La salida de Forn debilita aún más al PDeCAT en el Ayuntamiento

Los nacionalistas pierden un referente por su capacidad de gestión y de cohesión cuando aún no tienen candidato

La pérdida de la alcaldía de Barcelona en 2015 fue un shock en las filas del grupo municipal de CiU. Dos años después, recuperados de la derrota y justo cuando los nueve concejales del ahora PDeCAT afrontaban el tramo final del mandato, la salida del portavoz del Grupo, Quim Forn, para asumir el departamento de Interior en la Generalitat ha caído como una bomba. Con el ex alcalde Xavier Trias en retirada, los nacionalistas pierden un referente por su capacidad de gestión y de cohesión. Una marcha que debilita más a un partido que en la capital catalana no tiene candidato para batirse con Ada Colau.

Los concejales del PDeCAT —nueve desde la marcha de Gerard Ardanuy, de Demòcrates, la escisión de Unió— estaban ayer contrariados entre el sentimiento de tristeza por la marcha de Forn y el orgullo de aportar un peso pesado de sus filas al tramo final y más delicado de los preparativos del referéndum. “Una decisión valiente”, convenían los consultados. E inesperada. Aunque todo el mundo reconoce a Forn su talante, su capacidad de gestión y su papel de fontanero en el grupo, se siente más cómodo manteniendo un perfil bajo y su nombre no estaba en las quinielas.

Ayer por la tarde, los concejales del Ayuntamiento, con Trias al frente e incluso con algunos de sus asesores, no quisieron perderse el acto de relevo de consejeros en el Palau de la Generalitat. No será fácil sustituir a Forn, que ayer mismo renunció a sus cargos en el Ayuntamiento, incompatibles con el de consejero. Muestra de la dificultad es que en el grupo municipal asumen que en el pleno de la semana que viene no tendrá todavía sustituto. Entre los siguientes nombres de la lista electoral algunos se dan por descartados. Como Joan Puigdollers —el concejal que más años permaneció en el Ayuntamiento— que está en el departamento de Salud. Eduard Freixedes, en Interior. Irma Rognoni, queda descartada porque es de Unió. Elena Turalló es directora comercial de una firma del grupo Copisa. Carles Agustí tiene cargo en la Diputación. Y Albert Ortas es director de la empresa de comunicación Intermedia.

La salida de Forn implicará también sustituirle en otras responsabilidades derivadas de su condición de regidor: era diputado provincial en la Diputación, consejero metropolitano en el Área Metropolitano o miembro del consejo de administración de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB). Unos cargos que el grupo repartirá en función del perfil profesional de la persona que le sustituya.

Con menos de dos años de mandato por delante, el tiempo se echa encima de los grupos y el PDeCAT debe también resolver la compleja designación de candidato. La idea de la veguería de Barcelona del PDeCAT es celebrar las primarias a finales de este año. El reglamento permitirá que se presenten independientes. El flamante cargo de Forn le aleja de unas quinielas en las que también figuran Neus Munté, saliente, del ejecutivo catalán o Santi Vila, recién incorporado a la cartera de Economía.

Sobre la firma

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción