Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rototom de Castellón clausura la temporada de macrocitas musicales

El festival reggae puso el broche a su 25 aniversario con los raperos Orishas

Rototom de Castellon Ampliar foto
El público durante uno de los conciertos del festival.

El festival internacional reggae Rototom Sunsplash de Benicàssim (Castellón) puso anoche ‘a lo cubano’ el broche a su 25 aniversario con los raperos Orishas. Fusión de ritmos de la isla caribeña y la tradición afrocubana para despedir una edición que ha reunido a 208.000 personas de 66 nacionalidades en siete jornadas, del 16 al 22 de agosto.

Con la clausura del Rototom Sunsplash cierra también la temporada de macrofestivales de música en la Comunidad Valenciana, que arrancó en Semana Santa con el SanSan Festival, también en el recinto de conciertos benicense como base, y con el International Dub Gathering (IDG) en Bigastro (Alicante). Solo en la provincia de Castellón, las tres citas musicales más masivas: el certamen reggae Rototom y el FIB –ambos en Benicàssim- y el Arenal Sound de la vecina Burriana, han atraído a casi 700.000 personas en un margen de un mes este 2018.

De vuelta al Rototom Sunsplash –que repetirá fechas para 2019, del 16 al 22 de agosto- esta edición histórica celebrada bajo el lema 25 Years Walking Together se ha caracterizado por su proyección internacional y el abanico intercultural e intergeneracional de público, y por la vorágine artística que ha acercado en las diecisiete horas de actividad diaria del recinto de conciertos.

También ha destacado su compromiso medioambiental y el guiño social plasmado en acciones como la campaña a beneficio de Proactiva Open Arms o la instalación del punto informativo Respect contra las agresiones sexistas o por LGTBifobia.

El “otro mundo posible” que predica, y practica, el festival ha reunido en Benicàssim a 208.000 personas llegadas de 66 países, con España a la cabeza, seguida de Francia, Reino Unido, Italia, Alemania, Suiza, Bélgica, Holanda, Suecia y Austria. Junto a ellos, destinos algo más lejanos como Japón, Rusia, Nueva Zelanda o Cuba también han tenido presencia en el certamen.

También en la acampada se ha ratificado el respaldo del público: las jornadas del viernes 17 y el sábado 18 de agosto colgaron el cartel de completo.

El festival ha rebasado los límites del recinto de conciertos gracias a la retransmisión en directo de los conciertos y actividades desarrolladas a lo largo de la semana. Los cinco canales de streaming habilitados han acercado el Rototom Sunsplash a más de diez millones de personas de todo el mundo, que han seguido en vivo el día a día del festival a través de la web y las redes sociales.

El alcance del Sunsplash a través de sus perfiles de Facebook, Twitter e Instagram desde principios del mes de agosto hasta la clausura anoche de la cita musical se eleva a los 6,5 millones de personas, han informado fuentes de la organización.

El perfil familiar y abierto del evento se refuerza con los 16.037 menores de 13 años, los 5.200 mayores de 65 y las 4.753 personas con discapacidad que han vivido en primera persona la experiencia Rototom Sunsplash con entrada gratuita.

La cultura activa ha cabalgado durante las diecisiete horas que han cobijado la actividad de los nueve escenarios y las trece áreas extramusicales del recinto. En total el público ha tenido a su alcance 247 espectáculos con 420 horas de conciertos y 130 actividades extramusicales. Una media de 55 acciones por jornada para elegir.

El concierto de Orishas, el miércoles, en el Rototom. ampliar foto
El concierto de Orishas, el miércoles, en el Rototom.

Entre los conciertos de reseña obligada de este aniversario, los del guitarrista californiano Ben Harper, Jimmy Cliff, la puesta en escena de David Rodigan junto a los 25 músicos de la Outlook Orchestra, Alborosie, Tiken Jah Fakoly, Orishas o Fat Freddy’s Drop, y el reggae en femenino de la joven promesa jamaicana Koffee; la exponente del dancehall de la isla caribeña Spice; Hollie Cook (Reino Unido); la banda de cumbia Ladama; Saritah; Rafeelya, la artista uruguaya Alika o la cantante senegalesa Khady Seck, que ha protagonizado en el escenario de African Village uno de sus primeros conciertos tras su reciente regreso a la música. Nombres que completan un cartel con 200 artistas que se unen a los 2.300 que han pisado la cita reggae en estas más de dos décadas de trayectoria.

Entre las actividades extramusicales, los documentales y debates que ha albergado el Foro Social, con ponentes como Manuel Blanco (Proem-Aid) y Leticia Cabo (Proactiva Open Arms), que denunciaron la criminalización de las ONG de rescate de personas migrantes en el Mediterráneo; el periodista Jalis de la Serna, para alertar de los efectos del plástico en los océanos o Lamine Sarr, portavoz del Sindicato de Vendedores Ambulantes de Barcelona, voz del debate Dignidad Mantera.

El Rototom Sunsplash ha mantenido este año su compromiso medioambiental y social. El sistema de vasos reutilizables para reducir el consumo de plástico tendrá fin solidario y destinará toda la recaudación a la ONG Proactiva Open Arms. También se ha colaborado con el Sindicato Mantero a través de la difusión de su marca de ropa Top Manta, la escuela de circo de Addis Abeba Fekat Circus o con Stand Up for Jamaica para contribuir a su labor en la prisión de Kingston.

La agenda del Rototom Sunsplash ha hecho parada además, y por partida doble, en el centro penitenciario Castellón II de Albocàsser. Hasta allí se ha trasladado el espíritu del festival en sendas jornadas para compartir con la población reclusa la música de los míticos Skatalites y de la banda valenciana Mediterranean Roots, el circo de la compañía etíope Fekat Circus y hasta una sesión de yoga llegada directamente desde Pachamama, otro de los espacios culturales del festival.

El cierre de las zonas de acampada este jueves marca el retorno a casa tras una semana de vacaciones a ritmo de reggae. Rototom Sunsplash pone su contador a cero dispuesto a seguir sumando años. Los 26 asoman ya, para hacerse fuertes el próximo verano. Del 16 al 22 de agosto de 2019 en Benicàssim.