Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Discurso total

Dani Pannullo estrena ‘Atlas, Map of Moves’, su nuevo espectáculo, en el que continúa explorando su particular lenguaje coreográfico

Ensayo de 'Atlas. Map of Moves' en Teatros del Canal
Ensayo de 'Atlas. Map of Moves' en Teatros del Canal

Se acerca la medianoche y siguen ensayando. En los Teatros del Canal sólo queda el personal de seguridad. “Al centro, al centro”, indica Dani Pannullo a los entregados bailarines que llevan horas encerrados en la sala 2. ‘Atlas, Map of Moves’ es el nuevo espectáculo del coreógrafo, en el que incorpora elementos del parkour, el workout y otras disciplinas callejeras. Siempre pionero, siempre atento a la cultura urbana, el creador está detrás de cada elección que da forma sus piezas, incluyendo toda la música que se escucha y todo el vestuario que aparece en escena. “Intento hacer un discurso total”.

Diálogo fluido. Gilbert, Cosmin, Julián, Leo, Alberto y Dani, los seis bailarines de ‘Atlas, Map of Moves’, tienen entre 21 y 29 años. Dani Pannullo los ha ido encontrando en distintos sitios. A veces, unos llevan a otros. “Como cuando yo bailaba lo pasaba muy mal en los cástings, no me gusta nada hacerlos. Con mis bailarines creo relaciones familiares y muchas veces unos animan a otros, vienen de manera natural. Llevo trabajando ya con cuatro generaciones distintas”, explica. En su compañía siempre convergen los más variados estilos de danza. Así, el break dance, el butoh o el derviche están ligados a su nombre. Jean Genet, Pier Paolo Pasolini y Juan Goytisolo son fuente continua de inspiración. Como lo han sido las fotografías de José Ortiz Echagüe para su último espectáculo. “Su obra dialoga con los chicos”.

Cabaret y club kids. Dani Pannullo nació en la Patagonia argentina. Formado en danza y teatro en Buenos Aires, llegó a España a finales de los 80. “Mi padre me regaló un pasaje para visitar a una amiga que vivía en Mallorca. Ella se volvió y yo me quedé en su casa en el campo”. Entonces comenzó con sus primeros espectáculos de cabaret, con la compañía Productos Lola. “El origen de todo lo que hago es el cabaret, que para mí es el gran lenguaje”. Después se fue a vivir a Madrid, luego a Nueva York. Cuando volvió, en 1994, creó el club House of Devotion. Comenzó en Villa Rosa y después pasó a Morocco. “Humildemente, el sonido house lo traje yo a Madrid”, señala. Entre sus club kids, David Delfín, del que fue descubridor. Siempre estaba allí bailando. También Bimba Bosé. “Les daba lugar en el escenario a personas que pensaban que nunca lo tendrían”.

Noches memorables. Si en los 90 tuvo noches para no olvidar con House of Devotion, hace unos meses las tuvo con Águila de Trueno, su último club. “Venía gente superjoven. Los clubs son lugares de captación. Allí he conocido a muchos bailarines y a mucha gente interesante”, señala. “Reunimos a comunidades de voguers y bboys. La verdad es que la respuesta fue muy buena”. Para celebrar esta fiesta, centrada en la música urbana, tomó la discoteca Palace, enfrente del Teatro Real. Allí actuaron las reinas del trap: Ms Nina, La Zowi y Bad Gyal. “Me encanta hacer clubes. Si monto un club es como si monto una ópera. Me lo tomo muy en serio. Ojalá siempre encontrara personas cómplices y espacios perfectos”.

Ensayo de 'Atlas. Map of Moves' en Teatros del Canal
Ensayo de 'Atlas. Map of Moves' en Teatros del Canal

Dos décadas. Su compañía Dani Pannullo DanceTheatre Co. celebra 20 años. Desde su creación en 1999, ha producido una veintena de espectáculos con los que ha girado por Asia, Oriente Medio, Latinoamérica y Estados Unidos. Danza urbana contemporánea que muchas veces han programado más fuera de España que dentro. Así ocurrió con su último espectáculo, ‘Avalanche’. “Se ha visto mucho más fuera. Ha tenido un éxito increíble”. Le han contactado para presentarlo en la Expo 2020, que se celebrará en Dubai. El año que viene también tiene previsto estrenar otro espectáculo. “Será una creación alrededor de la lucha grecorromana, que presentaremos en Alejandría”, anticipa. Antes, mañana domingo en los Teatros del Canal, habrá una única representación de ‘Atlas, Map of Moves’, dentro del festival Madrid en Danza. Ya se han agotado las entradas.

Belleza oscura. El trabajo duro de los seis bailarines de ‘Atlas, Map of Moves’ hace que en sus cuerpos durante los ensayos algunas partes estén enrojecidas. “La verdad es que se lastiman mucho todo el cuerpo, es un trabajo muy físico”, asume Dani Pannullo. Saltos, acrobacias, cargas. En una de las partes del espectáculo, cinco tiran de uno de ellos, Cosmin What, con gomas de silicona mientras suena ‘Stabat Mater’. “Hay una belleza oscura”, apunta el director de escena. De fondo, las imágenes en blanco y negro de Ortiz Echagüe. Pura emoción que también se transmite en una coreografía con pañuelos. O en otra con el poderoso vuelo de un vestido de Maison Mesa. En el vestuario, en luto absoluto, también hay prendas de X-Adnan y de Adidas. La música va de Rachmaninov a Ca7triel y Paco Amoroso. “No creo en la diferenciación entre alta y baja cultura”. Icono underground, es fácil encontrarle observando a crews bailando en sitios como Nuevos Ministerios, Colón o el pasaje entre Martín de los Heros y la Plaza de los Cubos. “Hay una explosión de talento. Solo hay que salir a la calle”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información