “Parece que en verdad disfrutaban los experimentos”, explica Bray. Cuando la científica y su equipo iban a buscar a un cachorro para transportarlo a la sala de ejercicios todos estaban sobre sus compañeros de camada, empujándose unos a otros para ser escogidos.

IN ENGLISH

Una vez en el laboratorio, los perros de solo dos meses mordisqueaban los tapetes dispuestos para el estudio, se orinaban en medio de los ensayos y hacían toda clase de travesuras, pero “seguían siendo adorables”, dice Bray, autora principal de una investigación que acaba de ser publicada en la revista científica Current Biology y que ayuda a explicar la estrecha relación entre las personas y sus perros. Las conclusiones del estudio revelan que los cachorros domésticos nacen con la capacidad innata de entender a los seres humanos. “Descubrimos que estas habilidades son altamente heredables”, afirma Bray.

Los hallazgos del artículo proporcionan la prueba directa de que un gran porcentaje de la variación en la cognición social del perro es genético y no depende de la crianza o de la educación. El estudio, que analizó los comportamientos de 375 cachorros, la muestra más grande hasta la fecha, desveló cómo la mayoría de los perros encontró comida escondida siguiendo la señal humana hasta la ubicación indicada y cómo también miraron a la cara a los científicos cuando les hablaban durante más de seis segundos. Estas dos habilidades demostraron por primera vez que los cachorros tienen la capacidad genética de comprender e interactuar con los seres humanos a través del lenguaje corporal.

Julia Espinosa, investigadora del Departamento de Psicología de la Universidad de Toronto y especialista en habilidades cognitivas de los perros, reconoce que la investigación de Bray y su equipo es “muy sólida científicamente”. Espinosa cuenta que le sorprendió un nivel tan alto de respuesta de los cachorros a los estímulos humanos a una edad tan temprana. “Esta es una evidencia realmente importante de que los perros son sensibles a las señales sociales humanas a pesar de que estén pasando por las primeras etapas de su desarrollo físico y mental”.

Los animales, explican las investigadoras, responden a la mirada de las personas y utilizan con éxito la información proporcionada por un ser humano en un contexto social desde una edad muy temprana, incluso antes de dejar a sus compañeros de camada para vivir uno a uno con sus criadores voluntarios.

El trabajo de Bray demostró que los cachorros no se guiaban por el olfato para encontrar la comida ni estaban aprendiendo rápidamente durante el transcurso del ejercicio, sino que lo hacían con precisión siguiendo las señales desde el principio. “Esto nos llevó a concluir que comenzaban la tarea con la capacidad comunicativa necesaria para tener éxito”. De acuerdo con Bray, estas habilidades sociales tienen un componente genético muy fuerte. “El 43% de la variación que vemos en la capacidad de seguimiento de puntos y en el comportamiento de la mirada se debe a factores genéticos”. Estos son números muy altos, parecidos a las estimaciones de la heredabilidad de la inteligencia en la especie humana. “Todos estos hallazgos sugieren que los perros están preparados biológicamente para comunicarse con nosotros”, dice la investigadora del Centro de Cognición Canina de Arizona.

“Todos estos hallazgos sugieren que los perros están preparados biológicamente para comunicarse con los humanos”


Espinosa, que no participó en el trabajo, afirma que el estudio proporciona un conjunto de datos “increíblemente rico de información genética y de comportamiento” que ayuda a replantear muchos aspectos del estudio del aprendizaje de los perros. Sin embargo, para la investigadora aún hay muchas preguntas alrededor de las habilidades cognitivas de estos animales. En el futuro sería interesante ver si estos cachorros necesitan mantener la exposición a los gestos comunicativos durante su desarrollo juvenil-adolescente para no perder estas habilidades con las que al parecer nacieron.

Su hipótesis es que al igual que los niños pequeños que dejan de ser sensibles a los sonidos de las vocales en otros idiomas en un momento determinado, los perros pueden dejar de ser sensibles a las señales comunicativas humanas si no viven en estrecho contacto con las personas durante las etapas clave del desarrollo.

Espinosa afirma que, a pesar de la solidez del estudio, las pruebas no demuestran que los perros hayan desarrollado habilidades para comunicarse con los humanos, sino que tienen un componente genético que los predispone a relacionarse socialmente con las personas. “No creo que los cachorros tengan habilidades de comunicación innatas. Para mí, es importante diferenciar entre la sensibilidad a las señales humanas y la comunicación, que implica que el perro no solo percibe las señales, sino que también las produce”.

Bray y Espinosa coinciden en que a lo largo de la evolución, los perros domésticos han adquirido una preparación biológica para reconocer y responder a las señales humanas desde una edad temprana, y también en que es innegable el vínculo especial que se forma entre ellos y los humanos. Esta relación involucra apego y comportamientos comunicativos y es muy parecida a la que vemos entre padres e hijos humanos. Espinosa, sin embargo, insiste en la importancia de los factores externos para potenciar o reducir estas habilidades genéticas. “Creo que es necesario recordar que incluso los rasgos heredables como los investigados en el artículo de Bray a menudo dependen de factores ambientales para que se desarrollen plenamente”.

Bray explica que las habilidades que los perros tienen genéticamente y que potencian durante la crianza, los posicionan de manera única para ocupar el rol que tienen junto a los humanos. “Muchas de las tareas que realizan para nosotros, ahora y en el pasado, como pastorear, cazar, detectar peligros o actuar como perros de servicio o de compañía, se ven facilitadas por su capacidad para usar nuestras señales de manera efectiva”, concluye.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50