Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los comerciantes rechazan sacar coches de la Via Laietana

La asociación de vecinos y vendedores presenta una con la UPC que apuesta por cuatro carriles

Rotonda de la Via Laietana de Barcelona
Rotonda de la Via Laietana de Barcelona

"No estamos de acuerdo en eliminar vehículos de paso. La Via Laietana debe mantener su papel de conector entre barrios de Barcelona, tanto de subida como de bajada”. Con esta contundencia rechazó ayer el presidente de la Asociación de Vecinos y Comerciantes de la Via Laietana, David González, la idea del gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de reducir el tráfico de la principal calle que cruza el distrito de Ciutat Vella.

La entidad presentó una propuesta de reforma de la vía redactado con la UPC que lleva por lema Humanicemos Via Laietana. El presidente de la asociación lamentó que la reforma de Via Laietana, “un eje que impacta en toda la ciudad” colee desde hace 12 años. Y recordó que ha habido hasta proyectos de reurbanización de los alcaldes Jordi Hereu (PSC), Xavier Trias (PDeCAT) y ahora el proceso participativo del equipo de Ada Colau. “Ya toca hacer una buena reforma y con consenso”, afirmó antes de arremeter contra el actual ejecutivo, a quien acusó de no haber hecho estudio de movilidad (fuentes municipales lo niegan) o haber anunciado cambios antes de la participación, como eliminar el giro de coches en la plaza de Antoni Maura. Con todo, dijo González: “Estamos ilusionados y participamos en el debate”. Un debate que entienden, y rechazan, que está “condicionado previamente”.

La oposición renuncia a revisar el plan de hoteles

Los partidos de la oposición han renunciado a forzar la revisión del PEUAT, el plan urbanístico que limita el crecimiento hotelero en Barcelona y lo centrifuga a la periferia. Las conclusiones de la Comisión no permanente de estudio sobre la situación económica de Barcelona, que está previsto que se voten este viernes, incluyen 150 propuestas, entre las que no figura la revisión del PEUAT.

La comisión de estudio la impulsó el PSC tras salir del gobierno de la alcaldesa Ada Colau y buscaba la revisión del plan de hoteles, pero los partidos de la oposición han acordado dejar este capítulo fuera de las recomendaciones para conseguir consenso.

El proyecto, que presentó el director del Departamento de Urbanismo de la escuela de Arquitectura Técnica, Julián Galindo, tiene como principales apuestas ampliar las estrechas aceras, hacer dos carriles de subida y dos de bajada (uno para coches y el otro para bus y taxis en cada sentido), peatonalizar la calle de Jonqueres y que el tráfico de subida llegue hasta la plaza de Urquinaona.

Carriles flexibles y sin bicis

Otras propuestas del trabajo son que los carriles para el tráfico sean “flexibles”, de modo que su uso se pueda cambiar en función de horas del día o días de la semana. Y sugiere que no es necesario crear un carril bici en la misma Via Laietana, porque, apunta, hay recorridos alternativos para bicicletas en calles de la trama de casco antiguo de uno y otro lado de la vía.

La propuesta también da centralidad a tres puntos de la Via Laietana: la esquina con Jonqueres, la plaza de Antoni Maura y la de l’Àngel. En estos puntos apuesta por pasos cebra en diagonal e incluso contempla la posibilidad de cortar la vía por tramos. “Tenemos que pensar en una reforma capaz de adaptarse a cambios”. En cualquier caso, que permita el giro de coches en la plaza de Antoni Maura, una apuesta que se contradice con la reforma que quiere hacer el actual gobierno: crear una gran zona peatonal desde la catedral hasta el mercado de Santa Caterina, eliminando las isletas donde actualmente giran los coches.

El proyecto también apuesta por cambiar la iluminación, la ubicación de las paradas de autobús y por “revalorizar las fachadas de los edificios”. “Via Laietana es una arteria singular, no la podemos banalizar”, consideró Galindo.

Más información