Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig exige cerrar la nueva financiación antes de reformar la Constitución

El estado autonómico ha sido un éxito pero está "agotado", por lo que hay que avanzar hacia un "federalismo cooperativo", dice el presidente en Alicante

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en el acto del Teatro Principal de Alicante por el Día de la Constitución.
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en el acto del Teatro Principal de Alicante por el Día de la Constitución.

El presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, ha exigido este miercoles, Día de la Constitución, "cerrar" el nuevo modelo de financiación autonómica, que supere el actual muy discriminatorio con el territorio valenciano, antes de emprender la "necesitada" reforma constitucional.

El día en que se cumplen 39 años de la Carta Magna de 1978, Puig ha recordado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se había comprometido a reformar la financiación autonómica a lo largo de 2017, algo que "hasta este momento no se ha conseguido".

"Pero quedan días y los primeros meses de 2018, y en ese plazo hay que encontrar una solución para acabar con profundas asimetrías y desigualdades en España", ha enfatizado el jefe del Consell valenciano antes de insistir en que hay que "cerrar el modelo de financiación y después constitucionalizarlo (en la reforma) para garantizar para siempre que haya equidad entre los españoles".

De la aportación del País Vasco y Navarra, Puig ha señalado que "es evidente que todos los territorios tienen que aportar a una caja común de solidaridad, y desde luego el País Vasco también", y a este respecto ha recordado que la Comunitat Valenciana sufre una "doble discriminación" por tener una renta per cápita 11 puntos inferior a la media nacional pero "aportar como si tuviera superávit".

Ha señalado que su Consell pide una condonación de la deuda pero no "al uso", como demandan terceros países, sino que sea "una compensación financiera en diferido" debido a que desde 2002 la Comunitat ha estado "claramente discriminada e infrafinanciada, y ahora se tiene que compensar esa deuda" para que sus habitantes dispongan "de las mismas oportunidades" que el resto de españoles.

En cuanto a la reforma constitucional, el presidente ha demandado que los valencianos sean una "parte activa" de unos cambios que deben partir de "la pluralidad de las ideas y la diversidad de los territorios".

Ha afirmado que el estado autonómico ha sido un éxito durante las cuatro últimas décadas aunque ya está "agotado", por lo que hay que avanzar hacia un "federalismo cooperativo".

De esta manera, se precisa de "construir nuevos pactos territoriales" contra las "cuatro fracturas" actuales que se reflejan en los procesos de recentralización, la insuficiente financiación, la ausencia de una codecisión y corresponsabilidad en el ámbito institucional y la falta de reconocimiento de las singularidades.

Puig ha ofrecido este discurso al presidir el día de la Constitución en el teatro Principal de Alicante, donde han acudido representantes de todos los partidos y se han entregado las distinciones por la defensa de las libertades constitucionales al expresidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente, a título póstumo, y a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH).

Más información