Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad de Madrid quiere prohibir la apertura de salones de juego a 100 metros de colegios

El Ejecutivo tramita por vía de urgencia un decreto para que entre en vigor antes de las elecciones

Una calle con varios locales de apuestas. V. S. Ampliar foto
Una calle con varios locales de apuestas. V. S.

La Comunidad de Madrid quiere prohibir que se abran salones de juego a menos de 100 metros de instituos y colegios, según el borrador de un decreto colgado en el portal de transparencia que el Ejecutivo regional quiere aprobar antes de las elecciones.  Un análisis de EL PAÍS determinó que 114 centros de educación para adolescentes en la ciudad de Madrid están a menos de 150 metros de una casa de máquinas recreativas o apuestas. Esa distancia mínima está en línea con la que se exige en Asturias, Cataluña y Castilla y León. Además, el texto legal obligará a las casas de apuestas que proliferan en la región a instalar un control físico en su entrada que impida el acceso de menores y adultos apuntados a las listas de autoexclusión. Finalmente, también se prevé dedicar el 0,7% de lo recaudado a través de sus impuestos a programas de lucha contra la ludopatía. Tres medidas para afrontar la proliferación de estos negocios por la región.

“En la línea de la protección de menores, se establece un requisito adicional para la obtención de las autorizaciones de funcionamiento de los salones de juego y locales de apuestas consistente en el establecimiento de restricciones al lugar de ubicación de este tipo de locales de juego, fijando unas distancias mínimas a determinadas zonas frecuentadas por menores, como son los centros educativos de enseñanza no universitaria, con el fin de evitar la excesiva cercanía de este tipo de locales a dichos espacios”, especifica el texto del borrador del decreto, que regula un aspecto de este negocio sobre el que el Gobierno nunca quiso legislar, atendiendo a la libertad de empresa y aduciendo que ninguno de sus controles reflejaba que hubiera un problema de juego entre los menores. “Se ha establecido una distancia mínima de los salones de juego y de los locales específicos de apuestas y zonas de apuestas, de 100 metros de distancia a los accesos de entrada a estos centros educativos, considerándose que la misma es una distancia prudencial que cumple con los objetivos perseguidos”, añade la propuesta gubernamental, que supondría modificar el reglamento de Máquinas Recreativas y de Juego de la Comunidad de Madrid, de 2009.

La normativa no especifica si el nuevo requisito se aplicaría de forma retroactiva, obligando a trasladar su sede a aquellos centros que estén a menos de 100 metros de los centros educativos, pero es improbable que así sea.

"Este decreto es poco ambicioso, deja fuera muchísimas medidas necesarias, como por ejemplo regular las distancias entre estos salones para evitar su concentración o regular la publicidad en espacios públicos y en los medios de comunicación que son competencia del gobierno regional", ha lamentado Emilio Delgado, diputado de Podemos especializado en regulación del juego.  "La distancia que establece con respecto a los centros de enseñanza, cien metros, nos parece claramente insuficiente y no garantiza de ningún modo el fin que persigue la regulación".

Licencias

De hecho, el texto detalla que “no se podrá conceder autorización de funcionamiento de salones de juego a locales situados a una distancia menor a 100 metros”, lo que en principio limita la nueva norma a futuras licencias.

Al tiempo, el Ejecutivo legisla para evitar que la compraventa de licencias de juego hinchen una burbuja financiera similar a la del taxi. Así, el Gobierno mantiene su criterio de no cerrar el mercado, seguirá concediendo nuevas licencias y, sobre todo, prohíbe el traspaso de las existentes salvo por muerte de su titular.

La Comunidad de Madrid quiere prohibir la apertura de salones de juego a 100 metros de colegios

Controles de entrada informatizados

La presencia permanente de una persona que impida la entrada a las casas de apuestas de menores y adultos apuntados a las listas de autoexclusión no será la única medida de control.

"Las funciones del servicio de control de admisión serán realizadas mediante un sistema informático previamente homologado, que se conectará vía web con el Registro de Interdicciones de Acceso al Juego de la Comunidad de Madrid", establece el borrador del decreto. "El sistema informático de control y registro recogerá, al menos, la siguiente información: Nombre y apellidos, fecha de nacimiento y tipo y número del documento identificador presentado. Los datos contenidos en este fichero tendrán carácter reservado, se conservarán durante seis meses, y podrán ser consultados por los funcionarios que desempeñen las funciones inspectoras en materia de juego y suministrados a requerimiento del órgano competente en materia de juego o de los órganos judiciales. El sistema informático deberá permitir asimismo la extracción de la totalidad de su contenido a soporte informático a solicitud de los inspectores del juego".

En todo caso, la norma propuesta también deja abierta la puerta a que el control de entrada e identificación sea automatizado.

"Las funciones de identificación de los usuarios podrán ser realizadas mediante la implementación de un sistema técnico, previamente homologado, (...) sin perjuicio de que en el servicio de control de admisión debe permanecer una persona encargada de dicho servicio durante el horario de funcionamiento de la actividad".

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información