Obituario

Muere el gran matemático indio M.S. Narasimhan

Su trabajo en el campo de la geometría, con conexiones con la física teórica, ha sido reconocido internacionalmente

Mudumbai Seshachalu Narasimhan (a la derecha), de visita en el ICMAT en 2017, junto a Óscar García-Prada.
Mudumbai Seshachalu Narasimhan (a la derecha), de visita en el ICMAT en 2017, junto a Óscar García-Prada.rafa Martell / ICMAT
Óscar García-Prada

El sábado 15 de mayo fallecía en su casa de Bangalore el eminente matemático indio Mudumbai Seshachalu Narasimhan. Su trabajo en el campo de la geometría es reconocido internacionalmente y tiene profundas conexiones con distintas ramas de las matemáticas y de la física teórica. Asimismo, Narasimhan realizó un importante esfuerzo para promocionar el desarrollo de las matemáticas en lugares desfavorecidos del mundo.

Narasimhan llevó a cabo gran parte de su carrera en el Tata Institute of Fundamental Reseach (TIFR) en Bombay, donde fue una figura clave en la creación y desarrollo de la moderna escuela matemática india, de gran prestigio internacional. Tras retirarse del TIFR, de 1992 a 1999, Narasimhan fue el responsable de la sección de matemáticas del Centro Internacional de Física Teórica (ICTP, en sus siglas en inglés), en Trieste, institución creada en 1964 por el pakistaní Abdus Salam, premio Nobel de Física en 1979. En este puesto, Narasimhan llevó a cabo en especial una importante labor de apoyo a jóvenes matemáticos de países en desarrollo. En 2020, la familia del fundador del ICTP le concedió el Spirit of Abdus Salam Award en una ceremonia de entrega donde numerosos matemáticos de todo el mundo le mostraron su gran admiración, respeto y afecto.

Narasimhan nació el 7 de junio de 1932 en Thandarai, un pequeño pueblo al sur de la India, en una familia de prósperos agricultores. Desde pequeño mostró un gran interés por las matemáticas y ya en la escuela decidió convertirse en investigador, aún sin saber muy bien lo que eso significaba. Realizó sus primeros estudios universitarios en el Loyola College de Madras, en el corazón de la India británica. Allí tuvo como profesor al padre jesuita francés Charles Racine, quien estaba en contacto con figuras legendarias de las matemáticas como Élie Cartan, Jacques Hadamard, André Weil y Henri Cartan. Racine le introdujo a las matemáticas modernas, desconocidas en la India, y, en particular, a la gran escuela francesa. En el Loyola College Narasimhan coincidió con C.S. Seshadri –también fallecido en 2020–, quien más tarde se convertiría en uno de sus principales colaboradores.

Un último trabajo –en colaboración con el autor de este artículo y Guillermo Gallego, estudiante de doctorado en el ICMAT–, vio la luz apenas unos días antes de su triste desaparición

Tras sus estudios en el Loyola College y por consejo del padre Racine, Narasimhan se trasladó al recientemente creado TIFR de Bombay para hacer el doctorado bajo la dirección de K. S Chandrasekaran, uno de los fundadores de la Escuela de Matemáticas del centro. Allí pudo interactuar con matemáticos de primer orden que acudían como visitantes para impartir cursos de dos o tres meses. Entre ellos estaba Laurent Schwartz –medallista Fields en 1950–, quien tendría una gran influencia sobre Narasimhan y sería su mentor en su larga estancia en Paris a finales de los años 1950, donde también coincidiría con Seshadri.

A su regreso al TIFR como profesor en 1960, Narasimhan se embarcó en la intensa colaboración junto a Seshadri que dio lugar al famoso teorema de Narasimhan-Seshadri, publicado en 1965. Este teorema plasma la interconexión entre diversas ramas de la geometría, la topología y la física teórica, y fue la base de posteriores trabajos fundamentales de algunos de los más grandes matemáticos de nuestro tiempo como Michael Atiyah, Raoul Bott, Simon Donaldson, Karen Uhlenbeck, Shing-Tung Yau y Nigel Hitchin, entre otros.

Algo más tarde, inició su también larga y fecunda colaboración con Sundararaman Ramanan, que había sido su primer estudiante de doctorado. Juntos, desarrollaron a lo largo de más de dos décadas la llamada teoría de espacios de moduli de fibrados vectoriales en superficies de Riemann. Junto a Ramanan, la lista de los estudiantes de Narasimhan incluye otros nombres tan ilustres como M.S. Raghunatan, V.K. Patodi, R. Parthasarathy o T.R. Ramadas, quienes han realizado contribuciones esenciales a diversas áreas de las matemáticas.

Otra de sus colaboraciones, con el matemático alemán Günter Harder, dio lugar al concepto de filtración de Harder-Narasimhan que juega un papel central en numerosas ramas de las matemáticas. Narasimhan también colaboró con los geómetras del Instituto de Ciencias Matemáticas (ICMAT) de Madrid, a partir de la década de 1990. En 2012, este grupo organizó un congreso internacional por su 80 cumpleaños; en 2017 fue invitado especial en el congreso en honor de S. Ramanan, también por su 80 cumpleaños. También es interesante mencionar que un último trabajo –en colaboración con el autor de este artículo y Guillermo Gallego, estudiante de doctorado en el ICMAT–, vio la luz apenas unos días antes de su triste desaparición.

Narasimhan estaba casado con Sakuntala Narasimhan, reconocida cantante de música clásica india y periodista. Ambos tenían una hija, Shobhana Narasimhan, investigadora en física y profesora en el Jawaharlal Nehru Centre for Advanced Scientific Research, y un hijo.

Óscar García-Prada es profesor de investigación del CSIC y miembro del ICMAT

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50