Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil descubre otros 6,5 millones en obras irregulares del 3%

El empresario Jordi Soler, donante de las fundaciones de Convergència, conocía de antemano los concursos públicos que iba a ganar

Agentes de la Guardia Civil de paisano salen del Parlament.
Agentes de la Guardia Civil de paisano salen del Parlament. EL PAÍS

La Guardia Civil sostiene que el empresario Jordi Soler, uno de los mayores donantes de Convergència (CDC), obtuvo ocho adjudicaciones de manera fraudulenta gracias a sus contactos políticos. Los mensajes de su iPhone destapan conversaciones y encuentros de Soler con cargos del partido, alcaldes y diputados entre 2011 y 2015, bajo el Gobierno de Artur Mas. Cuatro de esos concursos eran desconocidos hasta ahora en la causa del 3% que instruye la Audiencia Nacional y suman 6,5 millones: el mantenimiento de la escuela de los Mossos, la rehabilitación del recinto histórico del hospital de Sant Pau, la urbanización de unos bloques del Incasòl en Sabadell y el suministro del alumbrado de Tona.

De las cuatro nuevas adjudicaciones bajo sospecha, las más relevante es la del Ayuntamiento de Tona del verano de 2011: un contrato de 2,8 millones en 14 años que Soler celebró (“hemos ganado la gestión energética del alumbrado!!!") y que conoció de antemano. El alcalde de Tona, el convergente Josep Salom, le informaba puntualmente del curso de la adjudicación. En abril salió la licitación. “Me acaba de llamar el alcalde de Tona. Ya ha aprobado el concurso. La semana que viene nos quiere ver”. Esos mismos días, una de las empresas de Soler dona 50.000 euros a CatDem,fundación vinculada a CDC. En mayo, Soler invita al alcalde a una “comida con las familias” y en junio, un mes antes de que se apruebe la adjudicación, ya la está celebrando. Al año siguiente, el empresario atendió un favor que le pidió el alcalde para la campaña de las elecciones autonómicas de 2012: 1.500 euros.

"Hoy me han prometido 6k Incasòl y 3k de Gisa", dijo el empresario tras una reunión con Germà Gordó

En noviembre de 2012, Soler ganó un concurso por 1,8 millones para urbanizar el entorno de unos bloques del Institut Català del Sòl -órgano que depende de la Generalitat- en Sabadell. Pero el empresario ya lo sabía porque, en una reunión dos meses antes en el Palau de la Generalitat, el entonces secretario de Gobierno, Germà Gordó, se lo había dicho. Así se desprende de sus mensajes de móvil. El 4 de septiembre, Soler Gordó y otro empresario se reunioeron en el Palau d ella Generalitat. Ese mismo día, la empresa donó 50.000 euros a la Fundación Privada Fòrum. A la salida de la reunión, escribe a un empleado: “Hoy me han prometido 6k Incasòl y 3k de Gisa”. “Que Dios te escuche”, responde el trabajador. Los k son “millones”, opina la Guardia Civil, y la obra de Gisa -Infraestructures.cat, la mayor licitadora de la Generalitat- es la del instituto Lluís de Peguera de Manresa, adjudicada por 3,2 millones.

La tercera obra es la del mantenimiento del Instituto de Seguridad Pública de los Mossos (433.000 euros), que llevó a Soler a enviar mensajes de agradecimiento a Gordó y al entonces consejero de Interior, Felip Puig. Y la cuarta que aparece como novedad es la rehabilitación del pabellón de nuestra señora de la Mercè, del recinto histórico del hospital de la Santa Creu y Sant Pau. Fue adjudicada a Soler por 1,5 millones. La Guardia Civil subraya los contactos en 2012 de Soler con Francesc Sánchez, cargo de Convergència. Y recuerda que el órgano de Gobierno de la Fundación se integraba a propuesta de la Generalitat y el Ayuntamiento, ambas gestionadas entonces por CDC. Había "certa capacidad de influencia del partido en la gestión de la fundación", añade la Guardia Civil.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >