Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona se moviliza contra la subida de los alquileres

Una marcha recorrió lugares de la ciudad donde se está produciendo expulsión de vecinos por los altos precios de las viviendas

Un edificio con un piso en alquiler en la plaza Universitat de Barcelona
Un edificio con un piso en alquiler en la plaza Universitat de Barcelona

Barcelona, la ciudad donde nació hace ocho años la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), ha tomado ahora la delantera en la movilización contra la subida de los alquileres. Ayer, unas 500 personas se manifestaron recorriendo puntos de la ciudad afectados por las subidas que están volviendo a expulsar a los vecinos. Una marcha en la que participaron representantes del Sindicato de Inquilinos, que tras saltar a las redes hace un mes, se presenta la próxima semana ante el público.

Los precios del alquiler se han disparado en la capital a catalana a niveles de antes de la crisis. En 35 de los 75 barrios de la ciudad la renta mensual supera el salario mínimo, es casi imposible encontrar un piso por menos de 800 euros y el 90% de los desahucios son de familias que no pueden pagar el alquiler. Con estos mimbres, centenares de activistas de las diferentes PAH de Cataluña salieron a la calle para pedir una legislación más justa: tanto de la ley hipotecaria como de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que piden que alargue el plazo de los contratos y fije mecanismos para limitar los precios.

La marcha recorrió lugares de la ciudad donde se está produciendo expulsión de vecinos, comenzando por La Rambla. Además de miembros de la PAH, en la manifestación participaron activistas de conflictos abiertos como Salvem Drassanes, que rechaza la construcción de un hotel en un solar previsto para vivienda social, o los vecinos de los edificios de la calle de Lancaster del Raval comprados por inversores.

En la protesta de ayer también se vieron por primera vez pegatinas del Sindicato de Alquileres, cuyo funcionamiento y detalles se darán a conocer a partir del próximo martes. El sindicato es una idea que ya tenía la actual alcaldesa Ada Colau cuando lideraba la PAH, ha sido impulsado por el observatorio Desc (de derechos económicos, sociales y culturales).

Los sindicatos de inquilinos son una organización habitual, bajo el nombre de Tenance Unions, en países como Alemania, Dinamarca o Estados que tienen como objetivo defender y asesorar a los inquilinos y actuar como lobby ante los grandes propietarios de vivienda y la administración.

Más información