Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Collboni (PSC): “Junqueras y Puigdemont no denuncian el ataque, porque son rehenes de la CUP en el ‘procés”

El alcalde accidental de Barcelona critica al Gobierno catalán por su falta de contundencia a la hora de condenar los ataques de la izquierda independentista

Jaume Collboni, alcalde accidental de Barcelona.
Jaume Collboni, alcalde accidental de Barcelona.

Jaume Collboni (Barcelona, 1969) es esta semana el alcalde accidental de Barcelona. Los cuatro concejales del PSC son socios de gobierno de la alcaldesa Ada Colau (Barcelona en comú) desde hace un año, del que hace un balance “positivo, sin ser autocomplacientes”. Defiende que los socialistas han “dado estabilidad al gobierno” y contribuyen a cumplir los tres grandes objetivos: paliar los efectos de la crisis, garantizar derechos sociales y facilitar la creación de empleo. Collboni responde tras la crisis que se desencadenó el fin de semana pasado por el ataque a un autobús turístico.

Pregunta. ¿Por qué dice que la turismofobia es xenofobia?

Respuesta. Cuando se pretende estigmatizar a un grupo de personas desde el prejuicio y con sentido peyorativo, es xenofobia.

P. ¿No cree que sus socios de gobierno han alimentado este discurso?

R. En absoluto. Como gobierno estamos dando respuesta a la necesidad de tener un modelo de turismo gobernable, planificado, sostenible y de calidad. Exige tomar decisiones y las hemos tomado. Evitando la concentración de hoteles en el centro y combatiendo intensamente los pisos turísticos ilegales, que es lo que genera problemas de convivencia.

P. En la política turística, ¿echa de menos o le sobra algo?

R. Una vez hemos parado el golpe tomando las decisiones más difíciles, como ha sido la ordenación del crecimiento hotelero o el combate por tierra mar y aire de los pisos turísticos ilegales, ahora toca en la segunda parte del mandato es promocionar el turismo que le interesa la ciudad: sostenible en el tiempo y de calidad. Hay diferencia entre los turistas que vienen a ver arquitectura espectáculos o gastronomía, y los de borrachera que tienen un impacto muy negativo.

P. ¿Prefiere menos turistas con mayor poder adquisitivo?

R. No se trata de que tengan mayor poder adquisitivo, sino de que sean respetuosos con el destino. Como hacemos los barceloneses cuando viajamos. Aprecias un tipo de cosas distintas del turismo que va a la juerga o la borrachera y tiene otro comportamiento.

P. Fue el primer miembro del gobierno en condenar el ataque al autobús y la alcaldesa tardó 24 horas. ¿Cree que los concejales de BComú fueron tibios?

R. No. El gobierno ha reaccionado con claridad denunciando por la vía legal que corresponde y ha habido declaración pública cuando se han conocido los hechos de forma clara. La respuesta ha sido adecuada.

P. La CUP se niega a condenar el ataque de Arran y lo defiende. Si la CUP no condene estos actos, ¿pueden sentarse a negociar con ellos aspectos de ciudad?

R. Hay que ser muy claros y contundentes por lo que se refiere a dar amparo a las actuaciones violentas como las que hubo con el asalto. Es la línea roja que nunca se debe cruzar en democracia y es gravísimo que la CUP no solo no haya denunciado los hechos sino que los haya auspiciado políticamente.

P. ¿Qué piensa del papel de la Generalitat, que gobierna con la CUP?

R. También es gravísimo que a día de hoy ni el señor Junqueras [vicepresidente de la Generalitat] y el señor Puigdemont [presidente] no denuncien el ataque, porque son rehenes de la CUP en el procés. Parece que tengan miedo a la CUP, por su dependencia de los anticapitalistas, todos los partidos democráticos deberíamos denunciarlo porque ataques como el del bus ponen en riesgo la convivencia.

P. Van dos años de mandato y Barcelona sigue sin recibir el 100% de tasa turística ni haber creado una tasa para los visitantes de día

R. La fiscalidad es una de las patas del Plan Estratégico de Turismo. Pido al consejero de Empresa, Santi Vila que abra la mesa que teníamos para negociar el 100% de la tasa, aumentan las voces que dicen que tienen que ser las ciudades quienes gestionen la tasa, como ocurre en toda Europa. Es una anomalía que una ciudad como Barcelona no recaude la tasa y la destine a garantizar retorno social del turismo, compensando con inversiones culturales, reforzando el transporte público o la conservación del patrimonio. Respecto a la tasa para visitantes de día, hay diferentes medidas en estudio, hay que ver qué sistema impositivo aplicamos para los turistas que ocupan la ciudad y no pernoctan, nos permitiría regular los flujos y generar ingresos.

P. ¿Qué piensa de que tras dos años de negociaciones el gremio de restauradores haga pinza con la oposición y ayer presentara una iniciativa para tramitar la ordenanza de terrazas?

R. Es una forma legítima de presión. En el ayuntamiento en términos generales hay consenso, el problema es cuando bajas a la concreción. Venimos de una experiencia negativa de una ordenanza aprobada por CiU y PP con el apoyo explícito del Gremio que no ha funcionado. Un pacto con el Gremio no es la solución porque también participó en la anterior incluso en la campaña de explicación.

