Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Joaquim Forn, el hombre tranquilo

El 'número dos' de Xavier Trias en el Ayuntamiento de Barcelona es el nuevo consejero de Interior

Joaquim Forn, en su escaño en el salón de plenos de Barcelona

Aunque a menor escala, Joaquim Forn (Barcelona, 1964), conoce la cartera de Interior. El actual número dos del PDeCAT en el Ayuntamiento de Barcelona fue el primer teniente de alcalde durante el mandato del alcalde Xavier Trias, un cargo que incluía la responsabilidad sobre la seguridad en la ciudad.

Puede presumir de ser independentista de siempre, de cuando no todo el mundo lo era en Convergència. Es de los de pedra picada, como dicen los nacionalistas. También será una persona muy próxima a Carles Puigdemont: el actual jefe de gabinete del presidente de la Generalitat, Josep Rius, ocupó esa misma posición para Forn en el Ayuntamiento.

Del futuro consejero de Interior todo el mundo destaca su talante tranquilo, dialogante, conservador, próximo... pero también firme y duro si es necesario. Dejó buen recuerdo en la Guardia Urbana de Barcelona, un cuerpo a quien defendió como espera ser defendido por el gobierno de la ciudad. Justo lo que ahora reprocha a la alcaldesa Ada Colau: dice que no apoya como sería de esperar a los responsables de la seguridad de la capital catalana.

Buen gestor, Forn fue fontanero del mandato de Trias y ahora capitaneaba a los nueve concejales del PDeCAT. Tardó, pero admite que la derrota de los nacionalistas por parte de Colau fue un shock del que han tardado dos años en recuperarse. El grupo municipal sacó pecho hace un mes repartiendo miles de ejemplares de un periódico que reproducía un tabloide en el que critica a duramente a la alcaldesa y su gestión. Fue un éxito e insufló energías en el grupo.

En una maniobra que resultó agridulce, en enero de 2016 el ex alcalde había designado a Forn su sucesor. Un halago que, en realidad, se saltaba una pantalla, porque el partido tiene intención de celebrar primarias para decidir su candidato. La vocación de Forn es Barcelona, pero sabía que mediáticamente su perfil quizás no es el que el partido necesita para intentar arrebatar la alcaldía a Colau.

Licenciado en Derecho, Forn afronta ahora la siempre complicada papeleta del departamento de Interior. Una cartera que desgasta hasta al profesional más seguro y preparado, desde donde deberá afrontar y gestionar una posible negativa del cuerpo de Mossos d’Esquadra a desacatar la Ley.

Más información