Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“La Complutense no va a perder ni identidad ni grados ni trabajos”

El rector Carlos Andradas defiende la eliminación de nueve facultades y 100 departamentos en el campus más grande de España

El rector de la Universidad Complutense de Madrid Carlos Andradas.
El rector de la Universidad Complutense de Madrid Carlos Andradas. EFE

La remodelación de la Universidad Complutense de 26 a 17 facultades ha cogido con un pie cambiado al personal, los sindicatos y los estudiantes. El rector, Carlos Andradas, que cumple ahora un año en el puesto, entiende el revuelo y pide calma. “Lo que quiero dejar absolutamente claro es que: primero, los estudios no se van a ver afectados si no es para mejor. Los alumnos podrán interaccionar con otros estudios y enriquecer su formación. Segundo, el personal no se va a ver afectado. Vamos a cambiar la forma en la que estamos organizados para hacer la universidad más dinámica, mas flexible y adecuada a las necesidades”.

“Nos hemos habituado a que parece que una titulación necesita una facultad para que tenga presencia y pueda subsistir. Van a seguir habiendo los mismos grados no se pierde nada de identidad ni estudios ni investigación ni puestos de trabajo", explica. "Al contrario, vamos a impulsar un diálogo mucho mayor entre los filólogos y los filósofos, los geólogos y los biólogos...”.

La idea es que las facultades a su vez se agrupen temáticamente (Humanidades, Sociales o Ciencias) y compartan servicios. “Se necesita gente de atención a la investigación, para los procesos de admisión, para publicitar los grados, masteres... O cosas en las que estamos muy atrasados, como montar unidades para crear audiovisuales o de desarrollo de títulos online. Y hay que ir colocando allí a las personas que entren y las de dentro que se quieran especializar irán a esos puestos”.

Hay nuevas necesidades, piensa, que no estaban contempladas cuando se fundaron las actuales facultades a finales de los años 70. Antes funcionaban de una forma parecida a la que Andradas ansía ahora. “Yo estudié en Ciencias. Nuestros grandes filósofos, María Zambrano y Aranguren, explicaban en la facultad de Filosofía y Letras. A veces damos un valor a las cosas y, cuando uno mira la historia, no han sido así necesariamente”, dice en referencia a las críticas de la Plataforma para la Reestructuración de Departamentos en la UCM que teme una “pérdida de memoria histórica y la raigambre cultural”.

“El otro día la misma plataforma hacía un documento en el que analizaba el ahorro de la restructuración de departamentos y decían: solo supone un 1% del presupuesto de la universidad. Eso son cinco millones de euros al año. Lo podemos dedicar a mas becas de colaboración, a contratar profesores”.

"Si no vas parcelando y vas creando saberes que están aislados pierdes riqueza", sostiene Andradas, matemático de formación. Tiene autonomía universitaria para poner y quitar departamentos, pero para la creación y desaparición de facultades necesita el visto bueno del Gobierno de la Comunidad de Madrid. "

 

Más información