Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

De fiesta con el duque de Lerma

El espectáculo 'Está todo pagado' resucita a este personaje histórico, precursor de la corrupción y la especulación inmobiliaria en España

La obra 'Está todo pagado' en el Palacio de la Prensa de Madrid
La obra 'Está todo pagado' en el Palacio de la Prensa de Madrid

Fue el hombre más poderoso durante el reinado de Felipe III, más incluso que el propio monarca al que convenció para trasladar la corte de Madrid a Valladolid en 1601. Francisco de Sandoval (I duque de Lerma) fue pionero en esto del tráfico de influencias, la corrupción y la especulación inmobiliaria. Ahora, el “campechano Paco” regresa del más allá –poseyendo a la actriz Esther Gimeno– para “invitar a unas rondas” y explicar cómo consiguió amasar su fortuna (“Está todo pagado” en la Sala 0 del Palacio de la Prensa; 15 euros).

Este espectáculo nace en una visita del dramaturgo José Cruz a Lerma (Burgos). “Nos hospedamos en el antiguo palacio del duque situado en la plaza Mayor del pueblo, hoy parador nacional” cuenta el autor del texto de este espectáculo que mezcla teatro, fiesta y karaoke. Allí, impresionado por la historia de este personaje “que se había hecho con esta y otras tantas propiedades a golpe de pelotazos inmobiliarios”, Cruz decidió escribir un monólogo que contiene multitud de paralelismos entre la España de entonces y la de ahora. “Estas prácticas ilegales parecen contemporáneas, pero de eso nada, aquí tenemos a nuestro Paco para demostrarlo. La mala noticia es que España lleva en bucle desde entonces”, añade.

Aunque lo escribió pensando en un hombre para encarnar al duque de Lerma, finalmente fue una mujer quién lo ha devuelto a la vida, Esther Gimeno, dirigida por otra mujer, Alda Lozano. Toda una declaración de intenciones. “La corrupción, el tráfico de influencias, la especulación inmobiliaria… es un juego de tíos”, dice Gimeno, quien no se lo pensó dos veces a la hora de meterse en la piel de este personaje “tan casposo y cargado de testosterona”. “El duque despliega sus encantos de tío campechano, invita a la gente y se las mete en el bolsillo para luego conseguir sus propósitos. Aunque sea un trepa, acaba cayendo bien, yo hasta le he cogido cariño y todo”, se ríe.

Meme de la obra 'Está todo pagado'
Meme de la obra 'Está todo pagado'

Cruz ya no se lo imagina interpretado por un hombre: “Es como si Paco poseyese a Esther desde el minuto uno”. Un ejercicio de interpretación que ha permitido a la actriz comprobar los privilegios masculinos. “Es increíble el empoderamiento que tienen los hombres con respecto al espacio, cómo lo poseen. No te das cuenta hasta que encarnas a un personaje así”, explica Gimeno, que durante el monólogo interpreta la versión que la cantante Marta Sánchez hizo del himno de España. “El duque era un patriota y el patriotismo es la herramienta perfecta para cometer cualquier fechoría y salir indemne, como vemos hoy en día”.

Reflejar las similitudes del duque de Lerma con personalidades corruptas actuales fue el encargo que recibió la directora Alda Lozano, responsable de la creación audiovisual del espectáculo. “La ambientación es setentera y ochentera con elementos sórdidos que a mí particularmente, por mi generación, me llevaban a esa España de la transición”, explica Lozano que utiliza un lenguaje contemporáneo plagado de memes. “Al jugar con este personaje histórico, teníamos que mostrar cómo Paco Lerma se movía a su antojo e introducir a otros personajes de la época (que son muchos) y qué mejor forma que utilizar ese lenguaje tan instaurado en las redes sociales”, añade.

Está todo pagado se presentó por primera vez este verano en la sección OFF del Festival de Teatro Clásico de Almagro. “No es una adaptación de un texto clásico, pero sí teníamos a nuestro favor un factor que se utilizaba mucho en el Siglo de Oro: la mujer bizarra, personajes masculinos interpretados por mujeres travestidas”, explica Cruz y añade que, “aunque tuvo muy buena acogida por parte del público del festival, trasladarlo a un espacio discotequero en Madrid, lo ha potenciado como espectáculo cabaretero”.

“Si tuviéramos que hacerlo en cualquier teatro de la capital, lo haríamos y saldría fenomenal, como en Almagro, pero a mí me atraen mucho los espacios no convencionales para las representaciones teatrales”, dice Lozano. Como si la Sala 0 del Palacio de la Prensa fuese un karaoke-puticlub, el duque se arranca por canciones de Manuel Alejandro o Juan Carlos Calderón, entre otros, acompañado siempre por el público. La entrada al espectáculo contiene una consumición gratuita y la barra continúa abierta durante la función. “Es salir de fiesta un lunes con el duque de Lerma, ¿qué más se puede pedir?”, concluye Gimeno.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información