Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont y Sànchez: un encuentro virtual un año y medio después

El 'expresident' conversa en un acto por videoconferencia con el cabeza de lista de Junts per Catalunya

El cabeza de lista de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, y el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Europa Press. Vídeo: Atlas

Carles Puigdemont y Jordi Sànchez no se veían cara a cara desde octubre de 2017, cuando el primero se fue a Bélgica tras declarar la independencia, y el segundo entró en la cárcel por su participación en el referéndum ilegal del 1 de octubre. Entonces, Puigdemont era presidente de la Generalitat, y Sánchez presidente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC). Este lunes, ahora como dirigentes de Junts per Catalunya, han mantenido una conversación por videoconferencia durante un acto de campaña, el primer encuentro (virtual), después de un año y medio de cárcel. El acto, que ha contado con altas dosis de emotividad, ha sido posible por la autorización de la Junta Electoral Central a la participación de Sànchez desde la cárcel de Soto del Real.

Como viene siendo una constante en esta campaña, la emoción ha sido la protagonista en este acto de Junts per Catalunya, en el que cuestiones sociales o propuestas concretas de campaña han brillado por su ausencia. Los dos dirigentes, Puigdemont como cabeza de lista de JxCat a las europeas, y Sànchez como número uno en las elecciones generales del 28 de abril, han reclamado la libertad de los presos y se han emplazado "a un abrazo" para el que, aseguran, es necesario un voto masivo del independentismo. El expresidente catalán ha asegurado que "en estas elecciones hay que elegir entre el espíritu del 155 y el espíritu del 1 de octubre".

Puigdemont y Sànchez han conversado sobre los motivos por los que están en la cárcel y en el extranjero y sobre lo que significó el referéndum del 1 de octubre. "Todo el mundo ve que ese fue un ejercicio de democracia de la mejor Europa", ha afirmado el expresident. Sànchez ha destacado que alrededor de esa fecha Cataluña vivió "una comunión entre la ciudadanía y el Govern, se dio valor a la democracia y a la política". "El exilio es una cárcel tan dura como la que estamos viviendo nosotros", le ha dicho Sànchez a Puigdemont.

Un año y medio después, los dos políticos han reivindicado esa jornada de votación y la independencia como una vía para "conseguir un país diferente y mejor", y han lamentado la negativa del Gobierno de Sánchez a permitir un referéndum de autodeterminación. "Somos conscientes de que estamos en la cárcel y en el exilio no por ser quienes somos, sino porque van contra una idea que les molesta mucho", ha asegurado Puigdemont, quien también se ha referido a la quema de un muñeco que lo representaba en un municipio de Sevilla, al que también dispararon unos ciudadanos. "No era contra mí, era contra la idea de hacer un país mejor, lo que decidimos hacer el 1 de octubre y ahora pagamos las consecuencias", ha afirmado.

La conversación ha terminado cuando se ha escuchado la puerta de la habitación de la cárcel donde se encontraba Sànchez. "Me vienen a buscar, me dicen que el tiempo que teníamos se ha acabado", ha dicho, mientras en la otra mitad de la pantalla Puigdemont se ha despedido entre lágrimas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >