Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo mantiene su reforma sanitaria pese a la masiva protesta

El PP reduce la manifestación en Santiago a un “intento de desgastar al Gobierno de la Xunta por unos cuantos votos”

Manifestación del pasado domingo en Santiago contra la reforma sanitaria.
Manifestación del pasado domingo en Santiago contra la reforma sanitaria. EL PAÍS

Pese a la multitudinaria manifestación del pasado domingo y la petición unánime de retirada del texto por parte de partidos, sindicatos y organizaciones en defensa de la sanidad pública, el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo se ha negado este martes a dar marcha atrás a su reforma sanitaria, el primer gran proyecto de su tercer mandato. El PP ha utilizado su mayoría absoluta en el Parlamento gallego para rechazar las enmiendas de devolución presentadas por los tres grupos de la oposición. Desde la tribuna, el portavoz de los populares, Aurelio Núñez Centeno, ha reducido la protesta, secundada por grupos de profesionales y pacientes de toda Galicia, a un “intento de desgastar al Gobierno de la Xunta por unos cuantos votos”.

El conselleiro de Sanidade, Jesús Vázquez Almuíña, ha defendido el proyecto que retira capacidad de gestión a los hospitales comarcales en favor de los urbanos porque, ha asegurado, estos primeros centros “no se cerrarán, sino que se potenciarán con más inversiones y servicios”. Vázquez Almuíña se refirió a las ventajas que supondrá la norma, por ejemplo, para agilizar los concursos de traslados del personal sanitario o la protección que le supondrá a este colectivo profesional su reconocimiento como autoridad. El conselleiro no ha aludido a otros puntos muy criticados por los promotores de la protesta del domingo, como el recorte en el acceso a la información de contratos y conciertos por parte de los consejos ciudadanos que asesoran y controlan a su departamento o la explotación por parte de empresas privadas de la investigación sanitaria pública.

Completamente solo en la fila de asientos reservados al Gobierno, el conselleiro ha escuchado con rostro inexpresivo los duros reproches vertidos por la oposición sobre la polémica reforma de la Ley de Salud. Eva Solla, de En Marea, le ha afeado que el proyecto solo supone un “recorte de derechos”, facilidades para las “puertas giratorias y asignaciones a dedo” del PP, además de “un nicho de negocio para las multinacionales y empresas amigas”. “Ustedes no escuchan a nadie”, ha acusado Solla a los populares, “es una muestra de soberbia o de necedad”.

Julio Torrado, del PSdeG-PSOE, ha calificado la reforma sanitaria de Feijóo de “cobarde” porque “nunca fue anunciada” y se inició el pasado abril “a escondidas, como los niños cuando hace algo que saben que está mal”. “Algo tiene este proyecto que les gusta, pero me temo que no lo van a decir”, ha deslizado el socialista.

La diputada Montse Prado, del BNG, ha incidido en que el contenido de la reforma está solo encaminado a engordar el desvío de pacientes a la sanidad privada. “A pesar de que la Televisión de Galicia relegó la manifestación del domingo al final del informativo, ya no consiguen engañar al pueblo gallego”, ha advertido Prado a los populares. “Si no escuchan y no retiran la ley, es que no están entendiendo nada de lo que está pasando en el país”.

Tras el rechazo del PP a las enmiendas de devolución del texto legislativo, el proyecto de reforma de Ley de Salud prosigue su tramitación parlamentaria. "Nos hemos quedado muy sorprendidos por la falta de voluntad de diálogo que tiene el grupo parlamentario popular y, sobre todo, la voluntad de ignorar a la población que el domingo expresó de una manera masiva su rechazo a este modelo de decreto y al decreto en sí mismo", ha lamentado Manuel Martín, portavoz de SOS Sanidade Pública, al término del debate parlamentario, informa Europa Press.