Del ‘conseller’ Homs a Homs el consejero

El exdiputado se vuelca con los presos del PDeCAT, abre una consultoría y asesora a la Generalitat

08/10/2018 - Barcelona - En la imagen Blanca Bragulat, esposa de Jordi Turull, acude al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña acompañada por su abogado Jordi Pina y Francesc Homs.
08/10/2018 - Barcelona - En la imagen Blanca Bragulat, esposa de Jordi Turull, acude al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña acompañada por su abogado Jordi Pina y Francesc Homs.Massimiliano Minocri / EL PAÍS

Francesc Homs asegura que ya tiene esa edad -el próximo año cumple 50- en la que uno sabe que “casi nada es para siempre”. Y menos en política. Confiesa, sin embargo, que no esperaba tener que abandonar a la fuerza su escaño en el Congreso y reinventar su carrera profesional, que ahora le ha llevado a ejercer, a un tiempo, de consejero, abogado, consultor, asesor e intermediario, una suerte de “product manager” o chico para todo, como define él mismo sus nuevas tareas.

Más información

El hombre que fue peso pesado de la vieja Convergència y conseller de Presidència con Artur Mas ha vuelto esta semana, de forma fugaz, a copar la actualidad. El lunes acompañó, como “codefensa”, a Jordi Turull, su compañero de filas encarcelado por el procés, a declarar por un delito de alzamiento de bienes. El martes fue recibido por el president Quim Torra, que le mostró su apoyo por el juicio que el miércoles afrontó ante el Tribunal de Cuentas por “responsabilidad contable” en la consulta del 9-N.

“Disfruto más ahora que cuando estaba en Presidència”, dice el abogado Homs. Se siente un “animal político”, aunque asegura que no piensa regresar pese a que la condena a inhabilitación dictada el año pasado por el Tribunal Supremo sea de solo 13 meses. Fue el primer dirigente nacionalista que se “estrenó” -la palabra es suya- en el banquillo del alto tribunal. “No es que sea un punto a favor... Comparado con lo que ocurre ahora, fui un aperitivo”.

Homs ha puesto esa “experiencia” al servicio de los dirigentes del PDeCAT procesados por el referéndum del 1-O. Después de que el juez Pablo Llarena no le dejara entrar a las declaraciones de instrucción, los abogados le designaron codefensor. Desde entonces, afirma, ha asistido a “todas las vistas” del Supremo y visita a los políticos presos de Lledoners “dos veces por semana”. A esa tarea dedica Homs la mayor parte de su esfuerzo profesional.

No ejerce, en sentido estricto, la defensa jurídica de los encausados -“sería casi imprudente”, admite-, sino que se encarga de “coordinar el contingente de abogados”, asesorarles en lo que puede y estar al quite. “Conozco los entresijos del 9-N y, poco o mucho, también del 1-O. Aglutino experiencia política, en la administración pública y en el Supremo. Además, tengo una relación personal de toda la vida con ellos. Rull estudió la carrera conmigo, a Forn lo conozco desde los 15 años”.

Dice Homs que el PDeCAT le paga solo “los gastos” de una tarea que le “absorbe”, pero de la que no vive. En paralelo, abrió hace un año un pequeño despacho de abogados. Tarba, que así se llama, se presenta en la web -lanzada esta misma semana- como una “consultoría jurídica y técnica”. Dice el exdiputado que está orientado al compliance para pequeñas empresas y al desarrollo de la nueva ley de contratos de la administración pública. “Aquí tengo experiencia. Una nueva ley es una oportunidad para los abogados”. Asegura que hace tareas de comercial y que busca proveedores de servicio. “Si un día tienes un problema, en siete horas te lo soluciono”, presume entre risas.

Como se confiesa trabajador infatigable, quiere más. La tercera pata laboral de la nueva vida de Homs está en la Comisión Jurídica Asesora de la Generalitat, un órgano integrado por 15 “juristas de reconocido prestigio”, según sus estatutos. Fue nombrado miembro el pasado julio junto al exconsejero de Justicia Carles Mundó. “El derecho me apasiona, y este es el lugar donde me puedo entretener más”. Los juristas cobran solo por los informes que emiten. Homs dice que le dedica un día a la semana y que, para él, es más ocio que trabajo. “Es como pasear en bici”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50