Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artadi avisa de que España será ingobernable si no afronta el problema político de Cataluña

El PDeCAT y Junts per Catalunya apelan a formar una “muralla” independentista en las elecciones

Elsa Artadi, Pere Aragonés y Quim Torra, en el Parlament.
Elsa Artadi, Pere Aragonés y Quim Torra, en el Parlament. EFE

Elsa Artadi, portavoz del Govern, ha cargado este mediodía contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al que ha acusado de falta de coraje para afrontar el problema soberanista y de haber cedido a las presiones de la derecha. "España será ingobernable mientras no afronte el problema de Cataluña. No puede vivir ignorándolo", ha afirmado la también consejera portavoz, que ha subrayado que la convocatoria de adelanto electoral para el próximo 28 de abril evidencia que el problema de Cataluña no son solo el "PP y Rajoy" sino también un "PSOE más preocupado por la estética. Es un problema de Estado". "El cambio de Gobierno no sirvió de nada", ha remarcado.

Con la negociación ya rota entre los dos Ejecutivos, Artadi ha expuesto sus dudas de que en realidad Sánchez tuviera la voluntad de negociar con el independentismo. "Abandonó el diálogo y convirtió en un éxito un fracaso de la ultraderecha", ha afirmado en referencia a la manifestación en Madrid de domingo pasado, que reunió a 45.000 personas. La consejera ha sostenido que la solución no pasa por un Gobierno "represor" —en alusión al PP— ni tampoco por un "Gobierno pasivo" —el PSOE— al que ha acusado de ceder también a sus presiones internas. "Hay una parte de los socialistas que querían dar pequeños pasos y otros no", ha señalado.

En un discurso duro, Artadi ha acusado a Sánchez de haber elegido la fecha del 28 de abril, justo antes de las municipales, por pura táctica electoral y ha subrayado que "evidentemente" solo apoyarán un futuro Gobierno que respalde el derecho de autodeterminación. "Los independentistas no van a desistir. O solucionan de una vez el problema o seguirán sin tener un proyecto político, económico, social y ambiental para España", ha dicho recordando el sinsentido de que el principal eje de la campaña electoral en Andalucía fuera Cataluña y no los problemas de esa comunidad.

"Muralla democrática" del independentismo

Los partidos independentistas Junts per Catalunya y PDeCAT han recriminado al Gobierno de Pedro Sánchez su "incapacidad" para negociar con ellos, y han lamentado que, en su discurso, Sánchez no haya mencionado el conflicto soberanista. Las dos formaciones han asegurado que, sea cual sea la fórmula en la que van a concurrir a estos comicios, formarán "una muralla democrática y republicana ante la tentación del Estado de convivir con la cultura del a por ellos".

El portavoz de Junts per Catalunya en el Parlament, Eduard Pujol, ha recriminado a Pedro Sánchez que en el discurso previo al anuncio de la fecha electoral no haya mencionado ni una vez el conflicto soberanista. “Hay un juicio en marcha. Hay una crisis institucional territorial reconocida por todo el mundo y no ha hablado de ella. No ha tenido sentido de Estado”, ha afirmado Pujol. El portavoz ha alertado de que "no se puede gobernar España sin escuchar a Cataluña", y ha lamentado que el Gobierno de Sánchez no haya sido capaz de negociar con los partidos independentistas, que pedían que se pudiese hablar formalmente del derecho a la autodeterminación en una mesa de diálogo entre partidos. "El problema de Cataluña no es ni Mariano Rajoy ni Pedro Sánchez, es el Estado, es España", ha dicho.

La incógnita ahora es cómo concurrirá a las elecciones generales del 28 de abril el espacio que dejó la antigua Convergència. Los comicios se celebrarán en medio de la crisis entre el PDeCAT y La Crida, el partido que impulsa el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Pujol no ha querido concretar bajo qué formato o nombre concurrirán a los comicios pero sí que ha deslizado la filosofía bajo la que se postularán. “Vamos a hacer una muralla humana”, ha dicho Puyol, parafraseando al fiscal que así definió a quienes fueron a defender los colegios electorales el 1 de octubre. “Será una muralla humana de tozudez política y de resiliencia y de defender a la autodeterminación”.

Poco después, en los pasillos del Parlament, el presidente del PDeCAT, David Bonvehí, ha asegurado que su formación se sentirá "cómoda" con la "muralla democrática" a la que aludía Pujol. "Iremos otra vez a las generales a defender los intereses de los catalanes, después de que Sánchez haya sido incapaz de tejer alianzas y de abrir una etapa de diálogo. Somos el partido que siempre ha defendido mejor estos intereses", ha dicho. Bonvehí ha asegurado que su partido "estará presente en todas las elecciones".

Los comunes lamentan la "oportunidad perdida"

Por su parte, la portavoz de Catalunya en Comú, Jessica Albiach, ha afirmado que con el anuncio de las elecciones "se ha consumado la oportunidad perdida que suponía la moción de censura" que dio lugar a un Gobierno socialista. "Creemos que los partidos independentistas han cometido un error histórico, porque todos los que necesitaban estos presupuestos también son Cataluña", ha dicho Albiach, que considera que la negativa a las cuentas estatales también "ha dinamitado los puentes de diálogo" entre Cataluña y España. También ha criticado a Sánchez, a quien ha acusado de asustarse "ante la foto de las tres derechas en la plaza de Colón".

En clave catalana, los comunes se han reafirmado en su posición de que no harán más reuniones a puerta cerrada con el Gobierno catalán para negociar los presupuestos de Cataluña. "Pedimos que presenten su propuesta en el Parlament. Ahora, después de tumbar unos presupuestos generales, no tenemos muchas esperanzas, porque han cerrado las vías de ingresos necesarias para que Catalunya tenga unos presupuestos sociales", ha asegurado.

Los diputados de la CUP han asegurado que el anuncio de elecciones no les sorprende, y han afirmado que "el Estado español vivirá en una situación de inestabilidad permanente siempre que no reconozca el derecho a la autodeterminación". En este sentido, ha llamado a una "colaboración de las izquierdas" que no tenga que pasar por el PSOE, al que considera "cómplice de las élites del régimen del 78".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información