Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Girona y Reus remontan y reducen la dependencia de vuelos de Ryanair

Los dos aeropuertos sustentan su crecimiento en la diversificación

Tras años con registros de actividad bajo mínimos, este verano ha remontado el tráfico en los aeropuertos de Reus y Girona. La llegada abundante de turistas estimula el flujo de aviones y AENA ha contabilizado crecimientos por encima del 25% en relación con los datos de hace un año. Además, los dos aeródromos sustentan su crecimiento en la diversificación y han conseguido despegarse de la dependencia que tenían de la compañía de bajo coste Ryanair.

Un avión de Ryanair en el aeropuerto de Reus.
Un avión de Ryanair en el aeropuerto de Reus.

El consejero de Territorio de la Generalitat Josep Rull aseguró recientemente que el proyecto Hard Rock World tendrá un impacto notable para el aeropuerto de Reus ya que comportará “un incremento extraordinario de su actividad”. El consejero se animó a aventurar que el aeródromo tarraconense podría acoger “vuelos intercontinentales”. Añadió, además, que para afrontar el reto “no necesariamente” habrá que remodelar ni ampliar la instalación.

Sin tener que esperar a ver si se cumplen los pronósticos de Rull, el tráfico en Reus creció un 30% durante el mes de junio, en relación con el mismo mes del año pasado, y desde principios de año acumula más de 360.000 pasajeros, esto es un 31,7% más que en 2016. Los datos son un balón de oxígeno para un aeropuerto que necesita revitalizarse ya que, pese a tener capacidad para tres millones de pasajeros al año, apenas supera los 800.000 usuarios.

Carlos Medrano, antiguo presidente de AENA, cifró en más de cuatro millones de euros anuales las pérdidas que sufre el aeropuerto reusense. El Patronato de Turismo de la Diputación de Tarragona prevé que al cerrar el año Reus habrá logrado rebasar la barrera del millón de pasajeros y que lo habrá hecho gracias a una “diversificación” de su actividad. Así lo señala Martí Carnicer, presidente del Patronato, y apunta que de los 13 operadores que programan vuelos con salida y llegada a Reus, “seis son nuevos”.

La cuarta pista de El Prat

El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, y los alcaldes del Prat de Llobregat, Castelldefels, Gavà, Sant Boi de Llobregat, Sitges y Viladecans, tratan de encontrar un acuerdo para gestionar el crecimiento y las perspectivas de futuro del aeropuerto de Barcelona. Los 44 millones de pasajeros que recibe al año lo acercan a su capacidad máxima. El consejero se ha comprometido a trabajar conjuntamente en una propuesta sobre la configuración y la operativa del aeropuerto, que “tendrá en cuenta que los aeropuertos de Girona y Reus actúen como cuarta pista del Prat”. Además, a pesar de reconocer que la voluntad del departamento es aumentar la capacidad del aeródromo, ha asegurado que no se cambiará su actual configuración con pistas segregadas, que se ha demostrado que es la mejor manera de minimizar el impacto acústico que sufren los vecinos de su entorno.

Ryanair había llegado a concentrar más del 60% de las operaciones en Reus y actualmente su peso es del 34%. Sigue siendo la principal compañía en volumen de tráfico, pero le siguen de cerca TUI Fly y Jet2, con un 23% y un 21% de cuota respectivamente. “Es una fortaleza para el aeropuerto no depender únicamente de un operador”, valora Carnicer.

El aeropuerto de Girona también está remontando y ganó un 26% de pasajeros en junio, comparándolo con el mismo mes del año pasado. Según recoge la estadística de AENA, por la terminal de Vilobí d’Onyar (Selva) pasaron 259.242 personas. Se da la circunstancia que ha habido menos despegues y aterrizajes respecto a junio del 2016 (un 7,7%) pero los aviones han ido más completos. En el acumulado del primer semestre, el aeropuerto de Girona ha superado los 800.000 pasajeros. Ryanair se mantiene como la compañía predominante —ha transportado casi el 70% de los pasajeros— pero ha perdido cuota en beneficio de la inglesa Jet2. Las siguen, a distancia, la holandesa Transavia y la compañía de vuelos chárter Thomson.

La rusa Pobeda Airlines también ha incrementado su actividad, sumando una tercera frecuencia a las dos semanales que operaba con Moscú. La compañía, filial de bajo coste de Aeroflot, también tiene previsto ofrecer vuelos entre Girona y San Petersburgo.

La AGI, la asociación para el impulso y promoción del aeropuerto de Girona, celebra la diversificación de compañías. El presidente de la asociación, y delegado de la Generalitat en Girona, Eudald Casadesús, destaca que aunque Ryanair sigue siendo la aerolínea que más frecuencias y destinos tiene, “la aportación de las otras no es nada despreciable”. La AGI confía en que la recuperación de la actividad en el aeropuerto de Girona se alargue más allá de la campaña de verano y, en este sentido, Casadesús se ha mostrado esperanzado de acercarse al objetivo de dos millones de pasajeros anuales.