Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Valls acusa a Ada Colau de antieuropeísta

El candidato a la alcaldía de Barcelona replica con una carta a Juncker la misiva que mandó la semana pasada la alcaldesa a las autoridades comunitarias

Manuel Valls, en su presentación como candidato a la alcaldía de Barcelona, el pasado 25 de septiembre.
Manuel Valls, en su presentación como candidato a la alcaldía de Barcelona, el pasado 25 de septiembre.

Manuel Valls no deja pasar un combate. Tan solo un día después de su polémica presencia en la manifestación que la derecha organizó en Madrid contra el Gobierno, Valls ha acusado este lunes ante la Comisión Europea a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de “agredir a Europa”. “Colau refuerza las teorías de quienes amenazan el futuro de Cataluña, de España y Europa en su conjunto, y convierte Barcelona, esta gran capital europea, en una palanca del anticonstitucionalismo y, por lo tanto, del antieuropeísmo”, asegura el candidato independiente de Ciudadanos en una carta dirigida al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Colau envió la semana pasada una misiva a las autoridades comunitarias en la que argumentaba que el juicio a los líderes independentistas es “un fracaso político”: “Este juicio es una anomalía en Europa, teniendo en cuenta la condición política de los acusados y los graves crímenes de los que se les acusa, con penas de prisión que superan los 74 años”. Colau también aseguraba en su escrito que se han vulnerado los derechos de los procesados y que estos no cometieron violencia alguna. “Las consecuencias del juicio son del interés de todas las instituciones europeas y tendrán repercusiones en la estabilidad política –actualmente bajo amenaza por el crecimiento del populismo xenófobo– y en el pleno reconocimiento de los derechos humanos y libertades democráticas”, concluye la alcaldesa.

Este aspecto de la carta de Colau, el del posible impacto del juicio en Europa, es el que Valls replica con más dureza en su texto dirigido a Juncker. “Lo que tuvo lugar en Cataluña en los meses de septiembre y octubre de 2017 fue un golpe a un Estado democrático liberal de Derecho que es uno de los más leales sostenedores del proyecto de la Unión Europea. Quienes agredían a España estaban al mismo tiempo, y por ese mismo acto, agrediendo a Europa”. El exprimer ministro francés replica que el independentismo se sustenta en parte en la xenofobia que precisamente citaba Colau: “Sus líderes, disfrazados de pacifistas y dialogantes, apuestan por la imposición de ideas y por planteamientos políticos populistas, y reciben el apoyo y la comprensión de los partidos xenófobos, de personas condenadas por actos terroristas o de la ultraderecha de toda Europa”. La carta de Valls no precisa cuáles son los apoyos xenófobos y radicales “de toda Europa” que recibe el independentismo.

Valls justifica el juicio por los delitos de los que se acusa a los líderes independentistas, defiende la prisión provisional por el riesgo de fuga y también advierte a Juncker de la propaganda del nacionalismo catalán: “La mentira ha sido una de las principales herramientas del proceso de nation-building que los catalanes llevan sufriendo durante décadas, pero en la última fase de este proceso, la mentira ha cruzado fronteras para intoxicar a la opinión pública internacional. En estos momentos los principales esfuerzos del separatismo se concentran en una orquestada y financiada campaña de propaganda para desacreditar a la democracia española”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información