Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños se van del centro de Madrid

El número de familias con pequeños sigue cayendo en el corazón de la capital mientras suben los precios y crecen los turistas y los espacios de ocio, según un análisis de EL PAÍS

Niños por diez adultos en cada sección censal
  • 0.1
  • 0.8
  • 1
  • 3
  • 6


Cuando acaba la fiesta en Malasaña, los pequeños surgen como duendecillos que esperaban escondidos al final del estruendo. Son las 8:00 h en el centro de Madrid y decenas de niños caminan de la mano de sus padres en ruta hacia el colegio Pi y Margall por las mismas calles que horas antes llenaban jóvenes atraídos por la vida nocturna de este barrio vendido al mundo como cool, la cuna de la movida.

A veces la policía vigila la entrada del colegio, un antiguo convento en una esquina de la plaza Dos de Mayo, famosa por el botellón, una concentración festiva prohibida pero tolerada.

Las calles están cubiertas de carteles de SOS Malasaña, la campaña vecinal que denuncia que el barrio se ha convertido en un parque temático de ocio y turismo. Los vecinos se encuentran “en peligro de extinción”, alertan.

Teresa de las Cuevas, vecina de Malasaña, lleva al colegio a sus hijos Telmo, de 8 años, y Antela, de 4.
Teresa de las Cuevas, vecina de Malasaña, lleva al colegio a sus hijos Telmo, de 8 años, y Antela, de 4.

Su campaña es un grito de socorro que resuena en otros barrios de este distrito de 132.352 vecinos, donde según un análisis de EL PAÍS están menguando las familias con niños. Desde 2003, en el distrito Centro los menores de cinco años han pasado de representar un 3,6% de los vecinos a ser un 2,8%, según el padrón de la capital. En 2011, por primera vez en el siglo XXI, el número de niños de menos de cinco años empadronados en el centro cayó por debajo de los 5.000. Hoy son 3.844.

El descenso de los niños que viven en el centro no se explica por la caída de la natalidad que afecta a todo el país. De hecho, en Madrid hay más o menos los mismos niños ahora que en 2003, en cifras absolutas y en porcentaje. En 2011 llegaron a ser el 4,9%, y ahora son solo el 4,2%, pero el distrito Centro es donde menos encontramos.

Los niños se van del centro de Madrid

En los barrios del distrito Centro hay mucha más gente entre 25 y 39 años que en el resto de Madrid. Y es así de forma permanente: la pirámide de edad no envejece ni aparecen los hijos, lo que sugiere que las familias se mueven a otros destinos y son reemplazadas por jóvenes.

A juicio de SOS Malasaña y otros vecinos aquí, el éxodo de los padres con niños es una consecuencia de la fiebre por mercantilizar el espacio ideado para vivienda.

“La ciudad es un sitio para vivir, no para hacer negocio”, dice Jordi Gordon, el activista que lidera SOS Malasaña. Un tsunami de problemas se derivaría de ahí: los desalojos de vecinos que no pueden afrontar las subidas del alquiler, la proliferación de pisos destinados a Airbnb o el cierre del comercio de proximidad para ser sustituido por bares y restaurantes. Estos vecinos sienten que la crisis demográfica se debe a que durante mucho tiempo las autoridades han dado prioridad a los turistas. “Queremos un estatuto que nos proteja como al lince ibérico o al oso pardo”, añade Gordon.

La huida del centro es un fenómeno que también sucede en otras ciudades de Europa y Estados Unidos, donde la prensa cita la subida de las rentas del alquiler como el principal motivo.

Los niños se van del centro de Madrid

Durante la ruta al colegio de Malasaña, las familias se cruzan con barrenderos municipales que limpian los restos de la noche. Nada nuevo. Esta zona está acostumbrada al ruido y la suciedad. De hecho hubo épocas peores, como la epidemia de heroína de los 80, pero al menos antes Malasaña tenía "una identidad de barrio", una idea que muchos parecen anhelar.

El centro sin embargo tiene ventajas para los que resisten, en muchos casos gracias a que son propietarios y no temen subidas de alquiler. Mientras miles de madrileños sufren los atascos, Teresa de las Cuevas recorre a pie en cinco minutos el trayecto al colegio Pi y Margall, de la mano de sus dos hijos. Agradece que desde diciembre apenas se cruzan con coches por las callejuelas gracias a Madrid Central, las nuevas restricciones al tráfico en el centro.

Vivir en el centro le compensa por la oferta cultural y de ocio. “Es una elección personal”, dice de las Cuevas, enfermera de 40 años y esposa de un músico.

Por esos atractivos, el centro sigue siendo el lugar elegido por muchos veinteañeros y treintañeros. “Si estás soltero Malasaña es un barrio cojonudo, tienes fiesta, teatro, copas, lo tienes todo”, dice Miguel Parrondo, padre de una alumna. Pero esos jóvenes son vecinos en tránsito, que se suelen mudar cuando llegan a la siguiente etapa de sus vidas.

Muchas familias eligen nuevos destinos para criar a sus hijos, como prueba el crecimiento del número de niños en distritos menos céntricos de la capital. Ocurre en Hortaleza, El Goloso o Valverde, hacía el norte, y en Arganzuela o Villa de Vallecas, hacia el sur. También hay más niños en muchos municipios de la periferia de Madrid.

