Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Esquerra se planta ante Puigdemont y el Parlament queda bloqueado

Desconvocado el pleno tras el choque de Junts per Catalunya y ERC por la suspensión como diputado del expresidente

Quim Torra abandona el hemiciclo. En vídeo, declaraciones de Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en Cataluña.

Choque frontal en el independentismo catalán. Esquerra Republicana (ERC) se ha plantado este miércoles ante Junts per Catalunya y se ha negado a que Carles Puigdemont tenga un trato diferenciado respecto al resto de diputados procesados por el Tribunal Supremo. El grupo parlamentario del expresidente, que tiene suscrito un pacto de legislatura con ERC, pretendía que Puigdemont (que permanece fugado en Alemania) no fuera sustituido temporalmente en sus funciones de diputado. ERC se negó. El plante provocó la desconvocatoria del pleno y sitúa al Parlament en una situación de bloqueo hasta que se reconduzca la situación.

El pleno del Parlament arrancó el martes sin problemas, pero el principal obstáculo apareció este miércoles con varias votaciones por delante cuando aún no se había clarificado la situación en la que quedaban los seis diputados a los que el juez del Supremo Pablo Llarena procesó el pasado día 10 por rebelión.

Se trata de Carles Puigdemont, huido en Alemania, y cinco líderes independentistas que están en prisión preventiva: el exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras, los exconsejeros Jordi Turull, Josep Rull y Raül Romeva, y el expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) El juez les suspendió de sus funciones como diputados, aunque dejó abierta la puerta a que fueran sustituidos temporalmente por otros parlamentarios.

Junts per Catalunya y ERC llevaron su desacuerdo a la Mesa del Parlament en una reunión convocada una hora antes del inicio del pleno. No hubo consenso y finalmente se trasladó el tema a la junta de portavoces. Junts per Catalunya y Ciudadanos, por razones distintas, votaron que no aceptaban la sustitución temporal de los seis diputados, y el pleno, que había de iniciarse por la mañana con la sesión de control al Gobierno y luego una sesión específica sobre la convivencia en Cataluña que había reclamado Ciudadanos, fue desconvocado.

A partir de ahí vinieron los reproches mutuos entre las dos fuerzas mayoritarias del independentismo. El presidente del grupo de ERC, Sergi Sabrià, acusó a Junts per Catalunya de “mentir de forma descarada” por afirmar que existía un acuerdo sobre la suspensión de los diputados procesados que no respetaron los republicanos. Sabrià aseguró que ese acuerdo “no ha existido”, dio por “rota” la confianza entre ambos grupos y calificó de “gravísimo” que Junts per Catalunya faltase a la verdad.

Por su parte, este grupo parlamentario centró las críticas en el presidente del Parlament, Roger Torrent, de ERC, e instó a este y a su partido a clarificar si defienden “la dignidad de los diputados” procesados o quiere “blanquear al PSC del 155”. El portavoz del grupo de Puigdemont, Albert Batet, y los portavoces adjuntos, Eduard Pujol y Gemma Geis explicaron que estaban de acuerdo en sustituir a los diputados presos para este pleno, pero dejaron claro que “nunca” aceptarán que ese criterio se aplique a Puigdemont.

Ese trato diferenciado que proponía Junts per Catalunya para el expresidente fue rechazado por el secretario general del Parlament, Xavier Muro, en la reunión de la Mesa. La decisión pone de relieve las fisuras que se detectan en el seno del independentismo desde hace semanas: ERC considera que “no puede haber diputados de primera y de segunda”. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente, Pere Aragonès, conversaron horas después a para rebajar la tensión y aislar Gobierno de coalición de la disputa entre ambos grupos.

La desconvocatoria del pleno provocó también una catarata de reproches de la oposición. La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, tildó lo ocurrido de “ridículo espantoso” y protestó porque “no se puede cerrar el Parlament cada vez que el separatismo tenga una división interna”. Su partido seguirá reclamando que el pleno se celebre antes de que concluya del 31 de julio, pero tiene pocas esperanzas de que prospere.

El líder del PSC, Miquel Iceta, habló de “un día triste para las instituciones catalanas” y añadió que el independentismo es “rehén de los intereses de Puigdemont”. Iceta cargó contra Ciudadanos por sumarse a Junts per Catalunya en contra de la sustitución de los diputados: “Se llenan la boca hablando de constitucionalismo y cuando se encuentran con una solución dicen que no”. El PP coincidió con Ciudadanos en responsabilizar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de lo ocurrido por “haber dado alas al independentismo”.

Más información