Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El AVE llegará al aeropuerto de Girona para convertirlo en la cuarta pista de El Prat

El plan de Fomento para absorber la demanda creciente de las aerolíneas en Barcelona se completa con una terminal satélite de la T-1

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, este lunes en El Prat.
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, este lunes en El Prat.

Convertir el aeropuerto Girona-Costa Brava en una extensión del aeropuerto de El Prat. Es el proyecto que ha desvelado este lunes el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en una visita a Cataluña donde ha detallado que la integración de la alta velocidad ferroviaria con el tráfico aeroportuario es la solución para oxigenar el aeropuerto de Barcelona. Fomento invertirá 55 millones de euros en un apeadero del AVE en Vilobí d'Onyar (Selva). La obra, que ya había sido insinuada la semana pasada por el delegado del gobierno en Cataluña, Enric Millo, supondrá poder enlazar el aeropuerto de Girona con la ciudad de Barcelona de manera ágil y veloz y da una solución a una doble problemática. Por un lado, esponjará las instalaciones de El Prat, donde el auge de los vuelos de bajo coste no deja de elevar los índices de actividad, y, del otro, aportará público al Girona-Costa Brava, una infraestructura desaprovechada desde que en 2010 Ryanair se fugara a El Prat.

De la Serna ha sido ambiguo a la hora de hablar de plazos pero sí ha explicado que será una "solución rápida". El ministro ha destacado la musculosa actividad del aeropuerto barcelonés, "desde 2013 acumula 56 meses constantes de crecimiento", ha dicho, y la necesidad de saberla canalizar para evitar la saturación de la infraestructura. El techo actual del aeropuerto está en los 55 millones de pasajeros anuales y 2017 se cerró con 47,3 millones. Para 2018 la previsión de crecimiento es del 8,3%. En este sentido, Fomento también da luz verde a una nueva terminal satélite de la T-1.

El equipamiento había sido reclamado insistentemente por la Generalitat. Se calculaba necesaria una inversión de 800 millones de euros pero De la Serna ha anunciado que el proyecto fija el gasto a realizar en los 200 millones de euros. Hay que sumarle partidas por más de 300 millones de euros, necesarios para poder realizar las conexiones con la T1 y para construir 17 nuevas pasarelas de estacionamiento para los aviones. Además, se contempla un nuevo edificio de aparcamiento de vehículos. El ministro ha dicho que la obra servirá para "potenciar el tráfico con destino internacional". Esta no será, pero, una obra inmediata ya que De la Serna la ha fijado para el período 2022-2026. Si El Prat mantiene el crecimiento que viene mostrando en los últimos años, su capacidad operativa podría estar entonces ya muy comprometida.

Más información