Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El patio oscuro de las “casas bonitas” en el Madrid de los Austrias

Por fuera son pisos codiciados en una de las zonas más caras de la capital; por dentro esconden un problemático solar. Iba a ser hotel pero acabó como vertedero clandestino y almacén de obra sin que cinco alcaldes lo hayan impedido en 28 años de conflicto

madrid de los austrias
Tres mujeres caminan por la calle Señores de Luzón a la altura de los edificios número 4 y 6, en el centro de Madrid.

Los pisos de balcones andaluces y vegetación frondosa en el número 4 y 6 de la callejuela de Señores de Luzón son "las casas bonitas", la envidia de muchos vecinos en el Madrid de los Austrias. En este céntrico barrio de palacetes y casas señoriales de piedra no pasan desapercibidas la hiedra y los laureles a la entrada de estos edificios amarillos. Eso es lo que turistas y paseantes ven por fuera en esta encantadora callecita de adoquines que conecta la Plaza de la Villa y la calle Mayor con la placita de Santiago.

Pero en su interior estas viviendas de la posguerra albergan un “patio de los horrores”, como llaman algunos vecinos a una corrala donde la vista tarda un rato en asimilar qué tiene delante. Desde las ventanas se ve un amasijo de andamios y escombros cubiertos por grandes telas desvencijadas, como si fuera un poblado chabolista deshabitado. Es la cara fea que esconden estos edificios, la escena de un largo conflicto vecinal que se prolonga desde hace casi tres décadas en una de las zonas más caras de la capital.

Los andamios y lonas desvencijadas en el solar de la calle Santiago número 5 en el centro de Madrid en una foto de julio.
Los andamios y lonas desvencijadas en el solar de la calle Santiago número 5 en el centro de Madrid en una foto de julio.

Este espacio de 469 metros cuadrados pertenece a un solar con entrada por la calle opuesta, el número 5 de la calle Santiago, que hasta 1991 era ocupado por una popular panadería con horno de leña.

Los nuevos dueños, los hermanos López Domínguez, proyectaron durante los años de la burbuja del ladrillo un hotel, en 2001, y luego, en 2005, un edificio de siete plantas de apartamentos y tres de párking subterráneo cuya obra iba a tener un coste de casi un millón de euros.

El patio oscuro de las “casas bonitas” en el Madrid de los Austrias

Pero desde que la panadería fue demolida, el solar de tierra ha sido usado en distintos momentos como vertedero clandestino, aparcamiento privado o almacén de obra, provocando la desesperación de los vecinos por los ruidos e insalubridad y el temor a daños en sus edificaciones. Hoy el terreno vale oro ya que el precio de la vivienda en el barrio de Palacio roza los 5.000 euros por metro cuadrado, pero la obra está parada desde hace años. Según la empresa y los hermanos, la pequeña constructora con la licencia de obra, Rafale Gestión e Instalaciones S.L., está arruinada.

La empresa ha sido multada por sus actividades sin permiso y por irregularidades en la obra, con sanciones de hasta 601.000 euros. Además se ha topado con vasijas y otros restos arqueológicos de los siglos IX al XIII, algo esperable en esta zona que se erige sobre la originaria ciudad islámica de Mayrit. “No se ha parado la obra por capricho”, dice el abogado de Rafale, José Ramón Quevedo. “Cada movimiento que hemos querido hacer ha encontrado una traba”.

El solar de la panadería que habían adquirido los nuevos propietarios tenía otro gran inconveniente. La espaciosa finca solo contaba con dos metros y medio de fachada en la calle Santiago, como si fuera el mapa de un enorme país con una diminuta salida al mar. Esto no pasó desapercibido para los periódicos, que en 2001 dieron la noticia de que en el centro de Madrid iba a ser construido un hotel con una fachada mínima.

