Reportaje:

Así nació la Via Laietana

Una exposición en el Museo de Historia de Barcelona analiza la gestación de la gran arteria de la ciudad

La casa Padellàs, que acoge parte de las dependencias del Museo de Historia de la Ciudad de Barcelona (MHCB), no se construyó en el espacio que ocupa hoy. En su origen, el edificio estaba situado en la calle de Mercaders, en un emplazamiento que se vio afectado por la apertura de la Vía Laietana en la primera mitad del siglo XX. Dado su valor patrimonial, se trasladó, piedra por piedra, a su actual ubicación. La casa Padellàs es, así, un marco idóneo para la exposición que el museo mantendrá abierta hasta el próximo 30 de septiembre. Se titula La construcción de la gran Barcelona: la apertura de la Via Laietana, 1908-1958, y analiza ampliamente la gestación urbanística de esta arteria que comunica el centro de la ciudad con el mar.

Menos de un siglo atrás, la Via Laietana no existía. Había sido diseñada en 1859 por Ildefons Cerdà en su plano de reforma y ensanche de la ciudad, pero no fue hasta 1908 cuando empezó a abrirse. En su lugar se levantaba un conglomerado de estrechas calles, en las que, según las voces más críticas de la época, las condiciones de vida estaban marcadas por la falta de higiene y la insalubridad. La operación que la hizo posible se gestó en 1901 con la entrada en el Ayuntamiento de Barcelona de concejales de la Lliga Regionalista, y con el respaldo de los concejales republicanos.

El saneamiento de la zona fue justamente uno de los objetivos que impulsaron su apertura. Junto a este argumento se conjugaron otros tres: la necesidad de conectar el área urbana de la ciudad con el puerto, escenario principal de la actividad económica del momento; la voluntad de convertirla en una área de negocios, y el deseo de crear un centro histórico monumental. La exposición organizada por el Museo de Historia analiza en qué medida se materializaron los distintos objetivos y expone el coste social de esta maniobra urbanística, gestionada económicamente por el Banco Hispano Colonial aunque sufragada por el Ayuntamiento con la ayuda de particulares mediante la venta de bonos lanzados para financiar los trabajos.

Desarrollada en dos plantas y estructurada en áreas temáticas, la exhibición materializa un viejo proyecto de los responsables del museo, y se engloba en los actos conmemorativos del año Puig i Cadafalch, concejal regionalista en la época en que se inició el proyecto, responsable junto con Lluís Domènech i Montaner y Ferran Romeu de uno de los estudios urbanísticos realizados sobre la zona y arquitecto de uno de sus edificios. La exhibición ha sido preparada por tres comisarios: el director del museo, Antoni Nicolau, Joan Fuster y Daniel Venteo, a partir de centenares de documentos de la época disponibles sobre la operación.

La exposición se compone de numerosas fotografías, planos, dibujos y cuadros de la época, contrastados en algunos casos con documentos gráficos actuales que permiten la comparación entre pasado y futuro. Hay un lugar preferente para una colección de fotografías que muestran las calles absorbidas por la nueva avenida, y también para una selección de los dibujos presentados a un concurso artístico convocado en 1908 por el Ayuntamiento con la intención de crear una memoria gráfica sobre espacios desaparecidos con motivo de la Reforma (entre ellos una serie de obras de Modest Urgell, inéditas hasta ahora).

Las diferentes aproximaciones urbanísticas que dieron lugar a la Via Laietana, los proyectos que nunca llegaron a culminar, lo que se perdió con su creación (300 edificios fueron derruidos, y las familias que los ocupaban, cerca de 2.000, debieron buscar una nueva vivienda por su cuenta y riesgo y sin ninguna ayuda pública), el proceso de construcción y, finalmente, el resultado de su apertura son los grandes ámbitos de la exhibición. En ella hay espacio para la anécdota, con una especial atención al seguimiento de la apertura de la Via Laietana que ofrecieron las revistas satíricas de la época (especialmente La Esquella de la Torratxa).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Via Laietana.
Via Laietana.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS