Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La respuesta a la sentencia del ‘procés’ enfrenta a los dirigentes presos

Jordi Sànchez rechaza el avance electoral que defiende Junqueras y pide a ERC que no use la sentencia para hacer “política de partido”

juicio del proces
Jordi Sànchez, en el Congreso.

La división que viven los partidos independentistas catalanes sobre cómo afrontar la sentencia del juicio del procés prevista para otoño también afecta de lleno a los dirigentes que se encuentran en prisión preventiva. El diputado de Junts per Catalunya (JxCat) suspendido en el Congreso Jordi Sànchez ha rechazado un avance electoral en Cataluña como respuesta a una sentencia condenatoria del Tribunal Supremo a los líderes independentistas, y ha pedido a ERC no hacer "política de partido" con esta cuestión. "Pido que no se utilice la respuesta a la sentencia para hacer política de partido. Mezclar anticipadamente la respuesta a la sentencia con elecciones son ganas de hacernos comulgar con ruedas de molino", ha destacado en una entrevista de Europa Press desde la cárcel de Lledoners.

Así se ha pronunciado después de que el líder de Esquerra, Oriol Junqueras, y el vicepresidente del Govern y conseller de Economía, Pere Aragonès, hayan contemplado recientemente la posibilidad de un adelanto electoral como reacción a un fallo condenatorio del Supremo.

Según Sànchez, los que quieren o los que insinúan elecciones anticipadas deben concretar "qué harían el día después de las elecciones que no puedan hacer ahora", y argumenta que no entiende por qué una respuesta al fallo debe pasar por unos comicios cuando ya hay una mayoría parlamentaria, de como mínimo 80 escaños, contraria a una sentencia condenatoria. Si no lo hacen —añade— puede evidenciar que actúan "empujados por los vientos electorales favorables y actúan con la expectativa de ocupar más poder, especialmente la Presidencia de la Generalitat".

"Un avance electoral cuando no se ha llegado a la mitad de la legislatura debe estar justificado por algo más que por las legítimas ansias de llegar cuanto antes a la Presidencia de la Generalitat", ha defendido el exlíder de la ANC.

"Daños colaterales"

En su opinión, las diferencias actuales entre JxCat y ERC son "daños colaterales ante la ausencia de unidad", alegando que la rivalidad electoral en tiempos de tensión política y de reiteradas convocatorias electorales obliga a marcar constantemente diferencias, y que esto contamina cualquier espacio de relación. El dirigente secesionista ha señalado que la relación personal entre los líderes independentistas encarcelados es buena y que, políticamente, las relaciones entre los presos son irrelevantes porque —ha apuntado— nunca han pasado por sus manos.

Sànchez también reflexiona sobre las diferentes causas de que actualmente no haya unidad: "Si no existe unidad independentista es por incompetencia de los dirigentes o bien porque a alguien ya le va bien que no la haya; y, sin descartar la primera, creo que la clave está en la segunda".

A su juicio, desde el momento en que algunos apuestan por reforzar el partido y confrontarse con la competencia del mismo espacio soberanista, se hace difícil definir la unidad estratégica, más allá de acuerdos puntuales: "Es poco razonable que dos grandes marcas que pugnan por un mismo mercado tengan una unidad estratégica". "No veo, por poner un ejemplo, Coca Cola y Pepsi Cola actuando bajo una unidad estratégica. La competencia electoral entre independentistas lo contamina todo y puede convertirse en la causa de grandes ineficiencias e ineficacias del soberanismo", advierte.

El dirigente político ve futuro a la legislatura en el Parlament siempre que Aragonès recurra a sus "habilidades negociadoras" para aprobar los Presupuestos de 2020, y constata que Catalunya en Comú y la CUP se han abierto a hablar de las cuentas. "Si ERC se ve liderando un Gobierno de concentración con los comunes, la CUP y JxCat, como Aragonès y Joan Tardà proponen, el vicepresidente tendrá capacidad de acordar con ellos los Presupuestos en nombre de ERC y JxCat", ha recalcado.

Pactos

Pese a todo, admite que le incomoda la "incapacidad" que JxCat y Esquerra han tenido para pactar antes y después del último ciclo electoral, lo que, a su juicio, les ha llevado a perder el Ayuntamiento de Barcelona y la hegemonía en otros consistorios y en la Diputación de Barcelona, y cree que todo ello les ha llevado a tejer pactos con los socialistas. "Lo que me incomoda no son los pactos que se han hecho, sino los que se han dejado de hacer", ha dicho Sànchez, tras defender que en política no se deben evitar pactos pero sí priorizarlos con los que se tiene más proximidad; en este caso, los comunes y la CUP.

Al ser preguntado sobre si ERC está ocupando la centralidad política que se le atribuía al espacio de JxCat, Sànchez ha llamado a no confundir la centralidad con ganar elecciones, destacando que es importante ganar elecciones pero "no es determinante si no se pueden construir mayorías sólidas para gobernar".

Para él, en política la supuesta centralidad es útil si te lleva a gobernar las instituciones: "Ciudadanos ganó las elecciones del 21 de diciembre y nadie creyó que había ganado centralidad. Y en el caso de ERC, los buenos resultados electorales no le han permitido gobernar en Barcelona". "Aunque incomode a algunos, hay que preguntarse por qué y qué se tendría que haber hecho diferente para ganar efectivamente centralidad", ha zanjado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >