Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Complutense salva sus facultades pero tendrá 90 departamentos menos

El rector no renuncia a dejar los 26 decanatos a 17 pero retrasa los tiempos

Estudiantes en la Universidad Complutense de Madrid.
Estudiantes en la Universidad Complutense de Madrid.

El ambicioso plan del rector de la Complutense Carlos Andradas de restructurar su campus se ha quedado a medias. Finalmente, sus 26 facultades no se convertirán en 17, como se planteaba en el borrador de su proyecto de hace un año, con el que se pretendía reorganizar los recursos y ahorrar un 1% del presupuesto. Pero en el Consejo de Gobierno -participado por profesores, alumnos y personal de administración y servicios-, celebrado hoy martes, sí ha logrado que los 184 departamentos se conviertan en 94 (casi la mitad) con un gran respaldo: 42 votos favorables, frente a 2 abstenciones y 2 votos en contra.

La Complutense habla en una nota de prensa de "reagrupación" de departamentos -habrá 90 menos- con el propósito de fortalecerlos para ser más potentes, impulsar la actividad investigadora, acabar con la segmentación de las áreas de conocimiento, tener mejor interlocución con el rectorado, mejorar la docencia o fomentar la cooperación interdisciplinar entre los centros. Por ejemplo, los seis departamentos de Economía Aplicada y seis de Sociología pasarán a ser 2, y los cuatro de Bioquímica y Biología Molecular se concentran en uno.

Andradas reconoce que con la fusión de centros puede seguir habiendo reinos de taifas, pero recuerda que los informes los emite el departamento y se verán obligados a llegar a un acuerdo. Cuando se produzca la fusión, el catedrático más longevo quedará de funciones como director de departamento mientras se elige el definitivo.

Pero el rectorado no renuncia a aglutinar facultades. Aunque Andradas, en conversación con este diario, afirma que hay que ir "poco a poco", porque es "un proceso largo y laborioso y hay que dejar las cosas asentadas, que haya sosiego". En el primer cuatrimestre del próximo curso se organizará la parte administrativa y la reestructuración entrará en vigor en el curso 2018-2019. El rector reconoce las reticencias al cambio "porque hay una parte emocional que pesa mucho, historias larvadas de los departamentos de generaciones enteras, pero creemos que deben primar los criterios académicos y científicos".

El rector siempre ha insistido en que quería que los profesores dedicasen menos tiempo a la gerencia y más a dar clase y a investigar. Con menos departamentos el papeleo será menor y el campus calcula que habrá una recuperación de personal equivalente a 80 profesores a tiempo completo. Además, habrá que buscar un nuevo destino al personal de administración y servicios sobrante, pero Andradas explica que con la crisis muchos de estos puestos no se han renovado tras la jubilación por lo que hay en estos momentos departamentos sin atención administrativa.

El plan del equipo de gobierno, que se ha llevado a cabo en otras grandes universidades como la de Barcelona, contó desde el principio con voces autorizadas que mostraron su descontento. En las páginas de opinión de EL PAÍS se cruzaron tribunas de pensadores contrarios a que Filosofía se fusionase con las filologías -hablaban incluso de "golpe letal"-  y el propio rector. Los filósofos Fernando Savater, José Luis Pardo o Manuel Cruz argumentaron entonces que una facultad integrada carecería "de toda posibilidad de planificación propia, de acceso a los recursos necesarios y de esa visibilidad pública que una materia amenazada requiere para su simple supervivencia". Andradas recordó en su respuesta que, por ejemplo, Cambridge y Oxford sustituyen el departamento por la Facultad de Filosofía, por la Escuela de Artes y Humanidades o en Harvard existe un departamento de Filosofía en la Faculty of Arts and Sciences.

En respuesta al plan de restructuración se llegó a crear la Plataforma para la Reestructuración de Departamentos en la UCM contraria a esta, pues temían una “pérdida de memoria histórica y la raigambre cultural”. Y hubo incluso alguna concentración junto a alumnos, pero el movimiento no fue masivo. De resultas, al menos por el momento, Enfermería y Óptica no se fusionan con Medicina o Ciencias Geológicas con Biológicas.

Más información