Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau podrá tramitar el presupuesto de Barcelona con la abstención de ERC

Junts per Catalunya votará en contra de las cuentas de Barcelona en comú y el PSC

Los concejales Monsterrat Ballarín y Jordi Martí, en la presentación del presupuesto.
Los concejales Monsterrat Ballarín y Jordi Martí, en la presentación del presupuesto. EUROPA PRESS

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, aprobará inicialmente este miércoles su proyecto de presupuesto para 2020. La tramitación será posible con los votos del gobierno municipal (Barcelona en Comú y PSC) y la abstención de ERC. Los republicanos han criticado en un comunicado el proyecto de cuentas, pero apuntan que facilitan su tramitación "por responsabilidad", para intentar introducir mejoras. Junts per Catalunya ha anunciado que votará en contra, como Ciutadans, Barcelona pel Canvi (el grupo de Manuel Valls) y PP. En esta primera comisión, a Colau le bastan más votos a favor que en contra para que las cuentas superen el primer trámite.

La aprobación inicial del presupuesto de Barcelona es una primera señal en vistas a la aprobación simultánea de las cuentas municipales y de la Generalitat que Colau lleva pidiendo desde el verano pasado. En el Ayuntamiento necesita a ERC para sacar adelante las cuentas. Y el Govern tendría que contar con el voto de los comunes para aprobar las suyas.

El concejal de economía y presupuestos, Jordi Martí, ha matizado: “El presupuesto del Ayuntamiento y el de la Generalitat son muy diferentes, pero en 2020 estaría muy bien poder contar con presupuesto en Barcelona, Cataluña y España, porque supondría más ingresos en el Consistorio y más capacidad para hacer afrontar los proyectos”. Martí aseguró que el equipo de gobierno confía en aprobar los presupuestos para “que todo comience a caminar hacia la estabilidad”.

ERC, que comenzó el curso ofreciéndose al gobierno para apoyar las cuentas, quiere dar trascendencia a la abstención, y será el líder del grupo municipal, Ernest Maragall, quien intervenga en nombre del partido en la comisión de Economía. Visto el comunicado previo, es previsible que Maragall sea duro con el proyecto de cuentas. "Les falta la ambición progresista que sería exigible", afirman los republicanos, que piden concreción a las cuentas.

Junts per Catalunya, en cambio, justifica su voto negativo porque, dicen, el gobierno no les ha enseñado las cuentas. Además, la líder del grupo municipal, Elsa Artadi, entiende que con la actitud de ERC, los neoconvergentes se erigen en la "oposición" al ejecutivo de comunes y socialistas.

En su primer mandato como alcaldesa Colau no consiguió aprobar ningún presupuesto por la vía ordinaria. En 2016 hizo una ampliación de crédito; en 2017 y 2018 aprobó las cuentas utilizando el mecanismo de la cuestión de confianza (en el que el presupuesto queda aprobado si no hay una mayoría que presente un gobierno alternativo); y en 2019 prorrogó los números de 2018.

El proyecto de presupuesto de 2020 es expansivo, con casi un 10% más de recursos, contempla una notable subida de impuestos y tasas (para penalizar a los coches contaminantes y el uso privado del espacio público). Las grandes metas de las cuentas son reducir la brecha social, mejorar el acceso a la vivienda y poner en primera línea la emergencia climática. La propuesta de cuentas, presentada el pasado 4 de octubre, asciende a 2.900 millones de euros, un 9,2% más que las últimas (de 2018 y prorrogadas en 2019). Las inversiones previstas rozan los 550 millones, 92 millones más que el ejercicio anterior.

Cuentas del Área Metropolitana

El Consejo Metropolitano del Área Metropolitana de Barcelona (AMB) ha aprobado también inicialmente esta semana su plan económico y financiero de 2020. El presupuesto, aprobado con los votos del amplio gobierno que forman el PSC, los comunes, ERC y Junts per Catalunya, es de 826 millones de euros, un crecimiento del 9,9% respecto al presupuesto inicial de 2019. Contando los número consolidados de todas las empresas y organismos metropolitanos roza los 2.000 millones. El AMB agrupa a Barcelona y los 35 municipios de su entorno.

Las cuentas metropolitanas inciden en la lucha contra las desigualdades sociales, la vivienda y las necesidades para afrontar la emergencia climática. Entre otras partidas, contemplan 342 millones de euros para la mejora de la calidad del aire y la movilidad sostenible, 186 para inversiones ambientales en residuos y 20 para políticas sociales y de vivienda.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >