Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont y Colau piden por carta a Rajoy y al Rey pactar el referéndum

"La respuesta siempre ha sido una negativa o, peor aún, una reacción regresiva insostenible", denuncian los cuatro políticos catalanes

Puigdemont, Forcadell, y Junqueras en el acto de ayer, de apertura de la campaña. En vídeo, la reacción de Íñigo Méndez de Vigo, portavoz del Gobierno.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el vicepresidente del Gobierno catalán, Oriol Junqueras, la presidenta del Parlament, Carme Forcadelly la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, han enviado una carta conjunta a Mariano Rajoy con copia a Felipe VI para pactar el referéndum. La misiva pide al jefe del Estado “un llamamiento al diálogo para abordar de qué manera nos podemos poner de acuerdo para que los catalanes celebremos el referéndum. Un diálogo abierto y sin condiciones. Un diálogo político, desde la legitimidad que cada uno representa, para hacer posible lo que en democracia nunca es problema ni todavía menos un delito: escuchar la voz de la ciudadanía”.

La carta, avanzada por RAC1 y que se publica también en el Financial Times, apunta que “los conflictos políticos se resuelven, en los sistemas democráticos, a través de propuestas políticas que son consecuencia de negociaciones y diálogo". Añaden que "entre Cataluña y el Estado español existe un evidente conflicto político que viene de lejos y que hemos intentado resolver con el máximo acuerdo". "Nuestra disposición al diálogo ha sido, es y será permanente”, concluyen, pese a que la Generalitat mantiene todos los preparativos para el referéndum y prevé la independencia exprés si gana el sí.

El documento, a 16 días del 1 de octubre, explica que "la respuesta siempre ha sido una negativa o, peor aún, una reacción regresiva insostenible. Cuando el Tribunal Constitucional tumbó el Estatuto, que previamente había sido votado por los parlamentos catalán y español y aprobado en referéndum por los ciudadanos de Catalunya, se rompió el pacto constitucional de 1978". Puigdemont, Colau, Junqueras y Forcadell denuncian que "lejos de abrir la puerta al diálogo, el Estado español ha empezado una ofensiva de represión sin precedentes en la que contempla desde la limitación al derecho fundamental a la libertad de expresión, impidiendo actos públicos y amenazando medios de comunicación, hasta la detención del 75% de los alcaldes de Catalunya por haberse mostrado dispuestos a participar en el referéndum".

Tras meses de indefinición sobre si se podrá votar en Barcelona en el referéndum independentista convocado por la Generalitat, ColauPuigdemont anunciaron ayer que han llegado a un acuerdo para hacerlo posible. Pero ninguno de los dos quiso revelar la fórmula.

Más información