Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Domènech acusa a los independentistas de “meter al PP en la cocina de Cataluña”

La división en dos bloques vuelve a escenificarse en el debate ectoral de la SER

El debate de la SER.

El debate de la Cadena SER de este jueves ha vuelto a plasmar un mapa de partidos que dibujan dos bloques muy alejados entre ellos y sin por ahora posibilidad de acercamiento entre las formaciones independentistas y el bloque constitucionalista. Durante hora y media los candidatos a las elecciones del 21-D se lanzaron reproches sobre la intervención de la Generalitat a través del artículo 155 de la Constitución y expresaron interpretaciones contrarias, sin ninguna concesión, acerca del proceso independentista. 

Como ya ocurrió en el primer debate de la campaña, el candidato de Catalunya En Comú-Podem, Xavier Domènech, se quedó en el medio de los bloques, rechazando la aplicación artículo 155 de la Constitución pero también la vía unilateral empleada por los independencistas. Domènech cargó contra el bloque secesionista por seguir el camino rupturista porque, a su juicio, "la unilateralidad ha permitido meter al PP en la cocina de Cataluña". El candidato de los comunes apostó por abandonar el debate de "frentes" y trabajar para "recuperar el autogobierno" catalán. Los planes de su formación, sin embargo, no pasan por favorecer un posible gobierno constitucionalista. "No está sobre a mesa un Gobierno Frankenstein presidido por Arrimadas que no suma", afirmó. 

Jordi Turull, número 4 de Junts per Catalunya, cargó contra los candidatos de PP, PSOE y Ciudadanos, de quienes dijo que "no son demócratas" por apoyar el artículo 155. El candidato popular, Xavier García Albiol tachó estas palabras de "lamentables" y sostuvo que los  neoconvergentes "necesitan una temporada en la oposición". La candidata de Ciudadanos, Inés Arrimadas inqurió a Turull sobre si cumplirá las resoluciones judiciales y añadió que los independentistas "insultan" a los que no piensan como ellos.

Los partidos separatistas no se lanzaron ninguna crítica entre ellos a excepción del candidato de la CUP, Carles Riera, que insistió en emplear la vía unilateral para "defender los derechos" desde una "República". Riera afirmó sentirse "inquieto" porque Junts per Catalunya "vuelva al marco autonómico". Los partidos constitucionalistas también renunciaron a disputarse su electorado y dedicaron sus esfuerzos a criticar el proceso independentista, al que ha atribuído una "fractura social" y un "deterioro económico", en palabras del candidato del PSC, Miquel Iceta.

ERC apuesta por "dialogar" con el Estado

En los vaivenes que viene dando estos días, Esquerra volvió en el debate a renunciar a la vía unilateral para lograr la independencia. El número 13 de la lista, Ernest Maragall, aseguró que "buscará la vía del diálogo" porque "nadie quiere ni defiende la unilateralidad", una idea que Maragall repetió en otra ocasión. 

Los republicanos sustityeron a la número 2 de ERC, Marta Rovira, por el que fuera diputado del PSC en el Parlament en un intento de proteger a la candidata de un formato en el que no se siente muy cómoda. 

Más información