Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ANC se alinea con Junts per Catalunya y pide investir a Puigdemont

La entidad anuncia movilizaciones y pide a los dirigentes independentistas que asuman los riesgos y consecuencias penales de sus decisiones

Puigdemont
Manifestación independentista el 16 de enero.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC), la entidad impulsora de las grandes movilizaciones de las Diadas independentistas, se ha alineado con Junts per Catalunya en defensa de la investidura de Carles Puigdemont y reclama a los políticos separatistas “sentido de responsabilidad” y que asuman los riesgos que comporta el liderazgo hacia la secesión. El colectivo sostiene que se ha entrado en una fase decisiva del procés. Y afirma: “Ahora hay que demostrar que unos y otros estamos dispuestos a asumir las responsabilidades y consecuencias penales ante el Estado demofóbico que tenemos abiertamente en contra”.

El secretariado de la entidad celebró el sábado una reunión en la que fijó su posición sobre las negociaciones de la investidura entre ERC y Junts per Catalunya. El órgano mostró su absoluta fidelidad a Puigdemont, candidato de Junts per Catalunya. Bajo el título Dignidad, responsabilidad y radicalidad democrática, el comunicado de la ANC sostiene que la elección del president no debe estar condicionada por los “desacreditados tribunales españoles”. “Sus leyes no deben tener efecto sobre el territorio de Cataluña desde la proclamación de la independencia”, dice.

En su conclusión, la ANC denuncia la “inacción” y anuncia protestas ya sea para arropar acciones “valientes” o para “exigirlas”. En ese sentido, avisa de que, si los dos grandes partidos independentistas no alcanzan un acuerdo, la ANC llamará a la movilización “inmediatamente”. “Para exigir la investidura del presidente que hemos votado y a favor de la república”, subraya. No solo eso: da por hecho que Puigdemont, fugado en Bruselas, regresará para asumir el liderazgo de la “república catalana”, y que la ANC estará “a su lado”. “Defenderemos nuestras instituciones y el Govern hasta las últimas consecuencias”, dice el texto.

La entidad anuncia movilizaciones y pide a los dirigentes independentistas que asuman las consecuencias penales ante la justicia

El expresidente de la ANC Jordi Sànchez está en prisión preventiva desde el 16 de octubre por presunta sedición. El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha rechazado excarcelarlo —a él y a otros tres líderes secesionistas presos— aludiendo a su ideología independentista y argumentando que hay riesgo de que vuelvan a delinquir porque en Cataluña “concurren todavía sectores que defienden explícitamente que debe conseguirse la independencia de manera inmediata” e ilegal. Sánchez es ahora diputado y no tiene —lo ratificó ante el juez— ningún cargo en la ANC.

El comunicado de la ANC va un paso más allá del que la organización emitió tres días antes de la sesión de investidura fallida. Entonces ya avisó de no estaba dispuesta a aceptar “usurpaciones” de la soberanía de Cataluña. y que solo daba por válidos los resultados de las autonómicas de 2015 y del referéndum del 1 de octubre, “ratificados” el 21 de diciembre. Aquel día, la entidad reunió ese día a miles de personas pero después desconvocó la movilización cuando los comités de defensa de la república, en la órbita de la CUP, protestaron ante el Parlament.

La postura de la ANC se aleja de la de ERC, que desea realizar un reconocimiento de la legitimidad de Puigdemont pero investir a otro candidato para evitar más causas penales. Pese al golpe en la mesa que dio ERC avisando de que no aceptará “un acuerdo a medias”, Eduard Pujol, de JxC, defendió en Catalunya Ràdio que Puigdemont debe “poder ser presidente y mandar” y no tener un cargo simbólico. El exconsejero Toni Comín, fugado en Bruselas,  apuntó en TV3 esta fórmula: un Govern “interior”, para acabar con el 155, y otro en el “exilio” que internacionalice el conflicto.

Más información