Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El novio de la muerta, la Cóndor pasa, la pasión aria...

Norma edita en un solo volumen los 22 tebeos de las 'Nuevas Hazañas Bélicas', ambientadas en la Guerra Civil

Portada de un tebeo de 'Nuevas Hazañas Bélicas', con Himmler atizando con la Moreneta.
Portada de un tebeo de 'Nuevas Hazañas Bélicas', con Himmler atizando con la Moreneta.

Con títulos realmente inolvidables como El novio de la muerta, la Cóndor pasa, La pasión aria o El Moscardó tras la oreja, las 22 entregas de las Nuevas Hazañas Bélicas se han convertido en un hito de nuestra historieta, y ahora se editan en un espectacular volumen integral (publicado por la misma Norma) y llamado a tener mucha demanda por Sant Jordi. La derrota de Durruti, Evasión o Vitoria o Las aventuras falangistas del joven Samaranch son otros de los sonoros episodios.

Escritas en 2012 por Hernán Migoya, con portadas espectaculares de Daniel Acuña (vean la de Himmler atizando con la talla de la Moreneta de Montserrat o la del Stuka que parece salir volando) y dibujadas por un auténtico batallón de autores españoles, con grandes nombres (Albert Monteys, Seguí, Escandell, Ripoll, Kim, Cels Piñol, Calpurnio...), la colección era un homenaje a la clásica y legendaria de Hazañas Bélicas que hizo Boixcar para la editorial Toray. Mantenía el mismo diseño de cuadernillos horizontales con el soldado silueteado a la izquierda pero ambientaba las historias en la Guerra Civil y en clave pulp, con una saludable aproximación irreverente, satírica, polémica, desmadrada y hasta salvaje, en algunas ocasiones con un humor negro de aúpa. De hecho la portada de la edición integral parece un verdadero guiño al Goya más tenebroso.

Una viñeta de 'Con el Moscardó tras la oreja', con dibujo de Kim, una de las historietas de 'Nuevas Hazañas Bélicas'.
Una viñeta de 'Con el Moscardó tras la oreja', con dibujo de Kim, una de las historietas de 'Nuevas Hazañas Bélicas'.

Los tebeos lucían también el combatiente en la portada como en el original aunque transmutado de militar estadounidense en miliciano o legionario según la aventura perteneciera a la serie Azul o la Roja, pues las historias están democráticamente divididas —mitad y mitad de números— entre las que se centran en un bando y las que lo hacen en el otro, aunque nadie sale en realidad bien parado.

Con estilos muy diferentes, desde la línea clara al dibujo más sucio y grotesco, las historietas que ahora junta la integral son un paseo sin cortapisa alguna por la contienda que unas veces mueve a risa y otras sobrecoge por su brutalidad, lo que en realidad no hace sino reflejar lo que fue la guerra. El lector se encuentra con algunos de los episodios y personajes más conocidos revisados y subvertidos, generalmente con una notable mala leche. De lo más estimulante.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >