Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“En las próximas elecciones el referéndum será historia”

Fernández Teixidó quiere acudir a las próximas autonómicas con esta nueva formación

Antoni Fernández Teixidó en su despacho de Barcelona.
Antoni Fernández Teixidó en su despacho de Barcelona.

Antoni Fernández Teixidó trata de volver a la política activa. Ahora desde Lliures, formación de nuevo cuño con una base liberal desacomplejada con la que quiere acudir a las próximas elecciones autonómicas. Según su diagnóstico, los comicios se convocarán consumado el fracaso del referéndum, sin que la Generalitat y el Gobierno central hayan creado puentes de diálogo y con una reforma constitucional que todavía requerirá tiempo. Pero este exconsejero de Jordi Pujol y exveterano de Convergència tiene confianza: “España habrá aprendido algo”.

Pregunta. Carles Puigdemont ha decidido remodelar su Gobierno para encarar los tres últimos meses antes del 1 de octubre. ¿Qué le parece?

Respuesta. El president se ha inclinado por la depuración de todos aquellos miembros del Govern que tenían opiniones propias discrepantes de su voluntad de celebrar el referéndum a cualquier precio. No ha podido permitirse que la discrepancia pueda aflorar en el sí del Govern porque ni él ni ERC ni la CUP lo pueden tolerar.

P. Dos cambios de Gobierno en apenas dos semanas.

R. Es la manifestación más evidente de la debilidad del Govern, del antiguo y del nuevo, y es una clara evidencia de las dificultades inmensas que tendrá el president para celebrar un referéndum con un mínimo de garantías. Pero eso no será posible.

P. Junts pel Sí y el Gobierno catalán ya han presentado su propuesta de ley de referéndum.

R. Es un disparate. Desde el punto de vista político, jurídico, constitucional, por su inaplicabilidad, por sus lagunas... Con esto será muy difícil que el Gobierno pueda proclamar la independencia de Cataluña. Es un instrumento que permite apuntar a una eventual legalidad de la convocatoria y provocar como contrapartida de la no celebración del referéndum la movilización popular. La bronca.

P. ¿Para qué?

R. Para que el Gobierno español actúe de una forma que una parte del electorado pueda considerar que es desproporcionada. Puigdemont, el Gobierno catalán y el PDeCAT fían su estrategia a ese factor, el de la movilización. El referéndum es solo un pretexto para conseguir una salida pactada. Pero tenemos que seguir los procedimientos legales para cambiar de estatus, que, en mi opinión, pasan por lograr cotas de autogobierno más altas.

P. Mariano Rajoy no ha planteado alternativas. ¿Qué ha cambiado?

R. España habrá aprendido algo de la crisis que vivimos en Cataluña y supongo que asumirá que las cosas no se han hecho de forma adecuada. Tiene que haber un contexto de poder sentarse en la mesa, ofreciendo y recibiendo garantías. Lo importante es qué se puede hacer; no qué queremos hacer.

P. ¿Una salida pactada sin reforma de la Constitución?

R. No. Uno de los elementos de la salida pactada ha de ser la reforma de la Constitución. Pero se tiene que poder pactar. Lo que tenemos que hacer es sentarnos y, con toda la potencia que tiene Cataluña desde su unidad, sellar aspectos claves de su identidad: blindaje de la nación y lengua y conseguir un pacto fiscal que sea prácticamente un concierto. Yo creo que llegaremos a las elecciones sin reformas ni negociaciones con España.

P. ¿Un frente catalán para negociar?

R. Es muy pronto para decirlo, pero lo que está claro es que ahora no tenemos salida al conflicto. Se han de explorar otras vías y crear un clima en el que poder negociar. Pero se han de sentar dos en la mesa.

P. ¿Cree en la aplicación del artículo 155 de la Constitución?

R. No resuelve nada.

P. ¿Lliures haría campaña si hubiera referéndum?

R. No. Solo para decir que el referéndum no es el instrumento adecuado y que no resuelve ni uno solo de los problemas que los catalanes tenemos. Además desde el punto de vista jurídico ha de ser pactado y vinculante, sino es otra cosa. Unas elecciones sí nos darían una fotografía muy precisa de lo que piensan los catalanes.

P. En las elecciones qué priorizarán: ¿la negación del referéndum o la línea ideológica de Lliures?

R. En las próximas elecciones el referéndum ya será historia. Tendremos que explicar qué queremos para Cataluña y qué queremos hacer para una Cataluña próspera.

P. ¿Lliures será capaz de armar candidaturas en las cuatro circunscripciones catalanas?

R. Hemos hecho lo que teníamos que hacer. Convertirnos en un partido, demostrar solvencia política a la hora de hacerlo y ahora tenemos que ver si podemos ir a las elecciones. Eso nos lo marcarán nuestros electores. Tendremos la financiación que nuestros electores decidan. Pero nosotros no somos un partido para que se agote en las próximas elecciones. Cuando el 25% de nuestra dirección política está formado por jóvenes es que estamos pensando en el medio y largo plazo.

P. ¿En un Gobierno de Jordi Pujol se hubieran aceptado unas declaraciones como las de Jordi Baiget que acabaron con su cese?

R. Sí, probablemente. Las declaraciones están sacadas de contexto voluntariamente. El presidente Puigdemont necesitaba prietas las filas y en las últimas semanas había comentarios de consejeros del PDeCAT, nunca de ERC, a quienes les empezaban a temblar las piernas. Eso debilitaba las posibilidades del PDeCAT. Si no hubieran sido las de Baiget hubieran sido las de otro.