Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El símbolo de la resistencia antidesahucios cae en Lavapiés

Seis activistas han sido detenidos al intentar impedir el desahucio de Pepi y sus familiares, cuatro inquilinas de Argumosa 11

Pepi,una de las inquilinas, abandona el inmueble. En vídeo, el desahucio del edificio.

Entre gritos de "vergüenza" y "no toleramos ni un desahucio más", este viernes por la mañana ha hecho efectivo el desahucio de las vecinas de Lavapiés Pepi, Rosi, Juani y Mayra de los pisos que habitan en el edificio de Argumosa 11, el lugar de los desahucios más mediáticos de la capital. La presión vecinal no ha logrado frenarlo esta vez y alrededor de las 10.00, efectivos de la Policía Nacional han conseguido acceder al interior del portal, donde miembros de diferentes plataformas se habían atrincherado durante la noche para evitar el desahucio. Una vez confirmado el desalojo, Pepi ha salido a agradecer la presencia de los que han intentado frenarlo: "Habéis hecho lo que nadie hace. Me habéis arropado y valéis mucho", ha dicho al centenar de personas que permanecía en el lugar. [Fotogalería: el desahucio en imágenes]

A las 9.30 se personó en el lugar la comisión judicial, aunque la calle permanecía cortada desde las 2.30 de la madrugada. Una decena de furgones antidisturbios y más de una treintena de agentes habían acordonado la zona, impidiendo el acceso al edificio a los que se han acercado por allí a partir de esa hora. Mientras tanto, Pepi observaba todo lo que ocurría a la salida de la que ha sido su casa durante los últimos 30 años. "Hemos intentado entrar para hablar con la comisión judicial en tanto que somos partes personadas en el procedimiento y que tenemos que velar por todas las garantías y el cumplimiento de los derechos humanos. No nos han dejado estar presentes, poniendo de manifiesto una irregularidad más en este procedimiento", ha argumentado Alejandra Jacinto, abogada de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), después de no conseguir frenar el séptimo intento de desahucio en el caso de Pepi, el cuarto de Rosi y el tercero de Juani y Mayra.

A primera hora de la mañana, los manifestantes han intentado traspasar el cordón policial, viviéndose momentos de tensión que los antidisturbios han conseguido rebajar. Además, seis activistas antidesahucios han sido detenidos por los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, acusados de resistencia a la autoridad. Los activistas trataban de impedir el desalojo sentándose en las escaleras del portal e hicieron caso omiso de las indicaciones de los agentes. En estos momentos están siendo trasladados a la comisaria de Moratalaz.

En Argumosa 11 conviven propietarios, inquilinos de renta antigua, morosos y vecinos que se niegan a pagar. Tras una herencia y un proceso de venta a una empresa, en enero de 2017 una veintena de inquilinos recibió burofaxes anunciándoles que sus contratos no se renovaban y que debían irse.

Pepi y a su familia —Rosi es hermana de Pepi; Juani es su prima y Mayra, otra inquilina, es su cuñada— se resisten a irse. Pepi, de 65 años llegó hace dos décadas con sus dos hijas; en 2015 pagaba 400 euros al mes. Rosi, de 50 años, pagaba 300 euros. Juani y Mayra, de 56 y 32 años, respectivamente, viven en dos pisos unidos y pagaban 800 euros al mes. El alquiler se habría disparado desde entonces. Todas ellas alegan que no tienen adonde ir. El Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de Naciones Unidas ha exigido la paralización del desahucio hasta que dispongan de una alternativa habitacional adecuada.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información