Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una muralla medieval oculta entre arbustos en pleno centro de Madrid

El Ayuntamiento va a restaurar el punto que enlaza la fortificación islámica con la cristiana

Estado actual de la muralla, frente al Palacio Real.
Estado actual de la muralla, frente al Palacio Real.

Pocos de los paseantes que caminen por la calle de Bailén girarán su cabeza hacia la derecha, acaso deslumbrados por la imagen de la izquierda, donde reluce la sobriedad barroca cercana al neoclasicismo de los blancos muros del Palacio Real. Sin embargo, en ese tímido parque de la calle del Factor que parece hecho de retales de otros parques, tras una hilera de plantas y arbustos, se esconde un tesoro oculto en el que merece la pena detenerse: un lienzo de la muralla medieval de la capital.

 El Ayuntamiento de Madrid ha estudiado el muro situado en los jardines de Larra y, basándose en abundante bibliografía, considera que puede ser el codo que compartían la muralla islámica, del siglo IX, y la cristiana, del siglo XI. Por eso, en septiembre iniciará unos trabajos para restaurarla, ponerla en valor y devolverle la importancia que posee.

El informe arqueológico que maneja el equipo municipal apunta hacia esta teoría: “Se plantea la hipótesis de ser punto por donde transcurría la muralla islámica de Mayrit [nombre del primer Madrid árabe], e incluso punto de inflexión entre esta y el siguiente cinturón del recinto fortificado delimitador de un albacar o medina”, señala el informe. “El muro tiene una longitud de 60 metros, un tramo de unos 50 metros [...]que discurre desde la equina de la calle de Rebeque con la de Requena, y otro tramo de unos 10 metros de largo que discurre bajo la calle del Factor”, añade el documento.

Este último muro, además de oculto entre arbustos, ha sufrido el vandalismo y los grafitis y ha permanecido abandonado. “Se trata de un lienzo de muralla extremadamente maltratado que se va a restaurar y además se va a estudiar con criterio arqueológico la posibilidad de que ese pequeño tramo sea la parte del codo que citan los documentos como el punto encuentro de todas las murallas que ha tenido la ciudad desde sus orígenes”, explica Mercedes Pérez Gallo, jefa de la Unidad Técnica de Infraestructuras Culturales.

El Consistorio invertirá 80.000 euros —con cargo a las Inversiones Financieramente Sostenibles— para restaurar este tramo de muralla, en unos trabajos que se espera que concluyan en diciembre. [...]“Nos encontramos en la zona de la posible angulación de la muralla islámica que, con dirección este-oeste, desde la puerta de La Sagra quiebra para tomar la línea norte-sur hacia la puerta de Santa María. A su vez, se trata del punto donde parte el cercado de la albacara, posteriormente del campo del rey, hoy plaza de la Armería”, señala el informe arqueológico municipal.

 Estamos realizando un intenso trabajo de restauración de los lienzos existentes de las murallas de Madrid, el de Bailén es importante porque siempre ha estado tapado por arbustos y mucha gente ni siquiera conocía que ahí había una parte de nuestra muralla, y además un tramo muy especial. En ese sentido restaurarlo es una obligación con la ciudadanía para que conozcan elementos clave que definen la identidad de nuestra ciudad”, explica Marisol Mena, directora general de Paisaje Urbano y Patrimonio, el organismo que ha encargado los trabajos de rehabilitación.

La rehabilitación de este tramo de la fortificación medieval se une a los dos lienzos de muralla cristiana rehabilitados el año pasado en la calle del Almendro, a la altura de los números 15 y 16. En esos dos lugares se inician ahora las labores para iluminar y documentar el muro, que previsiblemente llevará aparejados también la colocación de paneles informativos.

Además, el Ayuntamiento de la capital está elaborando paneles informativos para poner en valor otras huellas del Madrid islámico que permanecen en la ciudad, como el tramo de 120 metros de muralla islámica que permanece a la vista en el parque del Emir Mohamed I, otro lienzo de la misma muralla que puede verse en el número 5 de la cuesta de Ramón, el silo árabe de la plaza de Ramales, o la torre de la iglesia de San Nicolás, que según Juan Cortés, autor de Mayrit. Guía ilustrada del Madrid medieval, “pudo ser el minarete de una antigua mezquita madrileña que daba servicio a un arrabal situado fuera de la muralla árabe”.

Más información