Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Complutense recupera la propiedad del colegio universitario ‘El Johnny’

La universidad iniciará la búsqueda de proyectos y financiación para la rehabilitación del inmueble

Entrada del colegio mayor San Juan Evangelista.
Entrada del colegio mayor San Juan Evangelista.

El colegio mayor San Juan Evangelista, el Johnny,fundado en 1966, era una referencia cultural. En 2014, Unicaja, gestora del centro hasta 2038, renunció a hacerse cargo del mismo]tras años de conflictos con la Complutense. Devolvió las llaves y el Johnny quedó abandonado. Fue ocupado; la suciedad, la droga y las trifulcas tomaron el centro hasta que, hace un año, fue desalojado. Ahora, tras un acuerdo con la caja, la Complutense recupera la titularidad del icónico colegio mayor.

En el Johnnyse vivía la verdadera vida universitaria. Por lo menos la más divertida. “Era mucho más que un colegio mayor”, recuerda un antiguo alumno, “no solo dormíamos allí sino que había una vida cultural efervescente”. Es cierto. La hubo desde su apertura en 1966. Fue una parada obligatoria de la escena cultural durante el tardofranquismo y se convirtió en un referente hasta su abandono en mayo de 2014.

El 50 cumpleaños entre escombros

1966. Se funda el colegio mayor San Juan Evangelista. El cineasta Manuel Gutiérrez Aragón o Julián Hernández, cantante de Siniestro Total, fueron residentes.

1992.Camarón protagoniza un concierto mítico seis meses antes de morir. El Brujo, Albert Boadella o Juan Margallo estrenaron sus obras aquí. Propuestas de teatro independiente, con actuaciones de Els Joglars, y su Corral de Comedias lo posicionan como escenario clave.

2001. La Concejalía de Urbanismo abre expedientes por unas obras que debían hacerse en el recinto y que la caja no realiza.

2012. Se inicia el litigio por su gestión entre Unicaja, su adjudicataria obligada desde entonces a pagar 200.000 euros al año de canon, y la Universidad Complutense, dueña del suelo.

2014. Unicaja, concesionaria hasta el 2038, devolvió las llaves a un notario y no permitió matricularse a los alumnos.

2015. El nuevo rector, Carlos Andradas, reclama que se desaloje a los 250 okupas ante el riesgo de un percance.

2016. Se cierran el acuerdo. Unicaja no recibirá indemnización si no hay beneficio económico en la licitación.

 Unicaja, que a través de su Fundación, llevaba gestionando el centro más de cinco décadas, decidió no hacerse cargo del mismo. Era la conclusión de un enconado conflicto con la Universidad Complutense, propietaria del terreno donde se erige el colegio mayor. La trifulca arrancó con varios expedientes de urbanismo —el edificio está protegido— por el estado del colegio mayor. Continuó con una disputa por el pago de un canon y con otra sobre el tiempo que iba a durar la nueva concesión. Acabó con el abandono del centro, que fue ocupado por unas 200 personas, y un litigio.

Ayer, ese conflicto comenzó a resolverse: el Consejo de Gobierno de la Universidad Complutense anunció un acuerdo con la caja por el que recupera la propiedad del inmueble y ambas partes desisten de las acciones judiciales iniciadas. “Sin ser el acuerdo que todos hubiéramos deseado es, no obstante, el mejor de los posibles, dadas las complicadas circunstancias en las que se ha alcanzado”, explicaban en un comunicado desde la Complutense. Desde que llegó al cargo de rector de la Universidad, Carlos Andradas incluyó el Johnny y su problemática entre sus prioridades. Primero, para solucionar el problema con los ocupas: entre 200 y 300 personas hacían su vida en las instalaciones hasta que fueron expulsadas en noviembre del año pasado. Después, para resolver los litigios con Unicaja. “Estoy contento”, reconocía ayer Andradas.

Pero antes de poder anunciar la reapertura del colegio mayor hay que actuar en el edificio. “La rehabilitación oscilará entre los siete y los diez millones de euros, según se desarrolle un proyecto de mínimos o algo más ambicioso”, apunta Andradas. “Hay que conservar la fachada, que está protegida [con nivel 2 de protección arquitectónica] y eso dificulta las cosas”, añadía el rector.

Una vez rehabilitado, el Johnny, que el año pasado habría cumplido medio siglo, “debe volver a ser un colegio mayor, pero no una mera residencia universitaria”, opinan desde la Fundación San Juan Evangelista, formada por antiguos alumnos. A la vez que claman por la recuperación de su espacio como icono en el panorama cultural madrileño.

“Tiene que tener una vida cultural intensa [como sus grupos de debate; su teatro; sus proyecciones; sus conciertos o su club de jazz, que dio origen al festival internacional de jazz de la capital] y un componente de obra social”, razona el rector, que recuerda que era el más asequible de Ciudad Universitaria.

“Hemos tenido mucho contacto con la asociación”, cuenta Andradas, “y tienen un plan, El San Juan del siglo XXI, que hay que estudiar”. Desde la Fundación lo describen como un proyecto global que permitirá recuperar todo lo bueno que tuvo el colegio en el pasado adaptado a hoy.

Para hacer todo esto se necesita dinero y desde la Universidad reconocen que “se van a explorar todas las vías posibles”. “Necesitamos encontrar una fórmula con patronos; una licitación o una opción mixta público-privada”, apunta Andradas.

Pero antes, hay que formalizar el acuerdo alcanzado por las dos partes. En las conversaciones mantenidas, se abandonan los litigios iniciados. Unicaja ha renunciado a la demanda de una indeminización que valoró en cinco millones de euros.

Sin embargo, el acuerdo recoge que, en un futuro, si la licitación del Johnny resulta onerosa para la Complutense, esta deberá abonar 400.000 euros a la entidad bancaria como compensación por el año que estuvo prorrogada la concesión y que supuso a la caja una pérdida económica por los costes de mantenimiento y seguridad de un edificio abandonado. A pesar del acuerdo, todo lo estipulado aún debe ser ratificados por el Consejo Social de la Complutense y el patronato de la Fundación de Unicaja. Para ello se han dado el plazo de una semana.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información