Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alquiler en Barcelona ya roza los 900 euros al mes

La escalada de precios cierra el año 2017 con un aumento de las rentas de casi el 10%

Un edificio con un piso en alquiler en la plaza Universitat de Barcelona
Un edificio con un piso en alquiler en la plaza Universitat de Barcelona

La escalada del precio del alquiler parece no tener fin. Se mire como se mire (datos del cuarto trimestre o haciendo la media de 2017) en Barcelona solo hay cuatro distritos con alquileres por debajo los 800 euros mensuales: Sants-Montjuic, Horta-Guinardó, Nou Barris y Sant Andreu. Son datos oficiales de la Cámara de la Propiedad Urbana basadas en las fianzas depositades. Los mismos datos que después publica el Incasol, el Institut Català del Sòl, de la Generalitat. A cierre de 2017, el alquiler medio en la capital catalana es de 877 euros, casi un 10% más que el 2016. Pero si nos fijamos solo en el cuarto trimestre, la media de los diez distritos es de 889,6 euros, rozando los 900 al mes.

La Cámara alerta en su informe anual de que los precios no han parado de subir desde 2013 y superan los del pico de 2008 (813 euros). Son, pues, cuatro años de subidas consecutivas. Y se fija en la diferencia entre la subida del coste de la vida (un 1,1%) respecto a la de los alquileres, que hace que la subida real sea del 8,38%.

El alquiler por distritos

Media de 2017 en Barcelona. 877,3 euros mensuales

Ciutat Vella 828,8 euros

Eixample 990,7 euros

Sants-Montjuïc 763,2 euros

Les Corts 1.052,3 euros

Sarrià-Sant Gervasi 1.227,9 euros

Gràcia 856,4 euros

Horta - Guinardó 706,6 euros

Nou Barris 625, 5 euros

Sant Andreu 705, 7 euros

Sant Martí 842,3 euros

El aumento ha sido generalizado todos los distritos, donde los precios han subido entre el 6% y el 12%. Una de las novedades que subraya el informe es que en los distritos donde más económicos son los alquileres, son los que registran mayores subidas, "en los anteriores años no pasaba". Las entidades que defienden el derecho a la vivienda (como la PAH o el sindicato de Inquilinos) llevan meses (por no decir años) alertando de que la subida de los alquileres está provocando desahucios invisibles, de vecinos que tienen que marcharse cuando se les acaba el contrato. Esta semana pidieron un plan de choque a las administraciones, que expriman al máximo las leyes vigentes para aumentar el parque de alquiler social

El informe también subraya el crecimiento de nuevos contratos, que atribuye a la rotación que ha provocado la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos), que ha acortado los contratos de cinco a tres años. Así, el 2017 ha disparado el número de contratos hasta casi 5.000 (49.953), cuando en 2016 fueron 42.182. El distrito donde se hacen más contratos es el Eixample (21%), seguido de Sant Martí (12%), Ciutat Vella (11%).

Del total de contratos, el 75% corresponden a pisos que están en edificios que tienen más de un propietario. Y el 25%, son de propiedad vertical. Son estas las fincas susceptibles de ser compradas por fondos de inversión, y las que se han hecho más conocidas en los últimos años por la expulsión de vecinos.

La Cámara concluye que la actual problemática de los alquileres "no responde a una dinámica de burbuja sino a desajustes constatables entre oferta y demanda que, sin duda, reclaman un plan de choque en el mercado de la vivienda, tanto en alquiler como en propiedad, en todo el ámbito metropolitano [...] que facilite el acceso a la vivienda a las familias con rentas moderadas y bajas".

Más información