Los niños se van del centro de Madrid

Carolina Madruga y su esposa Rocío Rodríguez se fueron de su piso cerca de la plaza de Cascorro hace dos años justo cuando tomaron la decisión de ser madres. "No nos veíamos con una niña ahí, por varios motivos, pero lo que desencadenó todo fue cuando nos subieron el alquiler para un Airbnb", dice Madruga, de 34 años. Ahora viven en el distrito de Hortaleza, en el noreste de la capital.

En el colegio Pi y Margall la directora, Teresa Aira, dice que es común que durante el curso los padres anuncien que se mudan porque los caseros les han subido la renta.

El colegio sigue lleno, dice Aira, porque los padres mantienen a sus hijos aún después de mudarse a nuevos destinos en Usera, Vallecas o Getafe. “Es un colegio muy querido”, explica. Igual sucede en otros colegios del centro, donde hay muy pocas escuelas públicas y las que hay son pequeñas, de ahí en buena parte que algunos como Pi y Margall sigan teniendo listas de espera. 

“Muchos mantienen a sus niños en el colegio por motivos de trabajo o porque sus abuelos viven cerca”, dice María Nieves García, directora de un colegio en La Latina, el Vázquez de Mella.

Los más veteranos del centro dicen que hace décadas era casi imposible conseguir plaza y ahora les llama la atención que todos los colegios hagan jornadas de puertas abiertas. "Hace treinta años había padres que no conseguían plaza en el distrito", dice Saturnino Vera, presidente de la asociación de vecinos de las Cavas La Latina.

Para los vecinos ha supuesto un gran alivio Madrid Central porque ha facilitado algo moverse con carrito de bebé o con niños de la mano. Pero para muchos, sin embargo, los inconvenientes son intolerables. El centro es desde hace tiempo un lugar de fiesta y compras, pero la masificación ha llegado a niveles récord en buena parte como consecuencia del boom turístico. En 2018, Madrid batió una nueva marca histórica de 10,2 millones de visitantes y es muy probable que esa cifra siga creciendo conforme crece el poder adquisitivo en los países en desarrollo.

La aglomeración de población flotante hace que los 5,2 kilómetros cuadrados del distrito Centro (un tamaño ligeramente menor al Peñón de Gibraltar) tengan la mayor densidad humana de Madrid. El barrio más masificado es Sol, con un 178% de población flotante sobre el total de población residente, seguido de Cortes, con un 116%, según el Ayuntamiento.

Así han cambiado estos rincones del centro

Crecer, ¿hasta dónde?

Si el turismo internacional era meramente simbólico a mediados del siglo XX, con solo 25 millones de trayectos turísticos a nivel global, en 2012 se superó la barrera de los 1.000 millones de viajes de turistas internacionales y en 2030 la Organización Mundial del Turismo prevé que se superen los 1.800 millones de viajes internacionales.

Algunos críticos de la "turistificación" creen que las administraciones aún no tienen un plan global para gestionar de manera sostenible el turismo y caen en contradicciones. El Ayuntamiento de Madrid ha tomado medidas para hacer más habitable el centro, como las restricciones al tráfico o al alquiler en Airbnb, pero al mismo tiempo compite por atraer el máximo número de visitantes, dice Pedro Bravo, autor del libro sobre turismo Exceso de equipaje.

“Madrid y otras ciudades están en una competición constante por brillar para atraer empresas, talento, turismo y capitales”, dice Bravo.

Entre las medidas que los críticos proponen para hacer más habitable el centro de las ciudades se encuentran los impuestos al turismo, los cupos de plazas turísticas y volver a construir vivienda protegida o de iniciativa privada. En algunas ciudades se han adoptado medidas drásticas, como una prohibición casi total de Airbnb (en Mallorca o Miami Beach) o un referéndum para expropiar viviendas a grandes propietarios (considerado por Berlín).

Antes de las elecciones municipales de mayo, el Ayuntamiento planea prohibir la conversión de viviendas en usos terciarios, lo que afectará a hoteles y pisos Airbnb; y establecerá una distancia mínima obligatoria entre locales de hostelería que, según el concejal del distrito, Jorge García Castaño, "hará prácticamente imposible la concesión de nuevas licencias de hostelería en el centro". Castaño lamenta que el Ayuntamiento no pueda tomar medidas más estrictas como el impuesto turístico ya que para hacerlo necesita una habilitación por ley autonómica.

El director de turismo del Ayuntamiento, Miguel Sanz, cree que Madrid puede permitirse más turistas pero hace falta reordenar el flujo para que visiten otras zonas de la ciudad como el Bernabéu o el río, un objetivo reciente de la corporación municipal. "Queremos que el Madrid turístico se parezca al Madrid real", dice Sanz. 

Para algunos vecinos, las medidas municipales llegan tarde y son insuficientes. “Se está yendo la gente pero por más que lo digas (las autoridades) no lo ven”, protesta Vera, el presidente de los vecinos de las Cavas La Latina.

Una de las que se ha ido es Cristina Sánchez, de 40 años, que se mudó a la sierra, a Hoyo de Manzanares, hace tres años cuando nació su pequeña. “El centro no es un lugar familiar”, dice. “Yo no concebía ser mamá sin estar cerca de la naturaleza y la verdad es que hoy por hoy no lo cambio”.

Cristina Sánchez y Rolando Fernández se mudaron a la sierra cuando nació su hija Maia porque sentían que el centro no era el mejor lugar para criarla.
Cristina Sánchez y Rolando Fernández se mudaron a la sierra cuando nació su hija Maia porque sentían que el centro no era el mejor lugar para criarla.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información