Mientras la obra ha estado paralizada, los hermanos han adquirido propiedades en el número 7 de la calle Santiago, un edificio de ocho viviendas y cuatro locales comerciales. El número 7 es una parcela alargada que tiene lo que le falta al número 5, 30 metros de fachada. Según David López Domínguez, el hermano de 56 años que lleva la voz cantante, lo ideal sería unirlos. “Es muy complicado hacer algo en el 5 sin el 7”, explica. Asegura que ya han contactado con grupos de inversores extranjeros para vender sus propiedades por las que piden "entre 12 y 15 millones de euros". Pero el acuerdo está viéndose dificultado por peleas entre hermanos, que tienen origen en la detención en 2010 por tráfico de cocaína de dos de ellos y de la madre, que entonces tenía 74 años.

Maximino Hernández, propietario de un local en el 7, dice que hace años David López Domínguez empezó a emplear tácticas intimidatorias para ir forzando a los propietarios a venderle. Hace 14 años al volver de unas vacaciones se encontró con desperfectos en su negocio. Cerró el bar y entró en una pelea judicial que acabó perdiendo, según él, por culpa de sus abogados. “A mí me han jodido la vida”, se lamenta Hernández, que se ha resistido a vender a los hermanos y por eso es visto "como un Astérix" por los vecinos afectados. Hernández, jubilado de 71 años, sigue aferrándose a su local semiderruido. 

Un reportaje de Telemadrid de 2017 mostraba a vecinos acusando a los hermanos de ser una "mafia" que tiene atemorizado al barrio. Aseguraban que apartamentos del número 7 eran usados como prostíbulo y se mostraban imágenes de supuestos clientes entrando y saliendo del portal. David López Domínguez niega que sus apartamentos sean usados como burdel. Dice que sí se alquilan por horas y también a turistas en el lucrativo negocio de la web Airbnb. Sobre las supuestas extorsiones para comprar en el 7, afirma que esas adquisiciones se han hecho "con la presión de los billetes".

Mientras tanto, en la finca de la antigua panadería no ha cesado la actividad a pesar de la paralización de la obra. Un pequeño grupo de obreros aparece por el solar en ocasiones, unas veces cortando o soldando vigas; otras transportando material de obra. A menudo hacen trabajos a horas intempestivas, según los vecinos que tienen evidencias en fotos y vídeos.

Al frente de estas actividades ha estado el hermano David, que tiene en Madrid un negocio de andamiajes. Este alega que su derecho a la propiedad le ampara: "¿Qué pasa?, ¿que no puedo tener mis cosas aquí?", se indigna él, que con su camisa de cuadros por fuera del pantalón parece un obrero más.

A su pelea con los vecinos ha contribuido el enorme agujero de 12 metros de profundidad en medio del solar, donde iba a ir el párking. Rafale lo tapó con chapas metálicas, alimentando el misterio sobre las actividades en el terreno. Los vecinos alertan de que el hoyo recoge el agua sin canalización al exterior, lo que puede dañar los cimientos de sus edificios.

“Es una guarida de ratas, cucarachas y bichos”, dice Jesús Grandal, de 31 años, dueño de un par de propiedades en el edificio del número 3 de Santiago, cuyos pisos interiores dan también al solar abandonado.

A 50 metros del Ayuntamiento

Para los vecinos esta larga batalla ha tenido otro frente en las dependencias municipales. Ya han pasado 28 años y cinco alcaldes desde la primera queja, escrita por Anastasio Vadillo al entonces Ayuntamiento de José María Álvarez del Manzano (PP). A Vadillo le alarmaba que la panadería había quedado abandonada durante meses sin que se hubieran tomado medidas de seguridad.

“Dios quiera no tengamos que lamentar desgracias de quemas o ruinas, pues como bien sabemos, cada día en la prensa local y de provincias, leemos calamidades que somos víctimas la sociedad por abandonos de algunas personas desaprensivas a cumplir las Leyes y Bandos de Buen gobierno”, escribió a máquina Vadillo, un anciano de 71 años que residía en el número 4 de Señores de Luzón.

