Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galicia estrecha el cerco sobre las estatuas del Pórtico de la Gloria que se quedó Franco

La Xunta accede a declarar Bien de Interés Cultural las imágenes románicas y el Ayuntamiento de Santiago aprueba llevar a la familia del dictador a los tribunales

Imágenes de Abraham e Isaac reclamadas a los Franco.
Imágenes de Abraham e Isaac reclamadas a los Franco.

Galicia estrecha el cerco sobre las estatuas del Pórtico de la Gloria que, pese a ser propiedad del Ayuntamiento de Santiago, están en manos de la familia Franco desde hace casi 60 años. Mientras el gobierno local de la capital gallega, gobernada por Compostela Aberta, aprobó el viernes la presentación de una demanda judicial en Madrid para que los herederos del dictador devuelvan las imágenes de Abraham e Isaac, la Xunta ha anunciado este sábado que está dispuesta a iniciar los trámites para declarar Bien de Interés Cultural estas valiosas obras atribuidas al Maestro Mateo, tal y como ha reclamado esta semana la asociación de expertos en arte románico O sorriso de Daniel.

La Consellería de Cultura afirma en un comunicado que se incoará el expediente "en los próximos meses" y que incluirá a todas las piezas escultóricas que conservan de la desaparecida fachada exterior del Pórtico de la Gloria. La protección está motivada "por el excepcional valor histórico-artístico que sin duda poseen" estas obras, pero el Gobierno gallego incide en que "no afecta a la titularidad del bien", obligando únicamente a los propietarios a habilitar cuatro días al mes para que las figuras puedan ser visitadas por la ciudadanía.

Sin embargo, desde el colectivo O sorriso de Daniel recalcan que es importante proteger pronto las estatuas para que la Administración autonómica tenga potestad para evitar su venta, ahora que el Ayuntamiento de Santiago ha iniciado la batalla judicial para recuperarlas. Sobre todo, añaden desde la entidad, teniendo en cuenta que la exposición en la que actualmente se incluyen las figuras es itinerante y en primavera tiene previsto recalar en Nueva York. Esta asociación ya reclamó en 2012 las piezas a la familia Franco sin que el Ayuntamiento de Santiago, entonces en manos del PP, ni la Xunta de Alberto Núñez Feijóo actuasen.

Tras no obtener ninguna respuesta al requerimiento enviado el pasado septiembre a la familia Franco para que devolviera las estatuas en un plazo de 15 días, el gobierno de Santiago acudirá a los tribunales por la vía civil. Según ha anunciado el alcalde compostelano, Martiño Noriega, el Ayuntamiento tiene pruebas suficientes para demostrar la titularidad municipal de las piezas y la idea es que, una vez reintegradas al patrimonio público, sean expuestas permanentemente en el Museo de la Catedral.