Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un plan para revivir la ribera del Besòs

La renaturalización se centrará en el margen colindante con Barcelona y costará un millón de euros

Tramo del curso inferior del río Besòs, en Santa Coloma de Gramenet, donde se planea realizar el proyecto de renaturalización
Tramo del curso inferior del río Besòs, en Santa Coloma de Gramenet, donde se planea realizar el proyecto de renaturalización

El río Besòs ya no es la cloaca a cielo abierto que era hasta hace pocos años. Sin embargo, la mejora de la calidad del agua no basta para que el río recupere su biodiversidad: también hay que cuidar la vegetación. En ello están el Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB). Los organismos han firmado un acuerdo para renaturalizar los márgenes del río, limítrofe en su curso inferior con la capital catalana y los municipios de Montcada i Reixac, Sant Adrià de Besòs y la propia Santa Coloma. Lo harán mediante la introducción de plantas autóctonas de ribera, con el objetivo de atraer a especies animales que ayuden a repoblar sus orillas.

La alcaldesa de la localidad, Núria Parlón, afirma que la principal inversión del proyecto comenzará en 2020 y costará un millón de euros. “Nuestro objetivo básico es recuperar las especies autóctonas, así como eliminar plagas y especies invasoras como el cangrejo americano o la tortuga de Florida”, resume Parlón. El Ayuntamiento de Santa Coloma planea construir así mismo un área de interpretación para estudiantes de Primaria y Secundaria en el parque de Can Zam. Será un espacio educativo al que podrá acceder cualquier alumno dentro del ámbito del Área Metropolitana.

Las obras para implementar el futuro bosque de ribera se centrarán en el margen derecho del río, colindante con los distritos barceloneses de Sant Martí y Sant Andreu. El área de actuación se extenderá desde el Pont Vell de Santa Coloma hasta alcanzar el límite de este municipio con Montcada. Fuentes del consistorio aseguran que hace dos meses se aprobó un convenio entre administraciones para dar comienzo al Proyecto de Refugio de Biodiversidad del Río Besòs, tal y como se le ha denominado.

“Somos escépticos sobre que haya algo firmado”, advierte sin embargo Santiago M. Barajas, responsable del área de Agua en Ecologistas en Acción (EEA). La organización pretende presentar su propia propuesta de renaturalización a principios de octubre. Tomás Carrión, responsable técnico del proyecto, ha asegurado que la renaturalización se encuentra en su fase ejecutiva y que el proceso de licitación de las obras comenzará durante el próximo octubre. En cualquier caso, tanto el Ayuntamiento como los ecologistas deberán ponerse de acuerdo con la Agencia Catalana del Agua, organismo con competencias directas en la administración de las aguas y los ríos de la provincia.

Debido a la presencia de zonas recreativas en el margen colindante con Santa Coloma, como el parque de Can Zam, la actuación se centrará en la orilla opuesta. Can Zam se inauguró en 2004 y cuenta con más de 5 kilómetros de extensión, e incluye césped y zonas recreativas. Se trata de un terreno muy valorado por los vecinos, quienes recuerdan cuando el Besòs era considerado el río más contaminado de Europa durante la reindustrialización en la segunda mitad del siglo XX. “No queremos hacer una propuesta que acabe con el sentido social del parque”, defiende Quim Pérez, responsable de Agua de EEA en Cataluña, “pero también queremos una franja de bosque fluvial: muchas especies que no tienen cobijo deberían tenerlo”.

Tanto Núria Parlón como los activistas de Ecologistas en Acción han negado que se vaya a actuar sobre la canalización del Besòs. Esta fue diseñada poco antes de la Transición para evitar las inundaciones que provocaba periódicamente el río. Las obras modificaron de forma significativa la morfología de su curso inferior y afectó a la biodiversidad fluvial. “No disponemos de los estudios necesarios para ello, y el río se ha recuperado de forma clara gracias al proyecto de los años 90”, argumenta la regidora socialista. En caso de activarse el plan esgrimido por las administraciones, un 70% del coste (700.000 euros) será asumido por el organismo supramunicipal. Los 300.000 euros restantes del presupuesto correrán a cargo del Ayuntamiento de Santa Coloma.

Tomás Carrión ha explicado que la renaturalización se enmarcará dentro del programa de actuaciones en paisajes naturales y urbanos, que cuenta con una dotación de 15 millones de euros desde 2016 hasta el año presente. El responsable del proyecto ha explicado que se ha acordado una sencilla autorización de actuación para intervenir en la zona de Montcada, ya que “prácticamente no hay intervención en este espacio”.

El Besòs sigue el ejemplo del río Manzanares

El proceso de renaturalización ejecutado hace dos años en el río Manzanares, a su paso por la ciudad de Madrid, ha supuesto un triunfo ecológico. La apertura de las presas que retenían el caudal del río desde 1955 ha provocado una explosión de vida a lo largo de los 7,7 kilómetros de su tramo urbano. Un ejemplar de nutria, catalogada en peligro de extinción, descendió el pasado junio el curso del río desde la Sierra de Guadarrama hasta la capital. El avistamiento de aves otrora desaparecidas como el martín pescador o la garza real se ha convertido algo habitual en la ribera, gracias al corredor medioambiental que ha florecido entre la Sierra del Pardo y el Manzanares. El actual equipo de gobierno ha admitido el acierto del proyecto, y todos los grupos políticos han aprobado su mantenimiento por unanimidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información