Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona es el primer mercado de España para Airbnb

La plataforma de alquiler turístico albergó el año pasado 20.000 anuncios de la ciudad

Protesta de vecinos contra los pisos turísticos ilegales.
Protesta de vecinos contra los pisos turísticos ilegales.

Mucho antes de que la llamada turismofobia saltara a las portadas de los informativos el Ayuntamiento de Barcelona comenzó a luchar contra los pisos turísticos ilegales. Los principales encontronazos los ha tenido con Airbnb, la plataforma de alquiler de viviendas vacacionales que pone en contacto a particulares. “El Ayuntamiento de Barcelona prefiere el conflicto que el acuerdo”, llegó a afirmar el responsable de Policy de Airbnb, Patrick Robinson, en una entrevista en mayo.

Pero lo que ha quedado claro durante este tiempo es que la compañía no renuncia a su parte del goloso pastel barcelonés. La capital catalana es la octava ciudad del mundo con más anuncios y durante el año pasado recibió 1,3 millones de visitantes, tal y como refleja un estudio de la propia plataforma. Barcelona es así la ciudad española que más huéspedes de la plataforma recibe.

Cerca de 11 millones de personas han utilizado Airbnb al visitar territorio español desde su creación. Tan solo en el último año, más de 5 millones de huéspedes encontraron alojamiento través de la plataforma, casi un cuarto de los cuales lo hicieron en Barcelona. A pesar de registrar una subida del 70% respeto a 2015, Madrid atrajo aproximadamente a la mitad de huéspedes que la capital catalana, unas 642.000 personas.

Las cifras sitúan a Barcelona como una de las grandes capitales de la compañía californiana contabilizando alrededor de 20.000 anuncios en 2016. Un estudio del Ayuntamiento determinó que al menos el 40% de los pisos turísticos en la ciudad eran ilegales. Desde entonces, el consistorio nusca regular la oferta de alojamientos y ha llevado a cabo campañas de concienciación como la colocación el pasado julio de camas de matrimonio en medio de la vía pública con mensajes como “que esta cama esté disponible en internet no significa que sea legal”.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, mandó así un ultimátum a Airbnb instando a retirar 1.036 pisos ilegales de la plataforma, que ya había asegurado eliminar unos mil anuncios de alojamientos en el distrito de Ciutat Vella, uno de los preferidos por el turismo.

Franceses y huyendo del turismo masivo

Los huéspedes de nacionalidad francesa fueron los que más se alojaron en España durante el verano de 2016, situándose cerca de las 300.000 personas y seguidos de los ciudadanos británicos con aproximadamente la mitad de visitantes. El perfil de huésped típico ronda la treintena, su estancia dura entre tres y cuatro noches y acostumbra a alojarse en grupos de tres personas.

De los más de 187.000 anuncios de Airbnb en territorio español, un 70% no se encuentran en los principales centros turísticos de las ciudades. El perfil de anfitrión típico de la plataforma en España tiene unos cuarenta años y puede llegar a ganar unos 3.300 euros compartiendo su alojamiento unas 30 noches al año. En Barcelona la cifra alcanza los 582 euros mensuales.

Más información