Madrid invertirá 13,6 millones en eliminar los olores de Valdemingómez

El plan se ejecutará en dos años y prevé aprovechar el 100% del biogás generado en las instalaciones

Entrada de la planta de procesamiento de residuos de Valdemingómez.
Entrada de la planta de procesamiento de residuos de Valdemingómez.Claudio Álvarez

El Ayuntamiento de Madrid espera reducir los olores que genera la incineradora de Valdemingómez con un plan para aprovechar el 100 % del biogás generado que supondrá una inversión en dos años de 13,6 millones de euros, según ha informado la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés.

Más información
La UTE que aprovecha el gas de Valdemingómez lleva ocho años sin pagar el canon municipal
Maneras insólitas de generar gas
Hallado el cadáver de un bebé en una planta de residuos de Madrid

El parque tecnológico de Valdemingómez, en el que se tratan los residuos generados en Madrid, aprovechaba hoy en día solo el 51% del biogás y lo inyecta en la red de Enagás. Se generan unos 250.000 megavatios por hora año a través de fuentes renovables, que equivalen a la energía necesaria para mantener entre 80.000 y 100.000 hogares. Con las mejoras previstas, las instalaciones serán más eficientes energéticamente (se estima un aumento de la producción de un 10%) y tendrán menor impacto en los barrios más cercanos, pues se evitarán fugas de biogás que genera malos olores (hay planeadas 25 actuaciones en 6 plantas y un presupuesto de 23 millones de euros que aún está pendiente de licitación), según ha expuesto la delegada.

Para realizar este cambio, la Junta de Gobierno ha modificado el contrato de explotación del antiguo vertedero, de manera que puedan utilizarse seis de los ocho motores ahora en desuso. En este contrato también se ha incluido el mantenimiento forestal del vertedero. Además, el Ayuntamiento está elaborando un plan de reducción de residuos necesario para una mejor gestión y un menor impacto medioambiental, un estudio epidemiológico y una auditoría de la planta.

Unas 700.000 personas, residentes en un radio de 10 kilómetros en torno a los gigantescos vertederos de Valdemingómez y su incineradora, están afectadas en diversos grados por unos pestilentes olores (calificados como “basura”, “aceitoso”, “biogás” y “quemado-ceniza”) procedentes de las instalaciones de tratamiento de residuos. Las asociaciones vecinales han presentado en varias ocasiones demandas por vulneración de derechos y han reclamado al Ayuntamiento de Madrid y a la Comunidad que pongan fin a este problema.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS