Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fauna se multiplica en las orillas del Manzanares a su paso por la capital

Los barbos abundan en el agua y llegan aves que llevaban años sin pisar la ciudad, como la garza real o el martín pescador

Un ejemplar de garceta común en el puente de Reina Victoria, cerca de la colonia del Manzanares. Ver fotogalería
Un ejemplar de garceta común en el puente de Reina Victoria, cerca de la colonia del Manzanares.

La apertura de las presas que retenían el caudal del Manzanares desde 1955 está regenerando las aves y los peces a lo largo de los 7,5 kilómetros del río que atraviesan la ciudad. En el agua, los barbos se han multiplicado. Y en estos momentos, los ejemplares jóvenes superan a los de más edad, algo que no pasaba hace años. Además, han llegado garzas reales, ejemplares de martín pescador, garcetas, martinetes, e, incluso, galápagos leprosos, un tipo de tortuga típica de la capital.

En los peces destaca la evolución de los barbos, que se han multiplicado en el río. En estos días se ven muchos remontando el caudal. "Ahora tienen muchos frezaderos, zonas donde se reproducen", dice Elena de la Paz, de la Dirección General de Gestión de Aguas y Zonas Verdes del Ayuntamiento. "Antes los tenían aguas arriba o aguas abajo. La novedad es que ahora los tienen en el cauce, especialmente alrededor del Puente de Segovia. Es un ejemplar autóctono, y de ahí la relevancia de su aumento, que todavía no podemos cuantificar", informa. " Además, ahora hay más ejemplares nuevos que viejos, al contrario de antes". 

Ver fotogalería Ver fotogalería
Una garza real sobre el Manzanares.

Están llevando a cabo una cría ex situ de especies autóctonas: las colmillejas y los cachos. Más adelante lo harán también con bogas y bernejuelas. "Primero tenemos que pescarlos y luego tienen que criar", explica de la Paz. "Ya tenemos unos 27 ejemplares de colmillejas y pronto los soltaremos en el agua". De la Paz destaca que están desapareciendo del río especies invasoras como el pez gato, el alburno o las carpas.

Por otro lado, han empezado a llegar especies de aves que hacía años que no pisaban la ciudad. En los censos realizados por el Ayuntamiento desde el inicio de la apertura de las compuertas del río se han censado más de 50 especies de aves. "La garza real, la garceta, el martinete, el martín pescador, el chorlitejo o la agachadiza común son los más importantes", dice Santiago Martín Barajas, de Ecologistas en Acción, la ONG que trasladó al Ayuntamiento la idea de recuperar el río. "Cada diez días, desde hace dos años y medio, organizamos visitas a Madrid Río para disfrutar de la fauna que está volviendo", cuenta Marín Barajas. "Vemos muchos ejemplares en cada visita", explica. 

Ver fotogalería Ver fotogalería
Un barbo en el Manzanares a su paso por la ciudad de Madrid.

Otras nuevas especies de aves son el chorlitejo chico o el andarríos chico, dos especies limícolas, cuyo hábitat son los bancos de arena que se han formado tras la apertura de las compuertas. A las ardeidas (garcetas comunes, martinetes y garzas reales), les favorecen las nuevas islas de vegetación, donde encuentran refugio, y el caudal más somero que les facilita la pesca. Otra ave que se ha asentado es el ganso del Nilo, pero estos ejemplares probablemente procedan de escapes del zoo.

En los próximos días, con la ayuda de Grefa, un grupo de Majadahonda dedicado a la rehabilitación de la fauna autóctona, van a hacer la suelta de ejemplares de galápagos leprosos, una especie de tortuga autóctona que ha vuelto en los últimos meses al río. Desde el Ayuntamiento piden a la población que no suelten tortugas que tengan en casa, pues las que se venden no son especies típicas de la ciudad. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información