P. Barcelona tiene una buena candidatura para conseguir la Agencia Europea del Medicamento (EMA). ¿Le preocupa que el procés interfiera en la decisión de noviembre?

R. La Comisión Europea ha dicho que no. Lo importante es que la candidatura sea solvente y tenga todos los requisitos. Barcelona los cumple: una sede simbólica llave en mano, conectividad, calidad de vida, un cluster farmacéutico, universidades, centros de investigación, un sistema sanitario de referencia, apoyo de la sociedad civil … si atendemos a la unidad inédita entre las tres administraciones, y casi milagrosa en este contexto, será lo que valorará la Unión Europea.

P. Pero a partir de del 1-0 se abre un escenario incierto.

R. Se puede abrir una incertidumbre política que no tiene por qué afectar a una candidatura que va a defender el Gobierno de España, la Generalitat y la ciudad de Barcelona.

P. ¿Al Ayuntamiento le ha costado dinero la candidatura?

Nos costará, si se concreta, en servicios de atención que ya tenemos para aterrizaje de empresas. Habría que ampliar y dimensionar el servicio de Barcelona Activa para facilitar las inversiones para acoger la EMA. Pero el 99% lo hace la EMA y el retorno será espectacular.

P. Hace un año afirmaba que la presencia del PSC se notaría en la reactivación de la dar confianza a los sectores económicos y en que la cultura recuperase protagonismo. ¿Qué balance hace de su primer año en el gobierno de Colau?

R. Sin ser autocomplacientes, el balance es positivo. Hemos dado estabilidad al gobierno, hemos consolidado un cambio que votaron los barceloneses en 2015 desde la izquierda. Se van cumpliendo los tres grandes objetivos del gobierno: paliar los efectos de la crisis económica y garantizar derechos sociales como el transporte o la sanidad. Y en tercer lugar, ahora vamos a priorizar oportunidades de futuro para que la gente pueda trabajar y vivir en la ciudad. Los datos nos avalan, Barcelona crea más empleo, empresas y crece más que la media de Cataluña y España.

P. Pero el empleo es temporal y precario.

R. Efectivamente, porque tiene que ver con el modelo económico que hemos heredado por eso, y la EMA va en este sentido, es atraer inversiones y empresas que generen valor añadido. El impulso al 22@ como distrito de la innovación va a ser clave.

P. Con vistas a las elecciones, tendrá que marcar perfil propio dentro del gobierno para dirigirse a sus votantes. ¿Cómo lo hará?

R. Explicando lo que hemos hecho, aplicando nuestro programa y haciendo propuestas. La ciudad necesita un horizonte a medio plazo de oportunidades para vivir y trabajar en la ciudad. La cultura de la coalición será normalidad en los próximos años en Cataluña y España. No le veo más inconveniente que saber entender el momento político y no es incompatible con tener tu discurso, en algunos momentos nos hemos pronunciado de forma distinta sin poner en crisis el gobierno, es una muestra de solidez y madurez política.

P. Para dejarlo claro. ¿No está en sus planes salir del gobierno antes de las elecciones?

R. No, somos un partido serio y cumplimos nuestro compromiso.

P. Como socialista, le sabe mal que la alcaldesa afirme que es heredera de Pasqual Maragall?

R. No, todo lo contrario, fue candidato y alcalde del PSC y es un símbolo de la socialdemocracia en una ciudad como Barcelona. Bienvenidos.

"El 1-O no se hará nada ilegal en el Ayuntamiento"

P. ¿Se siente cómodo con la ambigüedad del discurso de Colau con el independentismo?

R. Yo no creo que sea ambiguo. Aquí hay un problema, lo vimos el lunes en la manifestación ante el cuartel de Guardia Civil de Gràcia. Las encuestas dicen que tenemos un 30% partidario de la independencia y la vía unilateral, un 20% que dice que no hay que cambiar nada y en medio estamos el 50% que reconoce un conflicto político institucional y propone un cambio acordado. En este 50% hay un problema de articulación política y compartimos este espacio con los comunes, queremos un cambio democrático y acordado.

P. Su partido, el PSC, rechaza el referéndum unilateral y exige que los Ayuntamientos cumplan la ley.

R. El partido socialista ha sido muy claro: no va a haber ninguna actuación de ningún alcalde o concejal que se salga de la ley, es fundamental el respeto al Estado de derecho, y estoy convencido de que nadie lo va a hacer en este Ayuntamiento.

P. Colau no ha cerrado la puerta a colaborar el 1-O. Ha dicho que decidirá a medida que sea requerida.

R. Yo creo que sí ha cerrado la puerta. El PDeCAT en el último pleno planteaba una proposición para colaborar con el referéndum  BComú dijo que votaba en contra.

P. BComú dijo que votaba en contra de cualquier propuesta vinculada al procés.

R. La prueba de que no estuviera tan claro es que el PDeCAT retiró su propuesta. Estoy muy tranquilo. Estoy convencido de que no se va a hacer nada en el Ayuntamiento de Barcelona que contravenga las leyes. La posición política que defienda cada uno lo hará legítimamente en los foros que corresponda.

P. ¿Dejará el Gobierno de Barcelona si Colau colabora con el referéndum?

R. No contemplo la posibilidad de que no se cumpla la ley. Ni en este Ayuntamiento ni en ningún otro.