Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición reprocha a Torra la falta de presupuestos pero permite el suplemento de crédito

El Parlament convalida el decreto del Govern por el que se aprueba una ampliación de recursos por valor de 813,9 millones

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el pleno de este miércoles.
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, en el pleno de este miércoles. EFE

El pleno del Parlament ha convalidado este miércoles el decreto ley por el que el Govern aprueba un suplemento de crédito de 813,9 millones de euros. El vicepresidente y consejero de Economía, Pere Aragonès, ha defendido esta medida ante las necesidades de gasto que implica el aumento en la retribución de los trabajadores públicos, el retorno de parte de la paga extra de 2014 a los funcionarios y la nueva contratación en el sector público. Los partidos de la oposición han recriminado al Govern que no haya presentado unos presupuestos para 2019, pero con su abstención han permitido la aprobación de este suplemento de crédito.

La medida aprobada por el Govern para ampliar el margen de gasto llega después de que el ejecutivo no haya encontrado apoyos para sacar adelante unas cuentas públicas. Aragonès ha asegurado, en la presentación del decreto ante los diputados, que son los parlamentos "los que autorizan a los gobiernos a hacer unos determinados presupuestos". Lo cierto, y así se lo han recriminado los distintos grupos de la oposición, es que el Govern no llegó a llevar a votación un proyecto de presupuestos. Consciente de que no conseguiría aprobarlo, se limitó a explicar las líneas maestras de su proyecto. Para paliar la falta de presupuestos, el Govern ideó un "plan de contingencia". La primera fase de este plan es este decreto ley, que se financia en parte con el Fondo de Facilidad Financiera, y en parte con los anticipos a cuenta del modelo de financiación del Estado. La segunda fase del plan se aprobará en el consejo ejecutivo del 24 de abril.

A pesar de las críticas de la oposición, la medida se ha aprobado por 60 votos a favor y 65 abstenciones. Con el suplemento de crédito, el Govern pretende afrontar el incremento salarial de los trabajadores públicos, aprobado en el ámbito estatal, y financiar la contratación de nuevos funcionarios tanto en educación como en salud. Asimismo, la medida servirá para pagar el 40% de la paga extraordinaria de 2013 que se adeuda a los funcionarios, según lo pactado con los funcionarios, que en otoño de 2018 amenazaron con una huelga del sector.

"Esta medida es otro fracaso de un gobierno que ya está agotado, pero tenemos que dejar que se aprueben por responsabilidad", ha dicho la diputada Alícia Romero, del PSC. Pese a que también se han abstenido, los comunes también han criticado la gestión de Torra, reprobada por la Cámara la semana pasada. "Es un gobierno dividido, roto, y la gran muestra de ello es la situación de prórroga presupuetaria", ha dicho David Cid, de En Comú Podem. El diputado de Ciudadanos Martí Pachamé ha criticado el uso de la fórmula del decreto ley para una problemática que se tendría que solucionar por la vía de los presupuestos. La CUP, por su parte, ha optado por no participar en la votación, tras constatar, en el discurso más duro de la oposición, que "el Govern, en gestión, no quiere cambiar nada, sigue en el simbolismo", según ha dicho la diputada Maria Sirvent.

Torra reclama unidad para "volver a tumbar al Estado"

La votación sobre el suplemento de crédito ha revelado de nuevo la debilidad de la mayoría parlamentaria que hace una semana ya vio como toda la oposición reclamaba a Torra elecciones o bien que se sometiera a una moción de confianza. Jéssica Albiach, líder de los comunes, ha recriminado al Govern que este miércoles tuviera que retirar del orden del día la convalidación del decreto sobre vivienda. El president ha ignorado los reproches y ha sido condescendiente con la CUP, el único que le ha pedido elecciones en la sesión de control. Carles Riera, de la CUP, le ha acusado de administrar una autonomía en “plena decadencia” con el récord en “simbolismo, reparto de sillas y represión”.

Torra le ha invitado a sumarse a la mayoría y le ha aconsejado que no cometa el error de quedarse aislada en la oposición. “Solo cuando fuimos juntos fuimos capaces de tumbar al Estado. Y lo volveremos a hacer", ha remachado para rebatir las críticas de los anticapitalistas. Y, a los comunes, les ha instado aclarar qué harán cuando Pedro Sánchez rechace la autodeterminación en su investidura. Junts per Catalunya considera que apenas hay diferencia entre un Gobierno del PP y el PSOE al compartir la estrategia de combatir el independentismo con represión. Por ello, Torra ha llamado a la izquierda a formar un “frente común” y particularmente al PSC.

“El partido de los socialistas tiene que salir de la represión, porque si no, qué más da el PSOE que el PP”, ha dicho. Torra ha aludido a las “cloacas del estado, las maniobras de políticos, policías y periodistas bajo el mandato del PP para fabricar pruebas contra personas y partidos políticos y ha mostrado su solidaridad con Pablo Iglesias. Torra ha señalado el “profundo respeto” que siente hacia Pablo Iglesias tras ser víctima del espionaje por parte de la denominada “policía patriótica”. “Hoy es él pero pronto podemos ser otros”, ha alertado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >