Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renfe crea un AVE ‘low cost’ entre Madrid y Barcelona y se llamará EVA

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anuncia que el nuevo servicio, que entrará en funcionamiento en 2019, será un 25% más barato

Renfe presenta el AVE inteligente y más económico, EVA

El AVE entre Barcelona y Madrid tendrá a principios de 2019 una versión más barata y mejor conectada. El proyecto, que se llamará EVA y se extenderá más tarde a otros trayectos en España, no tendrá billete físico y contará con una conexión wifi. El destino final, sin embargo, no será la céntrica estación de Sants sino una en El Prat de Llobregat, donde se podrá combinar el billete con otros medios de transporte. Para atraer a nuevos viajeros los precios del EVA serán entre hasta un 25% más bajos, una reducción motivada por la simplificación de servicios y tras suprimir la primera clase.

Con este anuncio, Renfe busca ampliar su oferta de alta velocidad y captar a viajeros que usan el coche o el puente aéreo para desplazarse entre Madrid y Barcelona. Además del AVE convencional y las ofertas especiales en trayectos, el EVA combinará los precios bajos con una serie de innovaciones tecnológicas: el tren estará conectado a una red wifi y no habrá billete físico, sino que la identificación será biométrica, ya sea vía reconocimiento facial o de la mano.

Otra novedad es que la estación final en Cataluña no será el centro de Barcelona, sino El Prat de Llobregat, mientras que en Madrid seguirá siendo la estación de Atocha. Con el centro de operaciones del EVA en El Prat, Renfe busca descongestionar la estación de Sants y permitir una conexión más rápida con el Aeropuerto de Barcelona con otros medios de transporte. En el momento de la compra del billete virtual también se podrá contractar servicio de coche de alquiler o el de taxis, y se podrá combinar con los servicios de Cercanías o de Metro.

Los vagones presentarán también una organización distinta de la del AVE: las mesas serán de hasta seis pasajeros para fomentar el viaje en grupo, y Renfe se plantea suprimir el servicio de vídeo, ya que la conexión a Internet permitirá que cada pasajero consuma sus productos con dispositivos móviles. Estas medidas, junto con una simplificación de servicios en la restauración --no habrá servicio en el vagón, aunque sí una cafetería de cuya oferta no hay detalles-- contribuyen a la rebaja del precio del billete. Además, una aplicación móvil de EVA y grupos de WhatsApp facilitarán llegar a acuerdos para compartir transporte cuando el tren llegue a su destino. La nueva línea de Renfe también tendrá espacios exclusivos para mascotas y para material deportivo, además de los ya conocidos vagones silenciosos. Los detalles de la nueva oferta se terminarán de concretar en un proceso de co-creación con los usuarios de Renfe.

Simulación del nuevo tren de alta velocidad EVA.
Simulación del nuevo tren de alta velocidad EVA.

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha destacado este martes en la presentación del EVA que el objetivo es que este nuevo servicio de “tren inteligente”, con novedades en el confort y en el aspecto de los vagones, es ampliar sustancialmente el uso de la alta velocidad. El AVE cumplió 25 años en 2017, y la ruta Madrid Barcelona, una de las más transitadas, cumple dentro de poco tiempo los 10 años de funcionamiento, con más de 35 millones de viajeros desde 2008. El nuevo servicio ofrecerá cinco trenes diarios por sentido y podrá transportar a 1,05 millones de pasajeros al año.

De esta manera, según Renfe, se conseguirá que 400.000 viajeros que utilizan el coche normalmente para el trayecto Madrid-Barcelona se pasen al tren, y que 250.000 usuarios se sumen al uso de la alta velocidad motivados por el nuevo modelo de movilidad que promueve el servicio. El objetivo, a partir del año que viene, es extender progresivamente el nuevo EVA a otras líneas de alta velocidad. De la Serna, que ha preferido no usar el término low cost —“es mucho más que eso”, ha dicho—, ha explicado que la reducción del precio de venta será posible gracias a la “personalización de los servicios”.

La nueva conexión entre Madrid y Barcelona de momento prevé una parada, en Camp de Tarragona, aunque el trazado “no está cerrado” y, por ejemplo Lleida ya ha pedido que se incluya su paradas. La estación intermodal de El Prat de Llobregat cuenta con una subestación de alta velocidad anexa a la de Cercanías pero que por ahora está inacabada y sin servicio. Precisamente, este martes el departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat ha licitado la redacción del proyecto básico y del proyecto constructivo de esta estación intermodal, que deberá estar lista en 15 meses.