El solar de la calle Santiago número 5 en una foto que los vecinos dicen fue tomada en 1999.
El solar de la calle Santiago número 5 en una foto que los vecinos dicen fue tomada en 1999.

Vadillo murió sin ver el conflicto resuelto. Su escrito fue el primero de una larga lista que los vecinos han conservado. Dicen que de poco ha servido pedir auxilio en el Ayuntamiento, que hasta 2007 tuvo como sede el palacio de la Villa, a solo 50 metros de sus hogares. El edificio que alberga la sede de la Junta del Distrito Centro se encuentra en la calle Mayor, frente a ese palacio. Muchas veces se han encontrado con evasivas y desinterés por parte de los funcionarios y políticos municipales a los que les han planteado su largo padecimiento, se quejan ellos. Dos departamentos del Ayuntamiento, Urbanismo y Distrito Centro, se han pasado durante años la pelota de la responsabilidad sobre las distintas infracciones.

“Cualquier persona hace algo sin licencia en su casa y le cae la mundial, pero aquí hay un caso de clara dejadez”, protesta María Teresa Hernández, una vecina de 65 años que hace de portavoz de los residentes en el 4 de Señores de Luzón.

Grandal se hace eco de una sospecha extendida: "Está claro que esta situación no se entiende sin ayuda de alguien de dentro del Ayuntamiento".

Los vecinos tienen las pruebas, centenares de fotos tomadas a lo largo de los años por ellos mismos desde las ventanas de sus pisos. En las de 2009 se ven montañas de vidrio y cartón. No pudieron ver nada entre 2011 y 2016 cuando Rafale bloqueó la visión de las ventanas que dan al solar con unos andamios revestidos de placas de metal. La empresa las tuvo que retirar tras una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Rafale alegaba que las placas no pretendían ocultar nada a los vecinos sino protegerles del ruido y el polvo.

El solar de la calle Santiago, número 5, en una foto tomada por los vecinos en 2009, cuando denunciaron actividades de reciclaje clandestino.
El solar de la calle Santiago, número 5, en una foto tomada por los vecinos en 2009, cuando denunciaron actividades de reciclaje clandestino.

"Despacito y sin prisas"

Ahora los vecinos vuelven a ver la escombrera desde sus ventanas. Un día reciente de mediados de julio se podían distinguir entre los restos unas bombonas de gas, una bañera y un carrito del súper. Comparan el solar con el hogar de una persona con síndrome de Diógenes, el trastorno que lleva a acumular basura y desperdicios. El hecho es que el propio David López Domínguez admite en su encuentro con este periódico que tiene una “enfermedad que le ha metido en problemas”.

Recoge cartones, vidrios y plásticos porque es una manía que no ha podido curar, explica. A la entrevista ha llegado en moto, portando una bolsa de plástico llena de tapitas de botellas. Dice que al día siguiente la depositará en un contenedor de reciclaje.

Mientras camina por la calle recoge latas de cerveza vacías. “Llevo toda la vida reciclando y lo hago sin ánimo de lucro”, explica. “Eso no da dinero, solo complicaciones”. Asegura que se quiere ir pronto del Madrid de los Austrias, donde tiene demasiados enemigos. Pero es posible que este conflicto de décadas se prolongue. Él y sus hermanos reciben las rentas por los apartamentos del número 7 de Santiago y no venderán las dos fincas juntas a menos que llegue un comprador con los millones que satisfagan a todos en una familia ahora desavenida. "Vamos despacito y sin prisas", dice él.

Entretanto, las fachadas de las casas de las plantas siguen despertando admiración entre los residentes del barrio que ignoran lo que hay detrás. El conflicto ha aparecido a lo largo de los años en tres reportajes de Telemadrid, pero es ignorado por casi todos.

Raquel Fernández, de 42 años, expresa un sentimiento colectivo: “¿Las casas amarillas?”, responde cuando se le pregunta su opinión sobre los edificios de Señores de Luzón 4 y 6. “Todo el mundo en este barrio queremos vivir en esas casas”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información