Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torra asegura en Washington que Cataluña será pronto una “nación libre”

El presidente catalán dice que España vive una “regresión” democrática con políticos “en el exilio” y apuesta por reabrir lo antes posible la delegación de la Generalitat en EE UU

Torra, este martes en un acto con catalanes en Washington.

El presidente catalán, Quim Torra, hizo este martes en Washington una encendida defensa de un Estado independiente, aseguró que España vive un momento de “regresión” democrática y calificó como un “estado de emergencia” la intervención de la Generalitat de Cataluña por parte del Gobierno central en los últimos meses, decretada a raíz de la declaración unilateral de independencia.

“Quiero proclamar que tengo, más allá de la esperanza, la convicción firme de que pronto Cataluña se unirá al resto de naciones libres del mundo. Ciertamente lo lograremos”, declaró en el arranque de su visita oficial a la capital de Estados Unidos, pero sin detallar cómo pretende alcanzar ese objetivo. “El pueblo catalán tiene el derecho y la voluntad de fundar nuestro Estado independiente”, agregó. Y volvió a abogar por “hacer efectivo” el derecho a la autodeterminación y el “mandato democrático” del referéndum ilegal de secesión del 1 de octubre.

Torra hizo esas declaraciones en un acto con catalanes afincados en la ciudad. Fueron una sonora declaración de intenciones en el primero de sus cuatro días de visita a Washington. El presidente del Govern, que lleva poco más de un mes en el cargo, ha acudido a EE UU por motivo de la apertura de un festival folclórico, organizado por la Smithsonian Institution en la explanada del National Mall, en el que la cultura catalana es una de las invitadas. Durante su viaje, Torra también tiene previsto reunirse con un bufete de abogados especializado en la resolución de conflictos. En su agenda oficial, no figura ningún encuentro con congresistas o representantes del Gobierno de Donald Trump, que ha apoyado con firmeza la unidad territorial de España.

El presidente catalán pertenece al ala más beligerante del independentismo, como delfín de Carles Puigdemont, y antes de llegar a la Generalitat acumulaba un historial de mensajes y declaraciones de rechazo absoluto a todo aquello español.

En su primer acto en Washington, Torra pronunció un breve pero duro discurso en la inauguración del Catalonia American Council, una organización privada que busca hacer lobby para reforzar los lazos entre Cataluña y EE UU. El máximo responsable de la entidad es Andrew Davis, que era el delegado de la Generalitat en Washington hasta que la oficina diplomática fue clausurada como consecuencia de la aplicación, el pasado octubre, del artículo 155 de la Constitución tras la declaración unilateral de independencia por parte del Parlament y la destitución del Govern de Puigdemont.

Con esos antecedentes de fondo, Torra arremetió contra los “efectos dañinos” del 155, que se levantó a principios de junio, y el cierre de las oficinas en el exterior decretado por el anterior Ejecutivo de Mariano Rajoy tras la celebración de un referéndum ilegal y la declaración unilateral de independencia. “Quisiera dar las gracias a todos aquellos hombres y mujeres en la delegación que han sido injustamente sacados de sus tareas por el Gobierno de España”, dijo. Y avanzó que la sede de Washington será de las primeras en reabrir lo antes posible. “El trabajo que todo tu equipo ha hecho estos años ha sido esencial para explicarnos como una nación ante el mundo, pero el Gobierno español quería silenciarnos al cerrar nuestras delegaciones”, agregó dirigiéndose a Davis.

Torra definió la aplicación del 155 y los siete meses de intervención del Gobierno central como un “estado de emergencia”, que dijo, ha propiciado, el encarcelamiento preventivo de miembros del anterior Ejecutivo catalán y la fuga al extranjero de Puigdemont y otros políticos para burlar a la justicia española. "Este estado ha significado que hoy en Cataluña tenemos otra vez presos políticos, exiliados y víctimas de represión", afirmó.

“Ahora mismo nosotros, el Gobierno de Cataluña, estamos luchando contra todos los malvados efectos del estado de emergencia y denunciando la injusticia sufrida por la gente, como nuestro presidente Puigdemont que ahora vive en un exilio forzado”, agregó. “Esta situación de regresión de los valores democráticos en España es intolerable para cualquier democracia”.

El viaje de Torra a Washington evoca irremediablemente al que hizo Puigdemont en marzo de 2017. En poco más de un año, el panorama ha cambiado radicalmente. Puigdemont vive ahora en Berlín tras escaparse a Bélgica tras la declaración unilateral de independencia y a la espera de saber si será extraditado a España como parte del proceso judicial contra el procés. Durante esa visita a EE UU, el expresidente pronunció un durísimo discurso contra España en la Universidad de Harvard y se reunió con varios congresistas en Washington para exponerles su hoja de ruta independentista.

Como entonces, Torra trató este martes de trazar paralelismos entre Cataluña y Estados Unidos. Evocó al expresidente Thomas Jefferson y dijo que ambos territorios comparten valores, como la “libertad, el respeto a los derechos humanos y la paz”.

Más información