Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las alcaldías del PSC que el rechazo al referéndum pone en riesgo

El PDeCAT y ERC han roto pactos de Gobierno con la formación de Iceta. Siete ediles socialistas han anunciado hasta el momento que cederán locales el 1 de octubre

En el centro, Núria Marín, alcaldesa de l'Hospitalet, en la ofrenda floral a Rafael Casanovas.

Listado de todas las respuestas de los municipios gobernados por socialistas, aquí.

La convocatoria del referéndum independentista el 1 de octubre empieza a pasar factura al PSC. Algunos alcaldes y concejales socialistas, uno de los partidos que se ha negado a ceder locales de votación, están recibiendo críticas y presiones del sector independentista por oponerse a abrir colegios. En algunos casos, la decisión está debilitando el partido a nivel municipal, ya que ya se han roto varios pactos de gobierno con partidos soberanistas.

El último de estos divorcios se produjo ayer en Esplugues del Llobregat (Baix Llobregat), donde el PDeCAT decidió abandonar el gobierno local que ostenta la alcaldesa del PSC, Pilar Díaz. Los nacionalistas argumentan su decisión en la negativa de la primera edil a abrir locales, mientras el PSC la atribuye a problemas internos del PDeCAT, que renovó, con polémica, su líder local el pasado abril. El viernes era ERC en Tiana (Maresme) quien decidió dejar al PSC en minoría, con cuatro del total de 13 concejales, tras el rechazo de su alcaldesa de colaborar en la consulta. Pero en junio ya se vivió una ruptura en Tàrrega (Urgell), cuando la alcaldesa del PDeCAT cesó a los concejales del PSC, hasta entonces sus socios, por discrepancias sobre la celebración del referéndum.

Es probable que casos similares se multipliquen durante los próximos días, cuando se acaben de conocer las posiciones de los 948 alcaldes catalanes. El pasado jueves el Gobierno catalán envió una carta a todos los ediles para que manifestaran, en el plazo de 48 horas, si ponen a disposición locales municipales para el referéndum. Pasado el fin de semana y la Diada, se espera que los ediles hagan pública su decisión. Hoy lo ha hecho, por ejemplo, el Ayuntamiento de L'Escala, cuya alcaldía está en manos del PSC. El municipio ha decidido finalmente ceder locales municipales a la Generalitat para celebrar el referéndum.

Según la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), hasta el viernes 688 ayuntamientos —de un total de 787 adscritos a la entidad— habían firmado el decreto de colaboración con el referéndum. Pero aquí no están recogidas las ciudades más importantes que han confirmado que abrirán colegios electorales, como Badalona y Sabadell, que no forman parte de la AMI.

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha alertado a sus cargos electos sobre las consecuencias si decidían colaborar en un referéndum que fuera declarado ilegal por los tribunales. “El PSC no va a apoyar nada que se sitúe fuera de la ley y así se lo hemos dicho a los alcaldes, concejales y afiliados. Estoy convencido de que ningún cargo electo socialista va a actuar fuera de la ley”, dijo en una entrevista a este diario a finales de julio.

122 alcaldes

El PSC tiene 122 alcaldes en toda Cataluña. Hasta el momento solo siete municipios del PSC han decidido desobedecer la consigna de la dirección y han anunciado su colaboración el 1 de octubre. Se trata principalmente de municipios pequeños, como Sant Just Desvern (17.000 habitantes), Corbera de Llobregat (14.000), Sant Hipòlit de Voltregà (3.400), Torre de Cabdella (750), Gratallops (240), Montornès de Segarra (100) i Canejan (97).

Cerca de la mitad de los municipios —51— gobernados por los socialistas están adheridos a la AMI, entre ellos algunos de tamaño relevante como el de Terrassa, la cuarta ciudad catalana. Su alcalde, Jordi Ballart, que en junio se manifestó a favor de la votación —afirmó a través de Twitter: “Yo no soy nadie para prohibir el derecho a voto”—, finalmente ha renunciado a colaborar. En el mismo sentido también se ha manifestado la segunda ciudad catalana y el principal bastión socialista, L’Hospitalet de Llobregat, y una veintena más de alcaldes que lideran plazas importantes como Tarragona, Lleida, Granollers, Mataró o Blanes.

En algunas de estas ciudades sus alcaldes están recibiendo presiones de los sectores independentistas. El Ayuntamiento de Palau-Solità i Plegamans (Vallès Occidental) amaneció ayer con con pintadas contra la alcaldesa, a la que comparan con Hitler, por no ceder locales. En la capital del Maresme unas 300 personas se manifestaron ante el Ayuntamiento el jueves pidiendo al alcalde que apoye el referéndum. Ayer en Cambrils, durante los actos de la Diada , el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros fue increpado por simpatizantes independentistas bajo gritos de Queremos votar y un concejal de la CUP en el Consistorio le entregó una urna de cartón, informa Marc Rovira.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información